La diputada Local del Partido Verde, Andrea Yunes Yunes, Presidenta de la Comisión de Salud del
Congreso Local, “exigió una disculpa pública” al Secretario de Salud de la entidad, Roberto Ramos
Alor, luego de que éste agrediera verbalmente con palabras obscenas de deplorable contenido
sexual a una reportera y a representantes de diversos medios de comunicación y a los
veracruzanos. Proferida ésta agresión, en un recinto oficial del Gobierno del Estado, hecho que
provocó indignación en todo el País.

En la mitología hindú la deidad Brahama, habiendo creado una serie de personajes menores, les
colocó en diferentes mundos. Uno de ellos, un día tuvo un arranque de rechazo a los principios
fundamentales de la moral, e intento revelarse contra Brahama, la más importante divinidad de la
mitología. Brahama le castigó, volteándole el aparato digestivo, poniéndoselo al revés,
invirtiéndole las funciones digestivas. Tal parece, ese castigo ocurre a Roberto Ramos Alor,
lamentable Secretario de Salud de Veracruz. Por eso deyecta oprobios que insultan la dignidad,
con degradantes términos, de morboso contenido sexual, proferidos a una mujer reportera, a los
medios de comunicación y al pueblo de Veracruz; al cuestionarle sobre la adquisición de
medicamentos, sin licitar, acción que tiene hedor de corrupción. Respondiendo exaltado, Ramos
Alor: “ningún chile les embona”.

Una disculpa pública como lo exige la diputada Andrea Yunes Yunes, NO es suficiente. La
degradante y patética agresión, requiere de mayor certeza jurídica, con apego a la Ley y respeto al
Derecho Humano. Roberto Ramos Alor, ha sido impuesto al gobierno actual por Rocío Nahale
García, quien debe de exigirle, ella misma, renuncie, como un acto de honestidad, congruencia,
moral, y de responsabilidad, ante las políticas que proclama el Presidente de la República, Andrés
Manuel López Obrador, de NO a la corrupción y respeto irrestricto a la Libertad de Expresión a los
medios de comunicación. De lo contrario, de no ser así, las aspiraciones de la señora Nahale
García, estarían conduciéndole al barranco de Hinón, identificado metafóricamente, con la
entrada al mundo del castigo en la vida futura, en este caso, en sus aspiraciones electorales.

No basta la disculpa pública. La diputada Presidenta de la Comisión de Salud de la LXV Legislatura,
debe de ir más a fondo ante la trascendencia de estos hechos ominosos de agresión, probables
hechos de corrupción y oprobio, dando parte a la Fiscalía Especial para los delitos de Violencia
contra las Mujeres, entre otros organismos públicos y civiles de protección contra la violencia de
género. Interceder ante la Comisión Estatal para la Atención y Protección de Los Periodistas.
Enterar a la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres, de la Fiscalía General
de la República. Denunciar ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, que preside la señora
Namiko Matzumoto, para que se proceda en consecuencia. Solicitar a los órganos de control
interno un informe pormenorizado del por qué se permitió la adjudicación directa de la compra de
ese lote de medicamentos y que tan necesarios eran o son para los Servicios de Salud de Veracruz.

Enterar a la Fiscalía Especializada en Delitos Relacionados con Hechos de Corrupción y Cometidos
por Servidores Públicos.

El ridículo y grotesco acto en que ha incurrido el representante de la señora Nahale García, debe
de ser sancionado por los actos jurídicos que norman y rigen la Ley Federal y la del Estado, de lo
contrario, habrá omisión por la permisibilidad reprobable que se otorga a un acto de insulto y
agresión verbal, de violencia sexual, de género y tintes de corrupción.

Y, no es que los medios de comunicación, ataquen o bombardeen a los funcionarios en turno, no,
lo que sucede, es, que la ineptitud es obvia. Un Secretario de Salud, su función no es dar consultas
médicas individualistas, en actitud protagónica, utilizando la imagen de la desgracia y el dolor
ajeno, para promocionarse ante la opinión pública como benevolente, con total falta de ética y
deprimente profesionalismo, difundiendo sendas fotografías, en donde aparecen los enfermos y, a
su lado, la grotesca presencia de Ramos Alor, lo cual vulnera el Derecho Humano. Desatendiendo
así, la obligación que exige el cargo, cuidar y vigilar la salud con acciones de Estado, de más de
ocho millones de habitantes veracruzanos.

Sintácticas
Ennio
(239-169 a.C.)
Los dioses:
Siempre he dicho- y diré- que existe un linaje de dioses en el cielo, pero no creo que se preocupen
de lo que hace el linaje humano. De preocuparse, les iría bien a los buenos y mal a los malos, cosa
que no sucede.
De Nevio
(fl.c. 235-204)
Heroísmo:
Prefirieron morir en sus puestos a volver sin honor junto a sus compatriotas.
De Terencio
(c.190-159 a.C.)
Una belleza:
Despeinada, los pies desnudos, sucia la cara y sucios los vestidos, temblorosa y deshecha en llanto,
nada contribuía a dar realce a su belleza, pero nadie hubiera dejado de mirarla al pasar: su cuerpo
era perfecto entre tanta pobreza. Era hermosa a pesar de todo.
De los Monólogos y Diálogos de Froylán Flores Cancela:
Servil es ser vil.
Más grande es la fortuna, más grande es el crimen.

Después de la tormenta viene la cama.
Sí, somos lo que hacemos; también lo que no hacemos.
El amor es en cierta forma una especie de posesión del destino.
Incluso la verdad desnuda no se despoja de su antifaz.

Daniel Barenboim. Piano. Ludwig Van Beethoven. Concierto No. 5. Bavaria Simphony Orchestra: