Lo Calientito

Aparte de dejar quebradas las finanzas públicas estatales con la finalidad de que el nuevo gobierno de Cuitláhuac García se tropiece en diciembre con el asunto del pago del aguinaldo y otras prestaciones laborales, que le corresponde cubrir a Yunes porque están incluidas en el ejercicio fiscal de 2018; de la ola de terror que han generado, con su consentimiento, las bandas de la delincuencia organizada en Veracruz, estado al que han convertido en un campo de exterminio en el que a diario docenas de ciudadanos caen víctimas de los ataques de la delincuencia y de los constantes shows que presenta en medios de comunicación de circulación nacional a través de los cuales exacerba el odio de los mexicanos en contra de Javier Duarte de Ochoa, su familia y quienes colaboraron con él en el saqueo a las arcas estatales, Yunes prepara un último teatrito para tratar de quitarse la etiqueta de haber sido el peor gobernador en toda la historia de Veracruz, pese a que solo estuvo dos años al frente de los destinos de esta entidad. Un adelanto nos lo da el mismo Fiscal Jorge Winckler Ortiz quien, a través de mensajes, repite la frase favorita de su jefe Yunes Linares: Ni perdón ni olvido, y es que hasta donde se sabe, en unos días, en una acción espectacular, serán detenidos personajes como Vicente Benítez González, Juan Manuel del Castillo, ambos diputados locales que terminan la noche del 4 de noviembre sus funciones y quedan a merced de la autoridad, ya sin fuero, así como el exsecretario de Turismo, Harry Grappa, Gabriel Deantes Ramos, Adolfo Mota y otros conocidos personajes de la vida política de Veracruz que colaboraron al saqueo que hundió al estado. Con eso, Yunes pretende que se le recuerde como un gobernador que supo cumplir su promesa de meter en la cárcel a los corruptos duartistas y se le caiga la etiqueta de “peor que Javier Duarte”. El show a punto de comenzar.

La urgente necesidad que tenemos los veracruzanos de que los integrantes de este fatídico gobierno de dos años se vaya para recuperar cuando menos la tranquilidad, más el estilo que el gobernador electo Cuitláhuac García Jiménez ha impuesto a la forma de integrar su gabinete y dar a conocer los nombres de quienes ocuparán las más importantes dependencias, ha creado un ambiente de incertidumbre y tensión ciudadana pero más entre la burocracia, que permite dar entrada a todos los rumores que se esparcen sobre posibles denuncias penales en contra de funcionarios yunistas o sobre nombramientos de nuevos funcionarios en importantes cargos en el próximo gabinete, incluyendo a distinguidos miembros del equipo de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa. En su momento, el gobernador lo dijo con claridad: ni fidelistas ni duartistas irán al gabinete. Y si lo anterior no fuera suficiente para enrarecer el ambiente social, hay que sumar los señalamientos de exfuncionarios duartistas presos por presuntamente haber participado en delitos, que denuncian al Fiscal Jorge Winckler de haberlos presionado para que declararan en contra de otros compañeros de equipo para poder encarcelarlos ya que él, Jorge Winckler, al parecer carece de pruebas para hacerlo por la vía legal. Las ejecuciones, los feminicidios, las desapariciones forzadas y, posiblemente, la guerra entre cárteles por ganar la plaza han disparado la violencia por todos los rincones del estado, y esto abona también a la urgencia de que otros personajes se hagan cargo de las dependencias del estado. La salida de los yunistas se hace eterna, como eterna se hace la integración del nuevo gabinete mientras los delincuentes se dan vuelo en este paraíso de impunidad que es Veracruz.

