Muchas parejas, además de mostrarse el amor, también llegan a pensar en emprender de forma conjunta, ya sea que se encuentren en la misma situación o comparten el mismo deseo. Esta decisión no se debe tomar a la ligera, y es importante poner sobre la mesa las ventajas e inconvenientes que conlleva.

Invita a tu pareja a conversar al respecto y analicen con detenimiento tanto los éxitos como los problemas que se puedan presentar en el camino.

VENTAJAS DE EMPRENDER CON TU PAREJA

– Una de las ventajas es que definitivamente estarán más tiempo cerca uno del otro: aunque esto puede tener su parte mala, debido a las disputas, ya que ser socio de tu pareja no solo significa que estarán más tiempo juntos en la vida personal, sino también en el ámbito laboral.

– Patrimonio común: siendo un emprendimiento conjunto significa que ambos aportaran dinero para la inversión, por lo tanto, tanto el dinero que se gane será para ambos, y así también lo será el patrimonio que se vaya formando.

– Tenéis un proyecto común: ambos saben a dónde van y luchan por conseguirlo. Lo que puede resultar en más unión en la pareja.

– Menos conflictos de interés: decidir entre familia o trabajo ya no será un problema, ya que se trata de un proyecto de pareja.

– Mejora la comprensión y empatía: ya que se comparte el mismo objetivo, en este caso la pareja suele ser más tolerante en momentos de estrés, preocupaciones o exceso de trabajo. Muy posiblemente tu pareja pueda ser de más ayuda que cualquier otro socio en momentos similares.

– Otra de las ventajas es que das lo máximo de ti: cuando se trata de un negocio propio, y además tu pareja es parte del equipo, eso te motiva a ser mejor profesional, a implicarte más en el proyecto, a dedicarle más tiempo y esfuerzo, a valorarlo más, y no solo por la parte sentimental, sino porque al final será su vía de subsistencia.

– Si tienen hijos, puede ser una ventaja al establecer horarios para el cuidado de los pequeños, de modo que no se ve afectada el área laboral.

– Mayor delegación de funciones: al conocer las capacidades y conocimientos de tu pareja, es mucho más fácil delegar funciones entre la pareja con total confianza y seguridad.

INCONVENIENTES DE EMPRENDER CON TU PAREJA

– Una de las desventajas principales es que se puede mezclar lo personal con lo profesional, ya que no solo se trata de “llevarse los problemas a casa” si no, no salir de ella. Al compartir lo laboral y lo sentimental, se puede olvidar la línea que los diferencia, por lo que puede hacerse común que se discutan problemas de pareja o domésticos durante el horario laboral, y también aclarar asuntos laborales tras la finalización de la misma.

– Muchas veces se puede hacer mal uso de la confianza que se tienen como pareja, siendo más duro con esta ante cualquier error. Definitivamente se deben controlar esos impulsos que pueden dañar a alguna de las partes.

– Puede ocurrir que la relación laboral continúe pero se rompa la sentimental. Esto puede ser un problema para muchas parejas, ya que tendrán que seguir viéndose diariamente o deberán encontrar una solución.

– Es cierto de que cada individuo necesita su espacio, su tiempo, y el exceso de tiempo compartido puede hacer que se queme la relación.

– Dependiendo del tipo de negocio en el que quieran emprender, el aporte de dinero será mayor o menor, por lo que si no se tiene un buen soporte económico, el fracaso del negocio puede causar estragos financieramente.

– Puede que tu relación se convierta en “monotema”, haciendo que sus vidas giren en torno al negocio en el que trabajan, y ya no dediquen mucho tiempo a compartir en otro tipo de actividades.

RECOMENDACIONES SI DECIDES EMPRENDER UN NEGOCIO CON TU PAREJA

  1. Antes de encaminarse en este bonito camino, es importante determinar los roles de cada uno. Si esto no se hace, se pueden presentar conflictos futuros y cada uno se empezará a atribuir funciones que no le son propias.
  1. Si no tienes una relación sólida con tu pareja, o si están pasando por dificultades, no es buena idea emprender un negocio con tu pareja en esas condiciones, ya que pueden presentarse problemas serios a futuro.
  1. Nunca olvides que despejar la mente es igual de importante que trabajar. Por lo que trata de desconectary hacer un pequeño viaje, cocinar juntos, pasear o ir al cine.
  1. Asegúrate de que tú y tu pareja están claros y concuerdan en los objetivos y metas que se quieren plantear: ¿Coinciden en los planes a 5 o 10 años? ¿Tienen una filosofía común? Según se planteen las respuestas se plantea la decisión.
  1. Nunca te olvides de lo que realmente importa. Si las cosas no funcionan, ten presente los motivos fundamentales por los que escogiste a tu pareja como socio, ya que ambos son el motor del emprendimiento y no el negocio de tu relación.