Noticias de Veracruz

Coatzacoalcos, Ver.- El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares minimizó la ola de violencia e inseguridad que se ha registrado en...

Lo Calientito

Después de escuchar los audios que circulan en las redes sociales sobre las conversaciones de la diputada Octavia Ortega Arteaga, “Tava”,  quien el 8 de enero de 2015  fue electa Presidenta de la Mesa Directiva del Congreso de Veracruz, confirmamos la percepción que teníamos sobre esta profesora panuquense metida en la política gracias a Javier Duarte de Ochoa, quien la eligió para formar parte de la pandilla de delincuentes que integraron la LXIII Legislatura del Estado, cuyos integrantes llevan sobre sus hombros la responsabilidad de haber aprobado todo lo que Duarte les mandó para legitimar el saqueo a las arcas de Veracruz. Tava Ortega es una mujer corriente, vulgar, a quien no le importó ventilar por teléfono los enjuagues que se hacían en el anterior Congreso para comprar la conciencia y la dignidad de los diputados locales de los partidos de oposición al PRI. Pero tampoco le importa ahora usar el teléfono para insultar, con palabras de carretonero, al dirigente estatal del PRI y al Senador de la República José Yunes Zorrilla, a quienes debería respetar pues son los que tienen bajo su responsabilidad la conducción de su partido, del partido que tanto le dio a ganar a Tava y del que se hizo millonaria. Eso de calificarlos como pendejos y huevos tibios es propio de una suripanta… bueno, a ese nivel llegaron los duartistas.  

Al parecer, el pretexto fueron las encendidas declaraciones de la diputada panista Cinthya Lobato Calderón, en contra del Presidente de la Junta de Coordinación Política, el diputado blanquiazul Sergio Hernández Hernández, a quien acusó de romper el decreto de austeridad impuesto por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, por  un evento en el velódromo de esta ciudad en el que Sergio echó la casa por la ventana. Este reclamo de rendición de cuentas al coordinador de la bancada panista provocó que, en venganza, el panista la tenga relegada, al margen de las simpatías del equipo de Yunes Linares. Dicen en los pasillos del Palacio Legislativo que la Comisión que preside la diputada Cinthya Lobato para los festejos del Centenario de la Constitución es una verdadera tomadura de pelo; los representantes de varias dependencias estatales que al inicio asistían a las reuniones ya no responden a la convocatoria que hace la diputada Lobato, boletinada por Sergio Hernández como “enemiga del yunismo”. Ante tal situación, los incondicionales del líder de la fracción panista preparan una campañita para exhibirla tanto en tribuna como en medios de comunicación, por una supuesta  inoperancia de la Comisión de los festejos del Centenario que ella preside. Le señalarán que no ha organizado un solo evento que valga la pena, excepto los conciertos de la orquesta que maneja la Secretaría de Gobierno. Ni una sola publicación, ninguna aportación que valga la pena. Fuego amigo al interior del Congreso entre los panistas. Los libelos en medios de comunicación en contra de la diputada Lobato los negocia Sergio Melo Hernández, el haragán jefe de Prensa del Congreso local.

El miércoles por la noche hubo un movimiento frenético frente a la casa marcada con el número 25 de la calle Andorra, en el Fraccionamiento Monte Magno, de Xalapa. Dos enormes camiones de mudanza, acompañados por un ejército de cargadores, levantaron en cosa de minutos el lujoso menaje de la casa del diputado local Juan Manuel del Castillo González, involucrado en el juicio que se le sigue a su exjefe, el exgobernador Javier Duarte de Ochoa, por el desvío de enormes sumas de dinero público hacia operadores financieros y prestanombres de quien espera su extradición en Guatemala. Y es que el fuero del cual goza Juan Manuel del Castillo no le alcanza para protegerse de delitos federales, los mismos que enfrenta el diputado federal Tarek Abdalá, aunque a él solo lo podrán aprehender cuando la Comisión Instructora de la Cámara de Diputados federal determine el juicio de procedimiento al cual está sometido, aunque ya se rumora que se ha ido del país para alcanzar a Karime Macías supuestamente en Londres, a un exilio de lujo. Mientras Juan Manuel del Castillo declaraba que no iría a ninguna parte, su casa fue desalojada en una operación que él mismo dirigió, dejando las luces interiores encendidas, las puertas de los gabinetes de cocina abiertas y el silencio de la lujosa casa abandonada.

