Hace 5 mil años, los seres humanos estaban empezando a entender que la creación de armas era necesaria para subsistir. No sólo para defenderse del entorno hostil, sino para cazar y llevar comida a casa. Hachas, cuchillos e incluso flechas prehistóricas se han encontrado alrededor del mundo. Generalmente, hechas de materiales duros, como la obsidiana, basalto o pedernal.

Por ello, un equipo de investigadores se sorprendió al encontrar un conjunto de flechas prehistóricas hechas de cuarzo en el sitio de Valencina de la Concepción, en España. Completamente traslúcidas, y en un buen estado de conservación, están datadas del periodo Mesolítico —y podrían tener una función más allá de la defensa personal. Esto es lo que sabemos.

¿Armas de uso ornamental?

No es la primera vez que se encuentran flechas prehistóricas de cuarzo. Por el contrario, según documenta Heritage Daily, “se han encontrado mayoritariamente en pequeñas cantidades” en entierros mesolíticos. Sólo en el Sepulcro megalítico de la Cuesta de los Almendrillos, en Málaga, se encontraron 10 cuchillos minúsculos de cristal.

En el caso del yacimiento prehistórico de Valencina de la Concepción, a los investigadores a cargo del estudio les causó sospecha que estas armas fueran tan pequeñas y frágiles. A diferencia de la obsidiana o el pedernal —materiales típicos del Mesolítico—, el cuarzo se rompe con mucha facilidad. Por ello, los científicos piensan que estos artefactos fungían, más bien, como amuletos personales:

“Entre los objetos incluidos en este estudio se encuentran una hoja de daga larga, veinticinco puntas de flecha y un núcleo, todos los cuales forman la colección de cultura material de cristal de roca más sofisticada técnicamente y estéticamente más impresionante jamás encontrada en la prehistoria iberia”, escriben los autores para la revista Quaternary International.

Los hallazgos de flechas y otras armas de cuarzo sugiere, según los arqueólogos, que estos amuletos de cristal servían para proteger a una élite en el poder. Ya fuera en collares, o como dagas personales, estaban destinados a personas de alto estatus, que podían permitirse hacer encargos de una manufactura tan delicada.

ngenespanol.com

Conéctate con Formato7:

APUNTES | A la Sombra: Dante Delgado