Quienes conocen la región serrano-costeña, saben que ahí abundan los chapulines. Los que ayer fueron colorados, hoy amanecen de amarillo y mañana despertarán envueltos en sábanas azules.

No hay ideología partidista que valga. En los diversos vecindarios, lo importante son los vientos que soplen, y aunque juraron un tiempo con la izquierda, si la situación lo amerita pueden tremolar banderas de derecha sin el mínimo resquemor. Lo mismo ocurre con los de la derecha (maldita sea lo que ello signifique) que, en cualquier momento, pueden convertirse hasta en delirantes seguidores de Andrés Manuel López Obrador.

En este intenso laboratorio electoral (que no político), se ensayan con animoso empeño los escenarios que prevalecen en todo Veracruz: no hay partido o programa político que valga, lo importante es el candidato… y sus intereses personales.

En Martínez de la Torre, cualquiera pensaría que el regreso de José de la Torre Sánchez, quien desde el PAN ha gobernado el municipio durante 6 años (ha sido alcalde en dos ocasiones), garantizaría el regreso del PAN al ayuntamiento más importante de la región, ahora en coalición con el PRD. Si lo logra, completaría una década al frente de la capital nacional de los cítricos. Sin embargo, hay rumores de que no la llevaría tan fácil e, incluso, se le podría atravesar otro tirador de mejores calendas por la candidatura.

En el partido sensación, Movimiento Regeneración Nacional (Morena), la comisión nacional de elecciones eligió al ingeniero Adrián Montiel Martínez, un esforzado constructor de esa opción política que ha sacrificado parte de su patrimonio en recorrer los rumbos más olvidados del municipio y que puede dar la sorpresa, si bien en estos lares los tiempos de Morena están por llegar en el futuro.

En el PRI, las cosas no tienen definición aún, si bien hay quienes están apostando por la candidatura de Jorge Mendoza Velarde, desconocido más allá de los campos de El Cañizo, donde entrena y se presenta su equipo profesional de futbol Limoneros, de la tercera división. Donde sí lo conocen es en Puebla, estado en que logró colarse en la administración del góber precioso Mario Marín Torres, como subsecretario de Administración, puesto desde el cual –según medios periodísticos de la capital poblana–  pudo atesorar una cuantiosa fortuna. Conocido como “Porky”, Mendoza Velarde se despachó con la cuchara grande; sus cuentas –cuentan– crecieron licitación tras licitación, gracias a los abundantes flujos en moches y comisiones provenientes de sus proveedores favoritos, particularmente por la compra masiva de papelería y sistemas computacionales para las oficinas poblanas, así como de aparatos electrodomésticos adquiridos para los festejos de los burócratas.

Hizo tanto dinero que hasta pudo comprar una franquicia del futbol profesional, los Limoneros de Martínez de la Torre. Un columnista poblano relata que “durante su paso por la Secretaría de Finanzas, Jorge Mendoza se hizo famoso por, entre otras cosas, conformar el Deportivo Marín, un equipo de futbol llanero que sin embargo, en su momento, gracias al erario, pudo pagar altos salarios a sus integrantes, varios de ellos ex jugadores profesionales como Antonio Carlos Santos, Sigifredo Mercado, Isaac Terrazas, Jesús Olalde o Joaquín Hernández.

Ante tan extraordinaria hoja de servicios, los priistas martinenses (que no han sido tan jubilosos como antaño para participar por las candidaturas de su partido), están volteando a ver con buenos ojos hacia una mujer que ha sabido actuar con verticalidad y enorme vocación de servicio como Esperanza Velázquez, integrante de una de las familias más reconocidas en la región, que ha generado cientos de empleos, y que cuenta con un curriculum académico que muy pocos (o prácticamente nadie) pueden mostrar con orgullo. La esposa del actual alcalde Rolando Olivares, con licenciatura y maestría por el Tec de Monterrey,  ha trabajado con enorme probidad y sin buscar reflectores en las tareas que le son inherentes como esposa del alcalde, en el DIF municipal.

Por su parte, el eterno aspirante a gobernar este rico municipio, el empresario mediático Eduardo Sánchez Macías (quien solo ha logrado la diputación local), ha debido recurrir a un desmejorado Movimiento Ciudadano (MC) para lanzarse con la candidatura, que se le ha negado por años en el PRI, el PVEM y el Panal. Si es el caso, el propietario de Diario El Martinense deberá invertir los disminuidos ingresos de sus empresas periodísticas para dar una dura batalla para colocarse entre los posibles para instalarse en el edificio de la calle Pedro Belli. El último revés fue dado por el Congreso local, cuya oficina de Comunicación le retiró todos los convenios de publicidad, que representaban el 60 por ciento del presupuesto destinado a difusión, por lo que han arreciado los ataques contra la actual presidenta de la Mesa Directiva, la diputada Mariely Manterola, y contra el subsecretario de Gobierno, Pedro Manterola.

En San Rafael, ¿nace un cacicazgo?

Maison Couturier, en San Rafael.

San Rafael ve florecer un naciente cacicazgo en la persona del actual alcalde perredista (aunque su triunfo fue fraguado política y financieramente por Fidel Herrera Beltrán), Héctor Lagunes Reyes, quien se ha apoderado de la alianza PAN-PRD para impulsar a su heredero Luis Daniel Lagunes Marín, único precandidato registrado para luchar por la estafeta de la derecha y la izquierda unidas, luego de proponer con denuedo la legalización de la mariguana siendo dirigente estatal de los jóvenes del PRD.

Hace ya tiempo, luego del paso frustrado de su otro hijo, Héctor, como candidato a la diputación federal, derrotado por Edgar Spinoso Carrera (PRI-PVEM), que el alcalde de San Rafael puso toda la carne al asador para impulsar a Luis Daniel, promoviendo su imagen, respaldándolo ahí en las congregaciones que aportan la mayor cantidad de votos mediante obras y favores, y operando políticamente en los demás partidos para colocar a perredistas supuestamente fugados.

Habitante de Potrero Nuevo, Lagunes Reyes ha evitado a toda costa gobernar a favor de los habitantes de la cabecera municipal, aunque ha tratado de atribuirse obras que se han realizado prácticamente con el apoyo de asociaciones francesas, como ocurrió con el puente construido para comunicar al municipio con la comunidad de Jicaltepec (perteneciente al municipio de Nautla), donde originariamente llegaron los primeros colonos franceses allá por 1840, que fue financiado totalmente por organizaciones ciudadanas del país europeo.

Para la conmemoración de los 30 años del hermanamiento entre San Rafael y Champlitte, el año pasado, el alcalde envió a Francia como sus representantes (con todos los gastos pagads, pese a que no tenían ningún puesto en el ayuntamiento), a sus hijos Héctor y Luis Daniel. Al reunirse con los miembros del consejo de la región de Haute-Saône, donde se ubica Champlitte (una de las principales poblaciones francesas de la que vinieron los colonos de San Rafael), no tuvieron empacho en comentar que su padre era un hombre comprometido con el medio ambiente, lo que demuestra el hecho de haber construido 8 plantas de tratamiento de aguas residuales en el municipio. Nuestros mentirosos embajadores evitaron aclarar que esas obras no habían sido posibles durante el cuatrienio de su padre, sino que 7 fueron construidas durante la administración de Samuel Thomas Viñas y una más en el trienio de Rogelio Capitaine Domínguez. Así de mentirosos.

¿A qué congregaciones se ha destinado el grueso de la obra pública de Héctor Lagunes Reyes, lo que beneficiará electoralmente a su hijo? A Puntilla Aldama, El Pital y Potrero Nuevo. Las demás han visto cómo deja inconclusas obras en otras poblaciones para destinar el presupuesto a las joyas de la corona, como ocurrió con el ejido Galvarino Barria. Paradójicamente, lo único que ha recibido la cabecera municipal en este rubro ha sido para su desgracia: solo pintaron postes y banquetas del color amarillo perredista, hace tres años, y hace un mes arreglaron 80 metros cuadrados de calle, frente a la Torre del Reloj. Ya se la cobrarán los habitantes de la cabecera.