La versión que se comenzó a manejar hace un mes en distintos medios acerca de que el Fiscal Jorge Winckler se había mudado del puerto de Veracruz a una ostentosa residencia ubicada en el exclusivo Club de Golf de Xalapa, va tomando forma en la medida en que el encargado de “procurar justicia para los veracruzanos” no aclara esta versión. Lo grave de este asunto, que ya era criticable por el corto tiempo que el abogado Winkler tiene como titular de la Fiscalía, lo que le impide acumular una fortuna millonaria para acceder a un inmueble como el que ocupa, es que según ha trascendido la mansión era propiedad del exsecretario de Educación en el Estado y hoy diputado federal, Adolfo Mota Hernández, quien de acuerdo a fuentes extraoficiales habría pedido al senador Emilio Gamboa Patrón su intervención ante el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares para obtener impunidad, misma que ganó a cambio de entregar la mansión que hoy habita el Fiscal Winckler. Un escándalo más a la larga lista de esta cortísima administración que al parecer gusta de predicar con la incongruencia, dice una cosa y hace otra. ¿No que no negociaban con delincuentes?

El cadáver político del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, se ha convertido en un platillo que todos quisieran tener para engullir. El PRI, en voz de su dirigente nacional Enrique Ochoa Reza, ha salido a decir que se le aplique todo el rigor de la ley a este putrefacto corrupto, quien tiene que regresar todo lo que se robó de las arcas públicas, pasando por alto que gran parte del botín económico lo entregó a sus “cuates en el poder” para comprar impunidad; por otra parte, el gobernador panista de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, ha dicho que gracias a sus trece años de investigación sobre el desfalco a Veracruz, lo que costó una campaña de lodo terrible en su contra e incluso un atentado en contra de uno de sus hijos, se logró la detención de Javier Duarte, tal como lo ofreció, felicitando al presidente Enrique Peña Nieto por las investigaciones que realizó la PGR para detener a tan peligroso delincuente. Mientras tanto, los veracruzanos vemos con tristeza y escepticismo que la detención de ese regordete malhechor es solo un acto más de travestismo electoral que no nos llevará a nada positivo en términos de recuperar lo que nos robaron o, al menos, de que se haga justicia ante tantos crímenes cometidos en el duartismo. Tiene razón la coordinadora del grupo parlamentario del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en la Cámara de Diputados, Rocío Nahle García, cuando afirma: “Es una vergüenza que el PAN esté reclamando el cadáver político para ganar votos, es una vergüenza porque también ellos son los reyes de la corrupción; nada más hay que escarbarle a los sexenios de Fox, precisamente con Oceanografía, o a los de Calderón, con Odebrecht, OHL, Repsol, y tienen ya un gobernador en la cárcel”.

Ante la inminente derrota del PRI en las próximas elecciones del Gobierno del Estado de México por los escandalosos casos de corrupción que han protagonizado gobernadores de diferentes estados del país, entre ellos, el de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, y del propio presidente Enrique Peña Nieto quien, junto con muchos de sus colaboradores y su concubina, se han visto envueltos en asuntos de corrupción que han generado un rechazo hacia las siglas del PRI, el gobierno peñista se ha visto obligado a entregar a dos de sus más conspicuos representantes: Tomás Yarrington, exgobernador de Tamaulipas y Javier Duarte, de Veracruz. A ambos capos, el gobierno mexicano los mantenía bajo protección, lejos de la mano de la justicia, sólo que las presiones políticas y sociales obligaron a maniobrar de manera burda y decidieron entregarlos, primero a Yarrington y la noche del Sábado de Gloria a Duarte de Ochoa, brazos ejecutores de la célula delincuencial en el poder que encabezan, entre otros, Carlos Salinas de Gortari. Al menos ya están detenidos, ahora falta ver que los enjuicien de acuerdo con los graves delitos que cometieron en contra de millones de mexicanos, en estos casos, de paisanos veracruzanos y de tamaulipecos.

No solo se han establecido en la capital de Veracruz, donde levantaron en tiempo récord (son más rápidos que el gobierno que los favorece) un edificio especializado en análisis y estudios clínicos, con la más alta tecnología, a donde son enviados los pacientes de la Secretaría de Salud, que comanda el poblano nacido en Perote, Irán Suárez Villa. También en el Puerto de Veracruz han echado anclas los empresarios poblanos con sus Laboratorios Chopo (“Tu laboratorio de cabecera”, reza el eslogan), beneficiarios del gobierno del cambio. La oferta para miles de pacientes que deben realizarse estudios clínicos con costo para la SSA se localiza en la Avenida 20 de Noviembre, esquina Alacio Pérez, casi enfrente del Hospital Regional de Alta Especialidad de Veracruz. ¿Gobierno del cambio? Sí, pero cambio de beneficiarios.

