El fallecimiento de un repartidor de comida en Xalapa causó el enojo entre la población porque tras el accidente que sufrió la noche de este domingo, familiares y amigos reportaron que ningún hospital lo quiso recibir y la falta de atención médica derivó en su fallecimiento.

A través de redes sociales se dio a conocer el fallecimiento de Lenin “Tiburón”, de 17 años de edad, que mientras realizaba la entrega de un pedido fue embestido mientras circulaba en la avenida Rébsamen, a la altura de la entrada de Xalapa 2000.

Al parecer un automóvil lo embistió y como resultado del accidente sus heridas requerían atención médica que no fue otorgada hasta cinco horas después, luego de que diversos hospitales se negaron a recibirlo por no tener traumatólogos disponibles.

Sus amigos señalan que pese a que el accidente fue a las 10:30 de la noche de este sábado, fue hasta las 4:30 de la madrugada de este domingo que fue aceptado en una camilla del Hospital Civil “Doctor Luis F. Nachón”; sin embargo, sufrió un paro cardiaco antes de que los doctores pudieran hacer algo.

“Amistades y conocidos no suelo hacer esto pero es una situación muy delicada x la que está pasando una amistad y un colega laboral la vdd es que sufrió un accidente vehicular y no lo querían atender en ningún lado después de aprox 6 horas pudieron darle acceso al civil pero antes lo anduvieron trasladando en una ambulancia se le agotó el oxígeno, fuimos cmo 8 a 10 repartidores apoyar a los familiares para que lo atendieran, haces como 20 minutos le dio un paro cardíaco si pudieran compartir para apoyar a los familiares x la falta de ética y negligencia médica”, señala el mensaje.

La razón de la tardanza, dieron a conocer en redes sociales, es que ya no hay cupo en los hospitales, por lo cual un grupo de repartidores acudió a acompañar a la familia, pero nada pudieran hacer.

Hoy te fuiste carnal y la verdad luchaste con todo lo que pudiste se y estoy consiente de que no te tocaba amigos hoy…

Posted by Jocsan Ramirez Martinez on Sunday, July 19, 2020

 

El joven de 17 años trabajaba para apoyar a su familia, sus amigos lo recuerdan como amante del fútbol y alguien muy querido.

“Amigos repartidores, sabemos que todos necesitamos rifar para nuestra familia, pero por favor, precaución ante todo. Es una pena que gente trabajadora y esforzada sufra esto, bendiciones y pronto Consuelo”, señala otro mensaje.

AVC

Conéctate con Formato Siete:

HORA LIBRE | Otra tragedia: los crímenes contra niños, niñas y adolescentes