Lo han dicho en tono de broma pero es verdad: qué bueno que el corrupto Javier Duarte de Ochoa promovió el cambio constitucional para hacer que el periodo de este gobierno fuera de solo dos años, con la supuesta finalidad de homologar los procesos electorales, tal como lo pidió la legislación electoral en todo el país. Si en menos de dos años, Miguel Ángel Yunes Linares convirtió a Veracruz en un estado en condiciones de desastre, en seis lo hubiera desaparecido con todo y habitantes. Políticos de experiencia dentro de la administración pública opinan que Yunes Linares perdió el juicio, que se obsesionó de tal manera con heredar el cargo a su hijo que no se ha puesto a pensar un minuto en gobernar al estado. El problema es que todavía falta tiempo (un par de meses) para que su administración concluya, para que venga el relevo, y los crímenes se multiplican, inspirados en la impunidad que les brinda el estado, tanto el área de la seguridad pública, que no existió en el bienio, como de la Fiscalía General del Estado, que se puso únicamente al servicio del gobernante y se ha prestado a reprimir todo lo que se oponga a los designios del gobernador y a tapar los graves errores que cometen en cada caso que se animan a atender. Veracruz vive los peores momentos en su historia. Quienes han formado parte de este equipo de gobierno que se va, el tiempo que viva, nunca lograrán quitarse el estigma de haberse prestado a “colaborar” en un gobierno que alentó el crimen, la impunidad, el saqueo a las arcas públicas, el desempleo y el desmantelamiento de un estado que, con todo y deudas, se mantenía de pie.

De los cargos que debe dar a conocer el gobernador electo Cuitláhuac García Jiménez, destaca el del próximo coordinador de Comunicación Social de su gobierno. Los medios (serios) difunden muy poca información sobre las actividades de Cuitláhuac, en virtud de que muchos oficiosos, queriendo ganar la buena voluntad del  jefe, mandan por su cuenta boletines que obtienen de filtraciones o trabajo de espionaje al interior del equipo del nuevo gobernante, lo que ocasiona confusión en las redacciones. Quien se va a encargar de la tarea de difundir las actividades del próximo gobierno ya debe andar tendiendo puentes con directores de medios, jefes de redacción y de información, así como con encargados de la fuente del gobernador, para iniciar un trabajo de coordinación que no se tiene desde el gobierno de Javier Duarte, quien dejó esta tarea sin atender con resultados catastróficos, y peor pasó con el que se va, Miguel Ángel Yunes Linares, quien no quiso saber nada de los medios de comunicación y lo que cosechó ha sido una avalancha permanente de severas críticas a su gobierno. Tenemos entendido, por lo que ha declarado públicamente, que Cuitláhuac García viene con la mejor disposición de mantener una relación de respeto mutuo con los medios, por lo tanto, a quien haga responsable de esta tarea debe nombrarlo y ponerlo a trabajar de inmediato.

Todo parece indicar que la recién liberada exdirigente nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales, anda necesitada de movilidad internacional, no vaya a ser que la PGR vuelva a la carga sobre su persona y patrimonio. Según versiones extraoficiales, este miércoles realiza una visita relámpago a la capital de Veracruz, no precisamente para visitar a su examigo, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, con quien todo mundo señala existen puntos de quiebre que harían imposible una reconciliación, sino para visitar a la Delegada de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Xalapa, Lorena Piñón Rivera, en la Torre Ánimas, donde tramitaría su pasaporte. Una vez realizado su trámite, se despidió como si nada hubiera ocurrido. ¿A dónde querrá volar la palomita?

Cuando alguien hace promesas que no cumple, generalmente es repudiado, pero cuando las hacen y no solo no las cumplen sino que se valen de su situación ventajosa para sacar raja de la desgracia de los demás, no solo se le repudia, se le odia. Hay que imaginar a un ciudadano cualquiera, con un familiar cercano víctima de la delincuencia a quien secuestran, torturan y destrozan provocando un daño irreversible para toda la familia; o a una madre o padre que deja de ver a su hija y cuando denuncia ante la Fiscalía del Estado le dicen que haga fila porque la cola es muy larga, pero además que vaya pensando en las “amistades” del desaparecido porque ellos están involucrados, sin tener una prueba. Quién no va a odiar a una autoridad así, indiferente, irresponsable pero, sobre todo, mentirosa. Es el caso del gobernador que se va, Miguel Ángel Yunes Linares, el padre ejemplar y el abuelo amoroso; el padre que es capaz de prometer una gubernatura al hijo más rebelde para medio controlarlo, y el abuelo capaz de convertir una oficina de gobierno en un asilo y exhibirse cargando el montón de nietos. Una madre de hija desaparecida le recetó a Yunes en la cara una frase lapidaria: usted quiere ver a sus hijos como gobernadores, yo solo quiero ver dónde quedó mi hija para darle cristiana sepultura. Yunes Linares deja la gubernatura en unos días, y se someterá irremediablemente a la justicia que lo espera para que responda por tantas denuncias que hay en su contra. Peor que como se ensañó con el otro ratero, Javier Duarte, lo harán con él los simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador, a quien Yunes Linares le gritaba ¡loco, corrupto, vividor, viejo guango! En menos de dos años, Yunes pasó a ser el político más querido al más odiado, por encima de Duarte, Fidel, Alemán y los demás.

Nos dieron la oportunidad de echar del gobierno a los ladrones y los veracruzano lo hicimos. En las elecciones para gobernador del estado de 2016 ya no quisimos más priismo de ese que tanto daño nos había hecho, sobre todo en los últimos tres sexenios: el que encabezó Miguel Alemán Velasco, el de Fidel Herrera Beltrán y el de Javier Duarte de Ochoa, quienes nos endrogaron, hicieron pedazos las instituciones del estado, cometieron todo tipo de abusos, alentaron la presencia de bandas de la delincuencia organizada que han matado en este lapso a miles de paisanos y nos metieron en un rezago social del cual será muy difícil salir. Al grito de ¡fuera los corruptos!, nos lanzamos a las urnas para echar del poder a los rateros. Dos años después estamos en la misma sintonía, las promesas justicieras de Miguel Ángel Yunes Linares no las cumplió, dispuso de los dineros públicos para invertir en la campaña político electoral de su hijo, a quien pretendió imponer como su sucesor, no hizo nada en contra de quienes nos venían robando, permitió que aumentara la violencia con más delincuencia tolerada en la entidad y termina con el odio y el rechazo de la sociedad en general. Hoy, dos años después, los veracruzanos pedimos al gobernador electo, el morenista Cuitláhuac García Jiménez, que castigue a los corruptos de este gobierno de dos años, que les aplique la ley y se haga justicia. El grito de la noche de independencia será para los veracruzanos¡Viva Veracruz y mueran los corruptos!... Ojala jamás regresen los Yunes al poder, ya demostraron que son peores que los duartistas.

Aunque pareciera una ocurrencia de algunos alcaldes veracruzanos para unirse y armar un bloque en vísperas de la entrada del gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, lo cierto es que detrás de la convocatoria para armar la AVAC (como serán las siglas del engendro), se ve la mano del desesperado gobernador saliente, Miguel Ángel Yunes Linares, quien arma todo lo que esté en sus manos para no quedar huérfano de poder y torpedear todas las acciones desde los ayuntamientos panistas. En las últimas horas se ha convocado a la presentación la AVAC el próximo domingo, en Xalapa. Ese día buscarán conformarse en bloque y anunciar su alianza en el salón del Hotel Holiday Inn de Plaza Zaragoza. El objetivo de esa Alianza Veracruzana de Alcaldes (AVAC) es conformar, dicen ellos, “un grupo de presidentes municipales para estrechar lazos y fortalecer nuestra capacidad de gestión, por lo que la presencia de cada uno de nosotros es fundamental para iniciar con gran fuerza”. Los ociosos alcaldes postulantes son los de Veracruz, Fernando Yunes Márquez; de Córdoba, Leticia López Landero, y de Misantla, Othón Hernández Candanedo. A ver cuántos ediles le hacen el caldo gordo a esos panuchos que buscan armar un ariete para desestabilizar al próximo gobierno de Morena.

Estamos casi a tres meses de que concluya lo que nosotros llamamos la peor pesadilla de nuestra historia, el gobierno de dos años de un personaje infestado de amargura y deseos de venganza, peleado con la vida, pero dotado de un deseo incontenible de poder y una voracidad por el dinero que jamás habíamos visto. El de Miguel Ángel Yunes Linares pasará a la historia de Veracruz como el peor gobierno, eso lo sabe él, lo saben sus cercanos y lo saben quienes aceptaron cooperar con su esfuerzo a sumir al estado en la violencia y la miseria en que se encuentra. No estamos diciendo algo que los veracruzanos ignoren, algo inventado, no, es lo que estamos padeciendo todos mientras el yunismo sigue al frente del gobierno. Y debemos agradecer a los ciudadanos que se sumaron de manera voluntaria en todo el país al movimiento político que encabezó Andrés Manuel López Obrador, para echar del poder a estos sátrapas que nos tenían con la bota en la cabeza, entre ellos, el gobernante veracruzano que planeaba imponer a su hijo Miguel en su lugar y luego a Fernando para, de esa manera, perpetuarse en el poder y ejercerlo como solo él sabe hacerlo, humillando, agrediendo al ciudadano, burlándose de las instituciones, saqueando las arcas públicas para su beneficio personal, usando la fuerza pública para reprimir a sus adversarios y la Fiscalía del Estado para encarcelar a todo aquel que no esté de acuerdo con sus arbitrariedades y abusos… Andrés Manuel López Obrador y Cuitláhuac García Jiménez, presidente y gobernador electos, así como Javier Duarte de Ochoa que redujo este sexenio a solo dos años, son los benefactores directos de los veracruzanos que quedamos en esta tierra porque miles han huido por temor, porque fueron corridos de sus trabajos y no encuentran otro para sobrevivir. A la calamidad esta le quedan solo tres meses.

Los comerciantes veracruzanos, pero en especial los que trabajan como locatarios vendiendo sus productos en los mercados de las grandes ciudades, sufren las consecuencias de los enfrentamientos de bandas delictivas que luchan, a balazos, por ganar las plazas y, con ello, el cobro del “derecho de piso” que llegó al comercio del estado en el gobierno de Fidel Herrera Beltrán, aumentó en el de Javier Duarte y se liberó en el de Miguel Ángel Yunes Linares, quien no ha hecho nada por combatir este problema que ha ocasionado el cierre de miles de comercios y la muerte, mediante ejecuciones a plena luz del día, de comerciantes que no han querido pagar las extorsiones o que se han retrasado en los mismos. Ellos pagan impuestos al SAT, a los municipios y a los miembros de las bandas delictivas, por eso es que esta actividad va a la baja, como otras tantas más en la entidad, como consecuencia de la impunidad que se vive. En el mercado Jáuregui de Xalapa, hace varias semanas, ocurrió un crimen una mañana en los pasillos del interior del inmueble, ante la mirada aterrada de locatarios y clientes; se trataba de un extorsionador que, junto con otros cómplices, pretendía ganar la plaza a quienes cobran la extorsión desde hace varios años. Tres días después, en la parte superior de un comercio frente al mercado, apareció una lona amenazando a supuestos delincuentes, quienes trataban de quitarles la plaza. Con nombres les advertían que los matarían. Ante esto que alertaba sobre una guerra de carteles al interior del mercado y la ausencia de la policía que curiosamente se alejó del lugar, varios locatarios decidieron cerrar sus negocios. La posibilidad de un enfrentamiento ahí está latente, los locatarios dicen que gente armada de una y otra banda aparecen a cada rato pero no se han encontrado. Otro caso igual se acaba de presentar en el mercado que se encuentra frente a la plaza Museo. La indiferencia del gobierno de Miguel Ángel Yunes hacia este problema de inseguridad es más que evidente, al señor ya no le interesa nada; en Veracruz, la delincuencia manda.  

Encuesta

¿CUÁL HA SIDO EL PEOR GOBERNADOR DE VERACRUZ?

Cargando ... Cargando ...
Manuel Rosete Chávez
APUNTES

por
Raymundo Jiménez
Al PIE DE LA LETRA

por
Emilio Cárdenas Escobosa
DE INTERÉS PÚBLICO

por
Gerónimo Rosete Pozos
TEXTO Y CONTEXTO

por
Arturo Márquez Murrieta
ENTRE EL PODER Y EL DERECHO

por
Filiberto Vargas Rodríguez
PUNTO DE VISTA

por
Pablo Jair Ortega
COLUMNA SIN NOMBRE

por
Rafael Pérez Cárdenas
DE RAZONES Y PASIONES

por
Luis Barria
EL JAZZ BAJO LA MANGA

por
Jorge Vázquez Sangabriel
PALIMPSESTO

por
Luis Alberto Romero
HORA CERO

por

Municipios de Veracruz

Medellín de Bravo, Ver.- La arpista y jaranera María Magdalena Huerta Prado mejor conocida como “Mamá Lena”, originaria de la...

México y el Mundo

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se reúne con el mandatario de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez, en las oficinas...
Saira Enríquez Gómez
En Contexto

por
Edith Gómez
NEGOCIOS & EMPRENDIMIENTO

por
Yuri Alejandra Cárdenas Moreno
ABRACADABRA

por
Jorge Williams
H^2

por
Xóchitl Partida Salcido
Paraíso Perdido

por
Articulista invitado
OTRAS VOCES

por
Rubén Ricaño Escobar
PALABRAS MAYORES

por
Ricardo Perry Guillén
SON DEL SUR

por