Lo Calientito

La acción premeditada y perversa del gobierno provocó la muerte de 43 estudiantes normalistas en Ayotzinapa. Hoy, la omisión premeditada del gobierno -la tolerancia al delito y la flagrancia ya son una política pública, ha reconocido el Presidente- provocó la muerte de al menos 79 personas en Tlahuelilpan, Hidalgo. En el primer caso, la izquierda se olvidó de la tragedia, culpó al gobierno y llevó el asunto -y a las víctimas- por todo el mundo; en el segundo, la izquierda pide que nos olvidemos de la responsabilidad del gobierno y nos enfoquemos en la tragedia. Ambos casos, delincuencia e impunidad de por medio, pudieron evitarse si el gobierno hubiera actuado responsablemente. ¿Unas vidas valen más que otras? Por el nivel de indignación de cada caso, parece que sí. ¿Hasta cuándo seguiremos actuando, unos y otros, como unos verdaderos idiotas? Fácil: hasta que la siguiente tragedia toque a la puerta de este país, resultado de la pobreza, la ignorancia y la indolencia oficial. Sigamos entretenidos en esta puesta en escena de ángeles y demonios.

Desde que comenzamos a trabajar como reporteros (hace mucho tiempo), ya había quienes sin ser periodistas se hacían pasar como tales para obtener dinero sin necesidad de hacer esfuerzo en un trabajo de su nivel, como choferes, meseros, cocineras, lavanderas o alguna actividad a la altura de sus capacidades. No, ser periodista para ellos era algo muy fácil (la profesión no está regulada) y hasta se sentían importantes. Nos tocó la época de El Pato Villegas, los Arcos, los Lozada y otros cuantos más que en realidad no nos preocupaba que anduvieran por ahí sorprendiendo políticos para sacarles una lana y pagar el recibo del agua o la luz o de plano las chelas. Y así como fue creciendo la población, las instituciones públicas, los partidos políticos, la cantidad de periodistas profesionales, también los charlatanes. Llega al gobierno el cuenqueño Fidel Herrera Beltrán, ávido de elogios, ególatra compulsivo, y los vivales que se refugiaban en la actividad periodística se multiplicaron. Aparecen publicaciones con la foto de Fidel  y elogios desmedidos que de inmediato son financiados por El Tío. Una buena portada de algún pasquín y, además de ordenar que se impriman miles y miles para regalar a lo largo y ancho del estado, autoriza fuertes sumas de dinero para el autor del chochol. Ahí aparecieron también portalitos (de cal y de arena) que los charlatanes usaron para obtener dinero y en poco tiempo andaban en lujosas camionetas, como importantes empresarios, presumían de oficinas de primer mundo, no salían de los restaurantes más caros donde se ponían hasta el cepillo ingiriendo de lo más caro. Una verdadera plaga con cargo al erario estatal, como dijera la magistrada Yolanda Cecilia Castañeda: cualquier pendejo se volvió periodista. Por cierto, varios de ellos fueron cooptados por el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares. Los reclutó el jefe de prensa de Yunes, un tal Elías Assad, quien a cambio de una lana les pasaba textos para que se los acreditaran, todos en contra de los adversarios electorales del hijo del gobernador (Pepe y Cuitláhuac) e incluso tratando de difamar a periodistas críticos. Y esa plaga que para quienes conocen del trabajo periodístico no significa nada, para los improvisados de la política, sí, por eso es que hoy, con más ánimo yunista se lanzan contra el morenismo, sin argumentos porque no saben qué es eso, solo por el compromiso que tienen con el panismo que los usa como sus amanuenses, francotiradores o mercachifles, prostituyendo y denigrando la profesión del periodista.

