Hace apenas 24 horas comenté en este espacio que en los primeros setenta días de gobierno de Cuitláhuac García se registraron más de 300 homicidios dolosos entre ellos 37 feminicidios.

Pero como las malas noticias nunca vienen solas, este martes la señora Isabel Miranda de Wallace le echó más leña al horno de la inseguridad veracruzana al dar a conocer que independientemente de que los secuestros aumentaron un 49.6% en todo el país, Veracruz ocupa el primer lugar nacional en ese renglón.

El gobernador Cuitláhuac García le corrigió la plana al manifestar que “algunos datos” de la organización Alto al Secuestro no concuerdan con los que él tiene, y puso como ejemplo un secuestro que no se cometió en territorio veracruzano sino en otra entidad.

Tiene razón, pero ese secuestro menos no movió un ápice a Veracruz del abominable primer lugar nacional en ese delito.

A pesar de que los números rojos no bajan, Cuitláhuac aseguró que la estrategia no ha fallado sino el fiscal Jorge Winckler: “Lo que pasa es que los delincuentes se dan cuenta que el fiscal no los investiga, y entonces actúan con más intensidad. Esto es culpa del fiscal”, dijo tajante.

Por su parte, el secretario de Gobierno Eric Cisneros, deslindó al gobierno de Cuitláhuac García de la inseguridad y también se le fue encima al fiscal: “El diagnóstico de la seguridad en Veracruz es muy sencillo, cero procuración de justicia”, indicó.

Lo que nunca dijo es qué está haciendo él como responsable de la política interna para evitar tanto crimen. Nomás comentó que la prevención del delito es algo que se realiza a largo plazo. Es decir, lleva su tiempo.

Todo esto ocurrió ayer durante la ceremonia del Día del Ejército realizada en la zona militar de El Lencero a la que también acudió el fiscal Winckler, pero de donde casi huyó apenas terminó.

La víspera dio una noticia que dejó a todos con la boca abierta al anunciar que la Fiscalía a su digno cargo investigaría a través de la Policía Cibernética, quien o quienes filtraron una foto donde aparece encuerado el diputado de Morena, José Magdaleno Rosales Torres, ya que compartir imágenes sexuales de una persona sin su consentimiento está penado por el Código Penal del Estado.

Fíjate nomás lector, por un lado los garantes de la seguridad, el gobernador y el secretario de Gobierno, le avientan la bronca al fiscal por no detener a los responsables de tantas muertes. Lo que es cierto.

Por otra parte, el fiscal les ha hecho ver a ambos, principalmente al gobernador, que la responsabilidad de evitar secuestros, asesinatos y feminicidios es de él, de Cuitláhuac García. Lo cual también es cierto.

Y por otro lado, la violencia se ensaña con Veracruz al amparo de la impunidad lo cual por desgracia es muy cierto y espantosamente real.

Y en medio de todo este desmadre el fiscal sale con la babosada de anunciar que buscará al sujeto que filtró la imagen de un exhibicionista casi analfabeto al que se le ocurrió retratarse encuerado.

¡Pa-su-me-cha!

¿Qué va a pasar si detiene al responsable? ¿Acaso pedirá para él quinientos años de bote? ¿Ese será el logro que como fiscal presuma toda su vida Jorge Winckler?

Ay Dios… si Kafka viviera en Veracruz tiene rato que estaría en el manicomio.

bernardogup@nullhotmail.com