Misantla, Ver.-Antes de morir, la ciudadana oriunda de este municipio, Catarina Orduña, pidió a sus familiares que en su tumba colocarán un monumento al pene de gran tamaño, para que la gente cuando lo viera recordaran su carácter alegre, jovial y con conversación amena y ocurrente.

De esta manera, el sábado 22 de julio en la comunidad de Ignacio Zaragoza, municipio de Misantla, Veracruz, sus familiares acudieron a develar la estatua al pene que pidió Doña Catarina cómo parte de su último deseo.

En vida, Doña Catarina fue conocida en Misantla como una mujer de carácter alegre, dicharachera, que tenía una conversación amena con todos, que gustaba reírse del pene.

Doña Catarina nació un 25 de noviembre del año 1921, hoy tendría 100 años, procreó a 9 hijos, militaba en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y le gustaba decir que era “priísta de corazón”.

El exalcalde de Misantla, Álvaro Mota Limón expresó que el monumento al pene fue uno de los deseos que su abuela pidió a la familia cuando estaba en vida.

La señora explicaba que si en el mundo había monumentos a hombres dedicados a la política, a la abogados, a médicos y a maestros, también debería haber una escultura al pene cómo parte de la picardía veracruzana.

Doña Catarina también pidió a la familia que en el epitafio le escribieran “En vida y muerta siempre me la pelaron”, y que al monumento le llamaran “La venuda”.

Quienes la conocieron en vida, relataron que la señora gustaba tener conversación con los candidatos de PRI, y después cuando ganaban las elecciones como diputados, presidentes municipales y hasta gobernadores, regresaban de nuevo a charlar con ella, esto por su conversación picaresca.

A tres días de la develación del monumento, en el panteón de la comunidad de Ignacio Zaragoza, han arribado decenas de visitantes, que gustan de tomarse la fotografía junto a la tumba de Doña Catarina y el miembro viril que resalta de entre las demás sepulturas.

AVC

Conéctate con Formato7:

TEXTO Y CONTEXTO | Una fuerte advertencia de Cazarín