¿En qué momento abandonará la Fiscalía del Estado el abogado de la familia Yunes, Jorge Winckler Ortiz? Nadie lo sabe. Se trata de una importante pieza que dejó sembrada el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares, para usarlo como muro de contención para quienes quisieran proceder en su contra por presuntos delitos que haya cometido en los dos años que permaneció en el cargo. Y como no se ve por dónde, o el gobierno de Morena no sabe cómo, o de plano no le interesa proceder contra quien saqueó las arcas, usó el poder para satisfacer sus apetitos políticos y económicos personales, agredió a los veracruzanos y amenazó con no retirarse de la arena política, pues lo único que tendría que hacer Winckler es poner en ridículo con sus acciones a un gobierno que él mismo combate por instrucciones de su jefe, como lo viene haciendo sin recibir a cambio respuesta enérgica. Al contrario, el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, por su inexperiencia, le pone a Winckler asuntos para que los capitalice como el de los norteamericanos que fueron brutalmente golpeados por miembros de la policía del estado cuando se encontraban dentro de su domicilio en Actopan, a los que les sembraron armas y les robaron sus pertenencias, caso que fue a parar a la embajada norteamericana y que, sin duda, tendrá repercusiones de corte internacional. Es un caso que Winckler debe atender, claro, pero por lo delicado del mismo los afectados tendrían que haber sido llevados con el gobernador o el secretario y, aparte de una disculpa, las máximas autoridades tenían la obligación de comprometerse con ellos personalmente a investigar y castigar a los responsables de este bárbaro atentado. Pero no lo hicieron, y ante este error garrafal el Fiscal Winckler se apuró a localizarlos para ofrecerles personalmente que “con o sin la cooperación de la Secretaría de Seguridad Pública, la Fiscalía General del Estado de Veracruz procederá en contra de los policías de la Fuerza Civil, involucrados en las agresiones que sufrieron el pasado 31 de diciembre siete ciudadanos norteamericanos que se encontraban en la localidad de Santa Rosa del municipio de Actopan”, les ofreció Winkler Ortiz, en abierto desafío al poder Ejecutivo.  A ver hasta cuándo se les enciende el foco y aprietan el botón correcto para poner orden y hacerse sentir como autoridad. Tan fácil que es pedirle al presidente Andrés Manuel López Obrador que active uno de los expedientes que están en la PGR para proceder contra Miguel Ángel Yunes Linares y punto, ya verían cómo el choleño de inmediato retira a su abogado y deja de combatir al gobierno de Cuitláhuac García Jiménez. Me canso ganso.

Queridos Reyes Gansos, el año que pasó me porté muy bien, promoví los postulados de la campaña de los candidatos de Morena, voté y llevé a votar a mi familia y amigos por los candidatos que el Señor nos indicó, festejé el triunfo durante los cinco meses que tardaron en ocupar sus cargos y he tenido la paciencia suficiente para aguantar, perdonar y tratar de justificar todas las torpezas que han cometido en el ejercicio del poder. Por lo tanto, creo que tengo derecho a pedir algunos regalos que necesito para vivir un poquito mejor. Quisiera que, con su infinito poder, pueda dotar de sentido común a nuestros gobernantes para que sus decisiones tengan eso que no les hemos visto, sentido común; que los doten de suficiente inteligencia y claridad para que entiendan la responsabilidad que tienen como encargados de conducir los destinos de millones de personas. Quiero también que los dote de entendimiento para que comprendan que no todos los ciudadanos, que para sostener a sus familias trabajan por necesidad en el gobierno son como los priistas y panistas corruptos que nos dejaron en la calle por su rapacidad, que ellos son los que han sostenido con su trabajo las estructuras gubernamentales y merecen respeto. Quiero que al personaje que designaron como secretario de Seguridad, Hugo Gutiérrez Maldonado, le hagan entender lo delicado de su encomienda, que olvide sus actividades pasadas, se ponga las pilas y combata a la delincuencia que tanto daño nos hace, no a los ciudadanos indefensos ni a los extranjeros que nos visitan. También, quiero que les meta en la cabeza a los actuales actores políticos, que el triunfo del gobernador fue en el marco de un movimiento social que no volverá a repetirse y que, por lo tanto, tienen que ponerse a trabajar y dar resultados para luego aspirar a suceder a Cuitláhuac en el cargo, no al revés. Y, finalmente, quisiera que los comunicadores veracruzanos, los profesionales de esta tarea, tengan el respeto de los funcionarios y el reconocimiento a su valiosa labor, que ya no los ofendan y menos que los sacrifiquen como fue en el pasado inmediato. Me canso ganso que podrán cumplir con esta modesta cartita que les hago llegar, por su atención… Gracias.

Todos los veracruzanos deseamos que el año que está por entrar, 2019, sea un periodo distinto a los 365 días que hemos vivido en el año que se va. Lo primero a lo que aspiramos es que las nuevas autoridades muestren capacidad en el combate a la delincuencia y logren abatir los escandalosos índices delictivos que tenemos y que han dejado una dolorosa estela de horror a lo largo y ancho del territorio veracruzano, lo que ha hecho que miles de paisanos hayan tomado la decisión de marcharse del estado antes de ser secuestrados, extorsionados, asaltados o lastimados. El nuevo gobierno tiene que cumplir con la obligación constitucional de brindarnos paz y seguridad social,  lo que nos negó la administración que encabezó el panista Miguel Ángel Yunes Linares, razón fundamental por la que los veracruzanos mayoritariamente votaron por un cambio. También deseamos que se brinde justicia pronto a los familiares de docenas de desaparecidos, a los que se les ha negado atención y se les ha humillado en la Fiscalía General del Estado, en que aún despacha un empleado de la familia Yunes Linares, y quien se ha burlado del nuevo gobierno que no encuentra la manera de retirarlo del cargo y enjuiciarlo por todos los delitos que ha cometido. Jorge Winckler ha hecho aparecer al nuevo gobierno ante la opinión pública como incapaz en el ejercicio del poder. Deseamos que en 2019, este nuevo gobierno que encabeza Cuitláhuac García Jiménez deje caer todo el peso de la ley sobre quienes dejaron el estado saqueado y en la miseria, porque no es justo que se hayan enriquecido y ahora estén tranquilos disfrutando sus fortunas. El bienio de Yunes Linares fue una de las peores pesadillas que hemos vivido los veracruzanos, quienes hoy tenemos la esperanza depositada en la nueva administración, aunque es justo señalar que en ella notamos falta de oficio político, compuesta indebidamente de muchos aprendices o improvisados de la administración pública, a los que debe cambiar de inmediato para formar un gabinete de excelencia. Quienes formamos parte de esta empresa, Formato Siete, hacemos votos porque las cosas mejoren por el bien de todos. Nosotros seguiremos cooperando esforzándonos en hacer cada día mejor nuestro trabajo informativo y ese es nuestro granito de arena. ¡Feliz 2019!

Pocos creen en la versión de que una falla mecánica del helicóptero, en el que viajaban la gobernadora Martha Érika Alonso y su esposo Rafael Moreno Valle, coordinador de la bancada panista en el Senado, haya sido la causa de la tragedia que les arrancó la vida este 24 de diciembre. Juan Camilo Mouriño, brazo derecho del entonces presidente Felipe Calderón, murió el 4 de noviembre de 2008 en un accidente aéreo cuando el avión en el que viajaba se desplomó sobre una de las avenidas principales de la Ciudad de México. Las investigaciones que el gobierno hizo dieron como resultado que el piloto del jet se acercó mucho a otra aeronave que volaba adelante y sobrevino la tragedia. Esa fue la verdad histórica, la única, la palabra del Presidente que en nuestro país era como la palabra de Dios. Sin embargo, ahora que las autoridades norteamericanas están entretenidas con el juicio a Joaquín El Chapo Guzmán, uno de sus contlapaches declaró que fue su jefe quien mandó a tumbar esa aeronave, en venganza porque Calderón les había echado al ejército. Con estos escenarios plagados de mentiras, quién va a creer lo que se nos dice de primera mano, menos cuando las condiciones políticas que rodean a la pareja fallecida conducen a un atentado. Sin embargo, no se puede seguir el juego de los perversos y dolidos con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, de atribuirle la responsabilidad solo porque éste dijo, tras el triunfo de Martha Érika, que no visitaría Puebla durante su administración, donde habitan seis millones de votantes, ni por la evidente animadversión que AMLO le profesa a Moreno Valle. No, hacerlo es irresponsable. Lo que extraña es que a unos días de la tragedia las autoridades que investigan, los colaboradores de AMLO, únicamente hablan de cuestiones técnicas (una falla mecánica) y descartan la posibilidad de un atentado, cuando los poblanos sabían (vox popupli) del control que ejerció Moreno Valle sobre los huachicoleros a tal grado que se ganó el mote de “El rey del huachicol”, en la tierra donde más se comete ese delito que produce miles de millones de dólares. Por eso, no hay que descartar que detrás del atentado estén los intereses de las bandas dedicadas al robo de combustible,  interesados en despojarse del control ejercido desde el poder.

Los veracruzanos nunca habíamos llegado a estos tiempos de festejos por la navidad y la llegada del nuevo año, en las terribles condiciones de inseguridad, de crisis económica, de abusos de los comerciantes y de anarquía en general, que se atribuye a la herencia de un gobierno como el de Miguel Ángel Yunes Linares, quien tras resultar derrotado en las urnas y ver como se desplomó su proyecto transexenal, hizo todo lo que estuvo en sus manos para heredar un gobierno en condiciones de desastre como el que tomó en sus manos el gobernador de Morena, Cuitláhuac Jiménez García. Los hogares de los paisanos hoy no están como otros años, dispuestos a festejar el nacimiento de Jesús ó, para los que no son católicos, la cena de navidad en una convivencia familiar degustando platillos elaborados por las señoras de la casa por varios familiares y consumiendo algunos vinos para brindar como es nuestra costumbre: hoy en muchos hogares no habrá festejo porque no hubo aguinaldo o simplemente porque no alcanzó para la cena, o porque prefieren encerrarse a buena hora ante el temor de ser víctimas de la delincuencia. Lo peor, otros porque acaban de ser cesados de sus trabajos los jefes de la casa y en vez de festejar lamentan la terrible situación en que se encuentran y como comenzarán el 2019. De cualquier forma, nosotros, quienes hacemos FORMATO 7, les deseamos lo mejor. La esperanza debe mantenerse, hay que encomendarse al Señor para que ilumine a nuestros nuevos gobernantes para que pongan en operación los mejores proyectos que nos reencaucen por el camino del bien y la prosperidad. ¡Felicidades!

Mantener al ejército en las calles como parte del Plan Nacional de Paz y Seguridad propuesto por el gobierno federal no es la única medida que debe implementarse para garantizar la disminución de la delincuencia que sufren a diario transeúntes, pequeños empresarios, comerciantes y transportistas en todo el territorio nacional y que se acentúa de manera significativa en este mes de diciembre. A efecto de fortalecer el tejido social y la seguridad pública, las organizaciones de la sociedad civil deben conjuntar esfuerzos con el gobierno federal, estatal y municipal para capacitar mejor a jueces y cuerpos policíacos, con  el objetivo de atender de manera eficaz las demandas ciudadanas en esta época del año. De acuerdo a datos estadísticos proporcionados por la XVIII Encuesta Ciudadana de Percepción de Inseguridad en México de Consulta Mitofsky, la percepción de la inseguridad entre la ciudadanía se ha incrementado en un 86%, siendo el robo a mano armada y el secuestro los delitos ante los que se sienten más vulnerables, pues tan sólo en el mes de diciembre del año pasado fue considerado por el Observatorio  Nacional Ciudadano como el mes con mayor número de asaltos a automovilistas, transeúntes y cuentahabientes. La situación es apremiante, el nuevo gobierno tendrá que librar el bache que dejó la administración anterior en materia de seguridad. El cobro de derecho de piso y extorsión a dueños de restaurantes, bares y antros, así como el robo a mano armada a las tiendas de abarrotes y el robo hormiga, dejan en claro el nivel de violencia e inseguridad que vive la sociedad mexicana en general. No se han cumplido tres semanas del nuevo gobierno de Cuitláhuac García Jiménez como para exigir solución al enorme problema que le heredaron, pero pensamos que los más de cinco meses que tuvo entre el día que ganó la elección y el que tomó posesión fueron suficientes para establecer estrategias de combate al crimen organizado, de parte de quien es hoy responsable de la Seguridad, lo que al parecer no ocurrió, y eso hace que la gente se desespere y comience a desilusionarse. Cuidado, la inseguridad puede ser el talón de Aquiles electoral para el morenismo.

Miguel Ángel Yunes Linares dejó dos estacas clavadas en el nuevo gobierno para que respondan a sus intereses y traten, a toda costa, de impedir el avance de Veracruz con Cuitláhuac García como gobernador del estado. Uno es el multicitado en todas las publicaciones Jorge Winckler Ortiz, Fiscal del Estado, a quien todo mundo aborrece pero que en cumplimiento de las órdenes que le manda su jefe nato Yunes Linares, se agarra de lo que sea con tal de que no lo echen de la Fiscalía. La otra es la seudoperiodista y peor política María Josefina Gamboa Torales, diputada local, quien en completo estado de ebriedad asesinó a un joven en el puerto de Veracruz en los momentos en que conducía su automóvil con cuando menos un litro de caña entre pecho y espalda, por lo que en la inconciencia etílica y corriendo a toda velocidad dio fin a la vida del joven José Luis Burela López, de 30 años, cuando éste intentaba cruzar la avenida en la que se topó con el vehículo de la entonces directora del Instituto de la Mujer del municipio de Boca del Río. Y ya es algo común que en las sesiones del Congreso la autollamada “Marijose”, suba a tribuna únicamente para insultar a sus homólogos, solo que de Morena, a los que grita ¡patanes! y otras lindezas, en evidente estado de ebriedad pues no deja de mascar un chicle que apenas le permite hablar. Ya es tiempo de poner a cada quien en su sitio y hacerles entender que no son más que servidores públicos, en este caso representantes populares, y no empleados del anterior gobernador quien los manipula para ofender a los adversarios políticos con palabras soeces y no con planteamientos inteligentes que hagan crecer el nivel del debate. Gamboa Torales se comporta como “La Chupitos” en el Congreso.

El cambio pacífico que el gobierno de Morena propuso, no solo para Veracruz sino en todo el país bajo la inspiración de su líder máximo, el presidente Andrés Manuel López Obrador, ya está causando las primeras manifestaciones de inconformidad entre la ciudadanía que, angustiada, ve cómo los perversos de los gobiernos anteriores, corruptos y criminales, siguen haciendo de las suyas sin que una autoridad los detenga. En Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares lo advirtió y lo está cumpliendo, los esfuerzos que hace por enlodar la imagen del gobierno de Cuitláhuac García están dando los resultados que él quiere, provocar que los veracruzanos se inconformen responsabilizando al morenismo por dejar en libertad a peligrosos delincuentes, como Arturo Bermúdez Zurita, señalado de 15 desapariciones cuando se desempeñó como Secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Javier Duarte, cuando el Fiscal Winckler integró mal, a propósito, los expedientes de este y otros delincuentes que han logrado su libertad en los primeros día del gobierno morenista. La idea era responsabilizar al de Morena de haber pactado con ellos impunidad. Lo malo del caso es que el gobierno de Cuitláhuac pierde el tiempo combatiendo a Yunes y Winckler con amenazas, con revelaciones sobre sus actuaciones, es decir, solo mediáticamente, cuando tienen en sus manos el instrumento más poderoso que es el Estado. ¿No tendrán, en las filas del nuevo gobierno, a un abogado competente que les diga cómo denunciar a Yunes, con las pruebas que tienen, por los actos de corrupción que cometió para meterlo a la cárcel y que le pare ya con sus acciones perversas; no les podrán orientar sobre las mil formas que hay para echar del cargo de Fiscal a Jorge Winckler, en vez de andar pidiendo a los veracruzanos que opinen si se va o se queda, mientras hay un Congreso en donde estamos representados? En vez de amenazas mediáticas y de perder el tiempo en ruedas de prensa, hay que actuar ¡ya!

Encuesta

¿CÓMO CALIFICAS PRIMER MES DEL GOBIERNO DE CUITLÁHUAC?

Cargando ... Cargando ...
Manuel Rosete Chávez
APUNTES

por
Raymundo Jiménez
Al PIE DE LA LETRA

por
Gerónimo Rosete Pozos
TEXTO Y CONTEXTO

por
Arturo Márquez Murrieta
ENTRE EL DERECHO Y EL PODER

por
Quirino Moreno Quiza
COLUMNA REPECHAJE

por
Filiberto Vargas Rodríguez
PUNTO DE VISTA

por
Bernardo Gutiérrez Parra
DESDE EL CAFÉ

por
Pablo Jair Ortega
COLUMNA SIN NOMBRE

por
Rubén Ricaño Escobar
PALABRAS MAYORES

por
Rafael Pérez Cárdenas
DE RAZONES Y PASIONES

por
Luis Barria
EL JAZZ BAJO LA MANGA

por
Jorge Vázquez Sangabriel
PALIMPSESTO

por
Luis Alberto Romero
HORA CERO

por

Municipios de Veracruz

Veracruz, Ver.- Unas rutas del transporte público que prestan el servicio en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río reanudaron la...

México y el Mundo

El secretario de Salud, Jorge Alcocer, informó que subió a 85 el número de víctimas por la explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo. "Se...