Sobre la avenida Miguel Alemán, a cuatro cuadras de la Secretaría de Salud, en Xalapa, ya puede verse la nueva realidad de quienes habrán de beneficiarse con las inversiones públicas del gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares. Al menos, en el sector Salud. En un tiempo récord, los Laboratorios Chopo, propiedad de empresarios poblanos, han levantado su sede en la capital veracruzana. Ahí cuentan con un equipo especializado para realizar cualquier tipo de exámenes clínicos y, sí, ha adivinado: a esos laboratorios son enviados los pacientes de la Secretaría de Salud para que les hagan estudios de imagen o análisis de lo que sea. Con el color azul del partido en el poder, se dice que el doctor Irán Suárez Villa, Secretario de Salud del gobierno veracruzano, estaría involucrado. El  otorgamiento de concesiones y contratos, la mayoría sin concurso, a empresas poblanas ha tomado un cariz de escándalo. Sin embargo, no ha trascendido el conflicto de interés del esposo de la directora del DIF estatal en estas negociaciones que incluyen millonarios contratos para la adquisición de enormes lotes de medicamentos, la prestación de servicios especializados y, como en este caso, las garantías para que empresas de análisis clínicos puedan competir ventajosamente por sobre las empresas locales. Esto se está uniendo a la contratación de cuates poblanos del galeno peroteño nacionalizado en la ciudad de los camotes.

La reunión que sostuvo el dirigente nacional y fundador del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en el puerto de Veracruz, con la participación de una buena cantidad de empresarios locales, intelectuales, analistas políticos y líderes de distintos sectores tanto políticos como sociales que,con su presencia, ratificaron su respaldo a ese proyecto político y, en consecuencia, a sus candidatos a las presidencias municipales, encendió la alerta roja en el tablero panista en Veracruz, y es que todos los veracruzanos han visto con decepción que las promesas del panismo que las llevaron al gobierno no se han cumplido y a más de cuatro meses de distancia las condiciones son peores que cuando mal gobernaba el duartismo. La violencia está en su más alto nivel, el nuevo gobierno ha dejado en el desempleo a miles de burócratas, la miseria se pasea por todo el estado generando más delincuencia, las acciones del gobierno no se advierten en ninguna de las áreas de la administración pública y todo es un desastre para decepción de quienes vivimos en esta entidad. Por eso es que los veracruzanos ven en el proyecto de López Obrador la ultima esperanza.

Las versiones que han circulado estos días acerca de que el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) no ha definido aún su candidatura en el municipio de Xalapa, son producto de mentes calenturientas que tratan de influir en el proceso interno de ese partido, lo que de ninguna manera van a permitir los dirigentes estatales, comenzando por Manuel Huerta Ladrón de Guevara, ni los delegados de Andrés Manuel López Obrador ni el mismo “Peje”, a quien le interesa mucho ganar la capital del estado. Por eso, y parafraseando a Carlos Salinas, no se hagan bolas, el candidato ha sido siempre y será Pedro Hipólito Rodríguez Herrero, doctor en ciencias sociales con especialidad en Antropología Social, quien desde que llegó a Xalapa en 1980 como maestro de tiempo completo de la Facultad de Sociología de la Universidad Veracruzana, va dando puntual seguimiento a las transformaciones que va resintiendo este municipio, por lo que cuenta con un diagnóstico muy exacto de la situación en que se encuentra la capital del estado. Va entonces como candidato de Morena, Hipólito Rodríguez, de lo contrario sería como si Andrés Manuel López Obrador le cediera la candidatura de su partido a Miguel Ángel Mancera. ¿Lo entienden así o lo explicamos con bolitas?

Polaca a la veracruzana

Manuel Rosete Chávez
APUNTES

por
Raymundo Jiménez
Al PIE DE LA LETRA

por
Rafael Arias Hernández
MUTATIS MUTANDIS

por
Saira Enríquez Gómez
En Contexto

por
Flor Angélica Zavala Martínez
COMO QUIEN OYE LLOVER

por
Articulista invitado
OTRAS VOCES

por
Álvaro Belin Andrade
HORA LIBRE

por
José Ortíz Medina
EN CORTO... SIN CORTES

por
Filiberto Vargas Rodríguez
PUNTO DE VISTA

por
Bernardo Gutiérrez Parra
DESDE EL CAFÉ

por
Jorge Vázquez Sangabriel
PALIMPSESTO

por
Edith Gómez
NEGOCIOS & EMPRENDIMIENTO

por
Aleyda Gatell
TECNOLOGÍA EDUCATIVA

por
Rafael Pérez Cárdenas
DE RAZONES Y PASIONES

por
Luis Barria
EL JAZZ BAJO LA MANGA

por
Luis Alberto Romero
HORA CERO

por
Sergio González Levet
SIN TACTO

por
Gonzalo López Barradas
¿QUÉ ESTÁ PASANDO?

por
Emilio Cárdenas Escobosa
DE INTERÉS PÚBLICO

por