Lo Calientito

Tras varias semanas de permanecer en la congeladora, diputados de la LXV Legislatura aprobaron la Ley de Comunicación Social para el Estado de Veracruz, cuyo objeto es establecer las normas a las que deberán sujetarse los entes públicos a fin de garantizar que el gasto en la materia cumpla con los criterios de eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez; que sean respetados los topes presupuestales, límites y condiciones de ejercicio que establezcan los presupuestos de egresos respectivos, así como la creación de un Padrón Estatal de Medios de Comunicación. El dictamen, puesto a consideración por la Comisión Permanente de Gobernación durante la cuarta sesión ordinaria, registró 30 votos a favor (Morena, Del Lado Correcto de la Historia y PRD-MC), 12 en contra (PAN) y tres abstenciones (PRI-PVEM). Y cosa curiosa, a quien más beneficia la aprobación de esta novedosa ley que regulará la relación Estado-medios, es al gobernador Cuitláhuac García Jiménez. Los morenistas llegaron al poder pensando que todos los trabajadores de los medios, pequeños, regulares, profesionales, grandes y pequeños, habían sostenido una relación de afinidad política con los gobiernos pasados, o de complicidades económicas. La razón les asiste en muchos casos pero, cuando se trata de medios manejados por profesionales de la comunicación o en los que publican periodistas comprometidos con la sociedad, es otra cosa, ellos no forman parte de los beneficiarios de la corrupción que alentó Fidel Herrera y Javier Duarte, la cual permitió que familias completas, amparadas en un medio oficioso, acumularan grandes riquezas. Con la nueva ley, el gobierno y, concretamente, quien dirige los destinos de la nave, el Gobernador, sabrá lo que es contar en Veracruz con una prensa profesional; la distinción se notará de inmediato y la crítica constructiva le servirá para mejorar su imagen y la de su gobierno, así como tomar decisiones sustentadas en lo que dice la opinión pública no solo sus deficientes colaboradores que no se cansan de ponerlo en ridículo cada que se les da una oportunidad. Bien por la nueva ley, bien por la nueva relación prensa-Estado.

Hay mucha preocupación en Palacio de gobierno porque a gente como Emilio Benítez Obeso, hermano de Fernando Benítez, exsecretario de Salud de Javier Duarte de Ochoa, y a sus socios los Aguayo, que apoyaron con fuertes sumas de dinero al ex Gobernador MIguel Ángel Yunes Linares para que impusiera a su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez,en la pasada elección; les han asignado contratos millonarios en dos importantes Secretarias del gobierno estatal. Lo anterior ignorando el veto que les impuso el Gobernador Cuitláhuac debido a sus fuertes ligas con la familia Yunes y el Fiscal Jorge Winckler. Uno de los más señalados en estas transas con empresas fantasma propiedad de los Benítez y los Aguayo es el doctor Roberto Ramos Alor (Doctor Besitos), titular de la Secretaría de Salud, quien durante el bienio de Yunes Linares se vió favorecido con la dirección de una clínica en Coatzacoalcos, en la que el entonces gobernador y el “Doctor Besitos” fingieron un rompimiento para abrir un espacio en el morenismo. Ramos Alor se comprometió con Yunes a infiltrarse entre los cercanos a López Obrador y lo consiguió con la hoy secretaría de Energía Rocío Nahle, quien recomendó al doctor para que ocupara la Secretaría de Salud, sin tener idea de lo que es la salud pública, solo con la intención de tener a esa importante dependencia de su lado para el proyecto de sucesión en el 2024 cuando Nahle quiere ser gobernadora. Con ese apoyo, el doctor Ramos Alor ha hecho lo que ha querido en la dependencia a su cargo, beneficiando sobre todo a los recomendados de su jefe real Miguel Ángel Yunes Linares. Un gran escándalo de corrupción, más bien otro,  se podría destapar en estos días al darse a conocer los millonarios contratos entregados por Ramos Alor a los personajes mencionados al principio de este comentario. ¿No que serían muy honestos y transparentes?.

El mecanismo es muy simple: a falta de nuevas plazas, a quienes se les ha querido beneficiar con una buena lana como ‘aviador’ en una dependencia pública se le contrata por tres meses, se la asigna una cantidad generosa (de 30 mil pesos para arriba), y el concepto es “pago por compensación”. Obviamente, el beneficiario no obtiene derechos laborales como antigüedad y ningún otro tipo de prestaciones, pero con que se le conecte a la ubre presupuestal es más que suficiente. El contrato se le va renovando y hay quienes los expiden por seis meses, con lo que al aviador solo se le molesta un par de veces al año y punto. Pero, además, si se le quiere brindar protección sindical, se le comisiona a uno de los sindicatos de la dependencia, dirigido por un corrupto personaje que acepta dicha comisión, y en esas circunstancias los funcionarios que llegan cuando hay relevos no se meten con esas personas porque tienen la protección del líder sindical y eso implica meterse en problemas, por eso no los tocan, y así se van sumando quienes sin trabajar cobran fuertes cantidades de dinero en el gobierno gracias a que se prestaron a proporcionar favores sexuales, son parientes de políticos encumbrados o amigos del gobernante en turno. Eso pasó en el Colegio de Bachilleres del Estado de Veracruz (Cobaev). Abel Pérez Arciniega, director del organismo en el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, en complicidad con el titular de la SEV, Enrique Pérez Rodríguez, incrustó en diversas dependencias de la secretaría a los “amigos” como aviadores, bajo el mecanismo ya mencionado. Que la dirigente del sindicato Érika Ayala Ríos niegue que sus representados, trabajadores de base, sean aviadores, pues es natural, pero de que Yunes, Enrique y Abel le metieron los que quisieron como comisionados, eso nadie lo duda; gracias a eso el gobierno yunista desistió de proceder en contra de la señora Ayala Ríos, a quien investigaban por diversas irregularidades cometidas en su paso por la CNOP donde dispuso de millonarias cantidades de dinero que el exgobernador Javier Duarte le entregó para la compra de votos lo que le permitió convertirse en una millonaria más producto de la corrupción del duartismo.

Miguel Ángel Yunes Linares y Enrique Pérez Rodríguez colocaron a su fuerza “aérea” en el Colegio de Bachilleres del Estado de Veracruz (Cobaev), donde se han detectado 214 aviadores; la noticia levantó una ola de indignación entre la plantilla docente de ese sistema de educación media superior, pues fue bajo la protección, el contubernio y la complicidad del sindicato, cuya lideresa, la diputada local Érika Ayala Ríos, se hizo de la vista gorda ante la descarada corrupción. Este viernes se dio a conocer de manera oficial  que en esa dependencia educativa, tras una investigación, se descubrió la permanencia de  los 214 aviadores, quienes percibían salarios mensuales superiores a los 30 mil pesos, más compensaciones. Los maestros serios, cumplidos y que están frente a grupo en el aula impartiendo cotidianamente con sus horarios de clases, y la sociedad en general, han manifestado su molestia e indignación ante este agravio al erario público. Algunos docentes arremetieron en contra del extitular del Cobaev, Abel Pérez Arciniega, y de quien fuera titular de la SEV, Enrique Pérez Rodríguez, a quienes señalaron de ser los responsables de este escandaloso caso de corrupción durante el aciago gobierno que encabezó Miguel Ángel Yunes Linares. Hoy todos demandan que se aplique todo el rigor de la ley y se obligue a los aviadores a reembolsar cada peso que hayan percibido sin merecerlo y lo entreguen a la administración estatal actual. Solicitando el anonimato, los auténticos maestros, como se calificaron, puntualizaron que muchos de ellos no cuentan con compensaciones, pese que cumplen con puntualidad con su horario de clases. Extraoficialmente se filtró que el daño patrimonial por este concepto puede ser superior a los 100 millones de pesos.

El triunfo que obtuvo ayer Marlon Ramírez Marín, para apoderarse de la dirigencia estatal del PRI, responde a una maniobra encabezada por Carlos Salinas de Gortari a través del político hidalguense Miguel Ángel Osorio Chong, quienes le entregaron la franquicia de su partido en Veracruz al panista Miguel Ángel Yunes Linares, como parte de un proyecto integral nacional. Con esto, Miguel Ángel Yunes se apodera de una fuerza electoral junto con el PRD, una parte de Acción Nacional, con el apoyo del partido Movimiento Ciudadano, el PES, la asociación política  Vía Veracruzana y los restos del Panal, con los que Yunes operará para seguir debilitando a la Cuarta Transformación, primero buscando recuperar el Congreso local y federal y, de esta manera, estar en condiciones de ganar la gubernatura veracruzana a Morena en el 2024 y tratar de arrebatarle la Presidencia al proyecto de Andrés Manuel López Obrador. El acuerdo entre Osorio Chong y Yunes fue operado por Jorge Carvallo Delfín, quien sirvió de puente, por lo que será Senador de la República; Marlon Ramírez, quien estará como encargado de despacho de la presidencia del PRI con la representación de Yunes Linares, tendrá como recompensa la diputación federal plurinominal, y Anilu Ingram, la pareja de Osorio Chong, quien ha andado muy activa en esta contienda trabajando a favor de Marlon por encargo de su amante, transitará libre por la alcaldía del puerto de Veracruz. Obviamente, Miguel Ángel Yunes Márquez será el candidato para la gubernatura y apoyará el proyecto de Osorio Chong a la Presidencia de la República. El primer paso ya lo dieron, falta que los Yunes sigan contando con la impunidad que les ha brindado el presidente López Obrador, de otra forma, este proyecto tronará cuando entienda AMLO que en Veracruz se está fraguando un plan para su caída, pero está tan ensoberbecido que no oye el ruido del río que viene cargado.

Luego de conocer sobre el homicidio de 14 personas en el municipio de Minatitlán, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez convocó a una reunión urgente, con el Grupo de Seguridad, dando instrucciones precisas de enviar un operativo para dar con los asesinos. La noche del viernes fue cuando se llevó a cabo esta reunión donde el mandatario veracruzano condenó los hechos y advirtió que no descansará hasta dar con los criminales, para llevarlos a la cárcel a pesar de las eternas investigaciones de la Fiscalía General del Estado a cargo del abogado Jorge Winckler Ortíz. En su cuenta de Twitter, Cuitláhuac García Jiménez dijo textual: “Acabo de concluir una reunión de emergencia para a tender los lamentables y condenables hechos en el Sur. En el Grupo de Seguridad se activó operativo para dar con los responsables. No habrá impunidad a pesar de las eternas investigaciones de la FGE. Seguiremos con más detenciones”. La reunión urgente que se inició apenas conoció de los hechos, concluyó a la una de la madrugada y fue cuando envió su mensaje por Twitter. Más tarde trascendió que la camioneta en que viajaban los sicarios fue incendiada al parecer para no dejar huella, pero las investigaciones continúan en toda la región sur del estado y no se detendrán hasta dar con el paradero de los sicarios para detenerlos y ponerlos a disposición de la Fiscalía del Estado. ¡No más impunidad!

Las detenciones del exgobernador poblano Mario Marín y el empresario José Kamel Nacif, claro que preocupan a Miguel Ángel Yunes Linares. Las detenciones tienen que ver con la denuncia que hizo en su libro “Los demonios del Edén” la periodista Lydia Cacho, sobre una banda de pederastas entre quienes se encontraba Yunes Linares, según lo narra y comprueba el libro. Por eso, luego de darse a conocer que un tribunal federal libró orden de aprehensión en contra del exgobernador de Puebla, Mario Marín Torres; del exjefe de la policía estatal, Hugo Adolfo Karam Beltrán; del exdirector de la policía judicial, Juan Sánchez Moreno, y del empresario José Kamil Nacif Borge, acusados de tortura en contra de la periodista Lydia Cacho, de inmediato se reactivaron las acusaciones que la víctima hizo en contra del exgobernador veracruzano, Miguel Ángel Yunes Linares. Lydia Cacho fue detenida en 2005 en Cancún, cuando publicó el libro “Los Demonios del Edén”, en el que menciona a muchos prominentes políticos y empresarios de ser parte de una red de pederastia, entre los que figura Yunes Linares. Ese año fue detenida y trasladada por carretera a Puebla, donde fue golpeada, además de ser víctima de abuso sexual de parte de sus captores. Al año siguiente, 2006, en una conferencia de prensa en Cancún, donde radica, Lydia Cacho confirmó que el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Seguridad Pública, Miguel Ángel Yunes Linares, estaba vinculado con el caso del pedófilo Jean Succar Kuri, porque las víctimas lo señalaron, las niñas lo describieron físicamente y se refirieron a él como un político amigo de Jean Succar Kuri. Después de 14 años de esas agresiones en contra de la periodista, escritora y activista, la justicia extendió su brazo y es posible que alcance a muchos de los que participaron al amparo del gobierno, reprimiéndola, por lo que no se descarta que el exgobernador veracruzano en esas investigaciones pudiera resultar con responsabilidad. Todavía se recuerda aquella plática que sostuvieron por teléfono Kamel Nacif y el exgobernador de Puebla, cuando el primero al saludarlo le dijo: “Mi góber precioso”, adjetivo calificativo que se mantuvo vigente en la “jerga” diaria entre los políticos y los comentarios populares. En esa plática, que fue revelada por el periódico La Jornada, se puso de manifiesto el agradecimiento de Kamel a Marín por haber puesto en su lugar a Lydia Cacho, cuando fue detenida.

Desde muy temprana edad, en la época de don Rafael Hernández Ochoa, Miguel Ángel Yunes Linares ha ocupado los cargos públicos para enriquecerse, abusar del poder y satisfacer sus apetitos hormonales. Como subdirector de Patrimonio del Estado, al lado de Francisco López Lara, Yunes Linares en complicidad con Fernando López Valenzuela “El bala fría”, se apropió de terrenos que estaban abandonados entre Veracruz y Alvarado y que hoy son el boulevard de Boca del Río, con plazas comerciales y fraccionamientos de lujo, la zona más cara de todo Veracruz. Cuando fue Secretario de Gobierno con Patricio Chirinos, Yunes Linares incrementó su riqueza porque el poder lo ejerció él, Chirinos se mantenía alcoholizado y Yunes hizo lo que le vino en gana, entre otras cosas su especialidad, robar y abusar del poder reprimiendo a quienes se atrevían a denunciarlo o a criticarlo. En el gobierno federal, cuando trabajó para la Procuraduría General de la República, a cual más sabía de sus nexos con los principales capos de la delincuencia organizada a quienes protegió y hasta ayudó a escapar de penales (El Chapo Guzmán) a cambio de fortunas en dólares. Siendo director del ISSSTE, Yunes Linares fue acusado de desfalcos multimillonarios que lo obligaron a dejar el cargo. En el ISSSTE, Yunes metió a ganar dinero a empresas propiedad de sus familiares más cercanos y como gobernador de dos años no hizo otra cosa. Yunes aprovechó la ocasión para desviar miles de millones de pesos en negocios que hoy se descubren como es el de las videocámaras y otros que pronto saldrán a relucir, en los que están involucrados Manuel Muñoz Gánem y Guillermo Moreno Chazarini, sus pasadores, los únicos hombres de sus confianzas, uno enfermo en Tuxpan y el otro despachando, desde la semana anterior, como vice-alcalde de Boca del Río, con oficina alterna a la presidencia. ¡Cárcel para esta peligrosa banda de rateros!

