“No fuera la mamá del Chapo [Guzmán], porque entonces sí se paraba”, fue la expresión de la mujer que se parapetó desde muy temprano frente al 63° Batallón de Infantería, en el municipio de Emiliano Zapata,  junto con otras mujeres del grupo de búsqueda de familiares desaparecidos. Con desesperación, vio pasar al Presidente en su camioneta blindada, sin que siquiera bajara el cristal o diera un saludo agitando la mano.

Hubo llanto e ira entre las mujeres que llevan años buscando a sus familiares desaparecidos por el desdén con que las trató un hombre que se montó en la tragedia para solicitar el voto, pero que hoy prácticamente ha decretado la desaparición de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, con un criminal recorte de 75 por ciento a su presupuesto.

Recordaron aquel encuentro, nada furtivo, del presidente López Obrador con la madre del Chapo Guzmán en su visita a Badiraguato, Sinaloa, apenas el 29 de marzo pasado, y cómo le prometió que intercedería ante el gobierno de Donald Trump para que le concediera visa humanitaria para visitar a su hijo en la cárcel.

María Antonieta Muñoz Roa, quien busca a su hijo Guillermo, desaparecido desde el 16 de noviembre de 2011 en Xalapa, muy temprano leyó un pronunciamiento para pedirle al presidente que cumpla con la promesa hecha en su campaña electoral.

“López Obrador, cumple tu promesa de atender a los familiares de personas desaparecidas, cumple tu palabra, que no se repita un sexenio más de impunidad y corrupción”. