La Fiscalía General del Estado resguardó resultados de ADN que entregó la Policía Científica, lo que limitó la identificación y entrega de restos a familiares de personas reportadas como desaparecidas.

Integrantes de Colectivos confirmaron que los resultados se “escondieron” en la administración de Miguel Ángel Yunes Linares, lo que podría dar más elementos para iniciar un proceso legal contra Jorge Winckler por las omisiones en la investigación en los casos de desaparecidos.

“Hay algo indignante, había muchos restos que dieron perfil de ADN y se entregaron a la Fiscalía de Winkler y los archivaron. Esos perfiles no los entregaron, no notificaron a los familiares, ahí los tenían”, confirmaron.

En ese sentido, se ha iniciado el proceso de notificación a los familiares, “en esos perfiles hay información de que algunos coinciden. Hay familiares que dan positivo”.

A la fecha no se tienen datos estadísticos de cuántos casos son, pero se percataron del hecho debido a que personal de la Fiscalía buscó el contacto con integrantes de diversos colectivos en el Estado.

En noviembre del 2019, autoridades de la Fiscalía confirmaron que tiene bajo su custodia 975 cuerpos o restos humanos sin identificar repartidos entre las delegaciones y subdelegaciones del Servicio Médico Forense (Semefo).

Este año, tan solo en la Guapota, predio ubicado en Úrsulo Galván, se logró la exhumación de la menos otros 10 más, datos que se han hecho públicos por el Consejo Ciudadano de la Comisión de Búsqueda.

Búsqueda debe ser prioridad: Colectivos Xalapa

Por otra parte, Integrantes de Colectivo Buscando a Nuestros Desaparecidos Xalapa plantean que la búsqueda de desaparecidos deben ser prioridad, pese a la pandemia, afirmó Yolanda Espíritu, quien comentó que tiene pendiente hacer una diligencia a Tlaltetela, donde se presumen podría existir fosas clandestinas.

Explicó que han participado en trabajos de búsqueda en la Barranca de la Aurora, perteneciente al municipio de Emiliano Zapata, pero lo sinuoso del terreno llevó a las autoridades suspender los trabajos, pues se ponían en riesgo a todos los participantes.

“La última vez que fueron se salieron porque se estaban desbarrancando las piedras, ahí encontraron muchos fragmentos (de restos humanos), pero se suspendió. Lamentablemente recogen y recogen, pero no hay identificación, no hay dinero para eso”, reprochó la activista.

En septiembre del 2019 se informó que al fondo de la Barranca la Aurora se hallaron osamentas, luego de que el lugar fue ubicado como un tiradero de víctimas de desaparición forzada. La localización generó mucha atención mediática, debido a su cercanía con la Academia de Policía, que se identificó como último punto de referencia de teléfonos celulares de jóvenes desaparecidos.

En el caso de la Academia de Policía, se hicieron trabajos de búsqueda, pero no lograron avances, pues la versión de los propios elementos de la SSP es que los cementerios clandestinos están bajo edificios, por lo que no obtuvieron ningún resultado, todo quedó en un anuncio mediático.

También acudieron al Parque Natura, área natural en la ciudad, pero en ese caso solo se localizó una osamenta, al parecer de una mujer. La versión oficial es que se trató de un caso único, pues ya no localizaron más indicios de fosas o cementerios clandestinos.

Consideró que la pandemia les cayó como anillo al dedo al Gobierno de Morena para justificar la falta de resultados, “solo se echan la culpa unos a otros y no hay resultados. Nosotros pedimos, vivos o muertos que nos lo entreguen”.

Recordó que los Colectivos acudieron a la toma de protesta de Cuitláhuac García Jiménez, cuando anunció la emergencia por la desaparición de personas; a más de un año los resultados son pocos, y cada vez se acortan más los presupuestos para la localización de personas y la identificación de restos.

AVC/Isabel Ortega

También te puede interesar:

Suman 11 crímenes de odio en Veracruz este año