¿Quiénes más irán por la alcaldía que dejará en diciembre tan inteligente operador político? Se habla hasta el momento de un experredista, Pedro ‘Perico’ Morgado, quien se menciona como posible candidato del PRI-PVEM, ya que ahora es difícil que otros se avienten la ocurrencia de pelear esa candidatura. Ni siquiera la inquieta nativa de Potrero Nuevo, Lorena Piñón, que en la elección municipal pasada operó a favor del PRD para derrotar al candidato de su partido, Felipe Romagnoli, se ha apuntado para obtenerla y, en cambio, se dice que anda operando a favor del todavía precandidato de la coalición PAN-PRD, Luis Daniel Lagunes. Así de comprometida es esta muchacha que encabezó, junto con el exdiputado Marco Antonio del Ángel, la revuelta en contra del anterior dirigente estatal del PRI, Felipe Amadeo Flores Espinosa. Cosas de la chapulinada.

Quien le pondrá el cascabel al gato es la que será candidata de Movimiento Regeneración Nacional, Rosa Elena Centeno, originaria de El Pital, una experredista que llegó como Secretaria municipal junto a Héctor Lagunes (quien infructuosamente trató de hacerla a un lado de la planilla ganadora), cargo al que renunció hace unos meses. Seguidora de Andrés Manuel López Obrador desde el PRD, una vez que el tabasqueño fundó Morena se afilió al nuevo partido y ha hecho un trabajo fuerte en comunidades de San Rafael.

Lo que es cierto es que, sin ningún atisbo de vergüenza, el actual alcalde de San Rafael usará todos los recursos de que dispone en el ayuntamiento para asegurarle la carrera política al hijo.

Tlapacoyan, posible triunfo de Morena

En Tlapacoyan, las cosas pintan más claramente para Morena, si los resultados de la elección de 2016 se conservan. Vea usted por qué. Luego de que Habacuc Guzmán Méndez perdió toda posibilidad de ser el candidato a la alcaldía por ese partido por haber incurrido en actos anticipados de campaña, ha entrado al quite Liud Herrera Jiménez, una mujer que en los comicios al Congreso local el año pasado arrasó en este municipio.

Aunque perdió la elección distrital ante la neopanista María Elisa Manterola Sainz, hoy presidenta de la Mesa Directiva del Congreso local, la morenista se impuso en Tlapacoyan por una buena cantidad de votos. Liud obtuvo 5 mil 100 sufragios en este municipio, rebasando a la candidata panista Mariely Manterola (4 mil 438) y a la priista Nora Elizabeth González González, esposa del profesor Ernesto Callejas Briones y quien debió regresar a la Regiduría Primera en el ayuntamiento de Martínez de la Torre, quien obtuvo 3 mil 138. En cuarto lugar quedó Ángel Abel Belli Ramírez, por el PT, un personaje ligado antes al PAN y que en esta ocasión buscó la candidatura por Morena a la alcaldía de Martínez de la Torre.

Ahora, para la elección a la Presidencia Municipal, hay más nombres que andan rondando por el partido que sea. Es el caso de la exalcaldesa Nayeli Jarillo Núñez, impuesta por Fidel Herrera Beltrán y quien se hizo famosa en la región por su inusitada fortuna tras su paso por el Palacio Municipal; ahora quiere de nuevo la chamba y la busca por la vía del Partido del Trabajo (PT), luego de que su partido, el PRI, no la quiso respaldar y anda decidiéndose entre Pedro Arámburo, Salomé Caro Galindo y Verónica Carreón, estas dos últimas un par de cartuchos quemados.

Si las cifras se mantienen, Movimiento Regeneración Nacional tendrá en Tlapacoyan la oportunidad más clara para hacerse de una de las alcaldías en esta región, si bien no se puede descartar algún triunfo en San Rafael y Martínez de la Torre.

Comentarios: belin.alvaro@nullgmail.com | www.alvarobelin.com | Twitter:  AlvaroBelinA | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram |

Historial de columnas