México es el quinto país más diverso en anfibios, pero también tiene mayores índices de posible extinción, por ello la relevancia de involucrar a la ciudadanía –especialmente a los jóvenes– en actividades y toma de decisiones en pro de la conservación de estos organismos, apuntó Montserrat Méndez Buvandel, estudiante de la Maestría en Ecología Tropical del Centro de Investigaciones Tropicales (Citro) de la Universidad Veracruzana (UV).

Detalló que la Norma Oficial Mexicana 059 (que identifica las especies o poblaciones de flora y fauna silvestres en riesgo en el país) de 2010 registraba alrededor del 48 por ciento de los anfibios en alguna categoría de riesgo.

En 2019, la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), dio a conocer que la cifra está por arriba del 50 por ciento de anfibios en alguna categoría de riesgo.

Por ello, Montserrat Méndez desarrolla la tesis “Evaluación de dos experiencias de documental colaborativo en el cambio de percepción sobre los anfibios de estudiantes de bachillerato en Veracruz, México”, dirigida por Evodia Silva Rivera, investigadora del Citro; en ella trabaja con alumnos de nivel preparatoria para analizar la percepción que tienen de los anfibios.

El objetivo del proyecto, destacó, es evaluar el cambio de percepción de estudiantes de bachillerato sobre los anfibios a través de la elaboración de documentales colaborativos en el centro de Veracruz.

Mencionó que seleccionó este tema de investigación debido al declive que han sufrido los anfibios desde los años noventa y cada año la IUCN actualiza su lista roja; en 2019 dio a conocer que el 40 por ciento de las especies de anfibios del mundo están desde amenazados hasta en peligro de extinción.

“Los anfibios son un eslabón en la cadena trófica, se alimentan de insectos –que son pura proteína–; al no tener pelos, escamas, uñas y dientes, no gastan energía en ninguna otra cosa más que en sus órganos; entonces, los animales que se los comen capturan mucha proteína de ellos.

”Para los humanos son importantes porque controlan plagas, incluso los renacuajos controlan las poblaciones de algas en los ríos. Por lo tanto, la importancia de los anfibios es alta dentro de las cadenas ecológicas.”

A propósito de su tesis, comentó que al desarrollarla cambió su percepción sobre los adolescentes respecto a que tienen apatía a determinadas actividades, sobre todo las relacionadas con la escuela.

“Han tenido una actitud positiva al proyecto de investigación, estuvieron muy activos; aunque hubo ocasiones en las que se cansaron porque tuvieron que investigar, estudiar y razonar críticamente. En definitiva, tienen mucho que dar y aportar, tienen una voz que debe hacerse escuchar.”

Al preguntarle si alcanzó el objetivo de su tesis, Montserrat Méndez dijo que aún no termina de analizar los resultados, pero hasta el momento sí nota cambios sustanciales en la percepción que tienen los adolescentes de los anfibios.

“Si bien el objetivo no fue que los amaran o que fueran adoradores de los anfibios, sí lo fue propiciar que los estudiantes reconocieran la importancia que tienen dentro del ecosistema, y así hacerlos razonar críticamente para que las decisiones que tomen sean en pro de la conservación de estos organismos”, finalizó.

UV/ Paola Cortés Pérez

También te puede interesar:

Objetivo, recuperar el colibrí y su polinización