La palabra gobernar significa administrar y dirigir un país, estado o municipio (una comunidad), mediante la promulgación y aplicación de normas haciendo que se cumplan. En este compromiso social que adquiere quien resulta electo, no importan ideologías, creencias partidistas o religiosas; los ciudadanos confían en alguien la responsabilidad de conducir por el mejor camino los destinos de su comunidad para hacerla más próspera, y en ello se incluyen aspectos como la productividad, la creación de empleos, la transformación física mediante obras materiales, cuidar la salud de los gobernados, una buena educación y las paz social que permita a todos tener una buena calidad de vida. Por eso nos resulta chocante y argumento para justificar mediocridad, que en el gobierno estatal de Morena se sostenga la frase de que ellos son un gobierno distinto. ¿Distinto a qué o de qué? Se tienen que referir a administrar los recursos del pueblo con honestidad, a aplicar la justicia sin distingo de nada y a dar prioridad a lo que más urge atender, pero la forma como tienen que hacer las cosas tiene que ser la misma: servir con eficiencia a los ciudadanos desde la trinchera o cargo que les hayan conferido. El problema del gobierno que hoy tenemos es que la diferencia que se advierte desde que arrancaron, con las administraciones anteriores, es una inclinación exacerbada hacia la práctica del nepotismo, como en ningún gobierno anterior se había tenido; una inclinación a la corrupción igual o peor al yunismo y al duartismo, las dos administraciones que han sido emblemas del saqueo a las arcas públicas y al uso del poder para hacer fortuna, y una ausencia total de oficio político que los exhibe como arrogantes. Lo más grave de todo es la ineficiencia de quienes han sido invitados a formar este gobierno. Van más de cuatro meses y no tienen idea de por dónde empezar y eso nos condena al rezago. ¿Esa es la diferencia de la que hablan, que son peores que los anteriores?... ¡Qué tragedia!

Las amenazas y los hechos violentos que ha emprendido el llamado Cartel Jalisco Nueva Generación, en contra del gobierno morenista de Cuitláhuac García Jiménez, son en parte herencia de la administración anterior que, como Javier Duarte y Fidel Herrera, dejaron hacer y deshacer a los miembros de la delincuencia organizada procurándoles impunidad, pero también son el resultado de un gobierno sin experiencia, improvisado, carente de sentido común; de un gobierno que es resultado del cariño que un político como Andrés Manuel López Obrador le profesa al paisano que nos gobierna, sin reparar en las consecuencias que esto implica, incluso para el buen desarrollo de su proyecto político, que ha puesto a los veracruzanos en el filo de la navaja al pegarle al avispero y desatar una guerra sin sentido en contra del grupo criminal más peligros que opera en el país. Según informes que se publican en distintos medios, ese cartel cuenta con tantos recursos económicos, tecnológicos y de armamento, que está en condiciones de enfrentar a la propia federación con la que estableció un acuerdo de no agresión, sin embargo en Veracruz las cosas son distintas. Lanzarse como El Borras en contra de los integrantes del CJNG amenazando con su exterminio, estando en condiciones de desventaja e incumplir a la policía del estado con los aumentos que les ofreció el nuevo gobierno, incluso les bajó el sueldo, equivale a dejar solos a los ciudadanos frente a un ejército de delincuentes totalmente libres porque la policía veracruzana, por lo que le pagan y con promesas que no les cumplen, mejor huyen para poner a salvo sus vidas. Veracruz vive en estos momentos la peor pesadilla de su historia en términos de violencia.

Encuesta

SI HUBIERA NUEVA ELECCION CON LOS MISMOS CANDIDATOS A GOBERNADOR, ¿POR QUIÉN VOTARÍAS?

Cargando ... Cargando ...
Manuel Rosete Chávez
APUNTES

por
Raymundo Jiménez
Al PIE DE LA LETRA

por
Gerónimo Rosete Pozos
TEXTO Y CONTEXTO

por
Quirino Moreno Quiza
COLUMNA REPECHAJE

por
Filiberto Vargas Rodríguez
PUNTO DE VISTA

por
Bernardo Gutiérrez Parra
DESDE EL CAFÉ

por
Pablo Jair Ortega
COLUMNA SIN NOMBRE

por
Rubén Ricaño Escobar
PALABRAS MAYORES

por
Rafael Pérez Cárdenas
DE RAZONES Y PASIONES

por
Jorge Vázquez Sangabriel
PALIMPSESTO

por
Emilio Cárdenas Escobosa
DE INTERÉS PÚBLICO

por
Jorge Williams
H^2

por
Articulista invitado
OTRAS VOCES

por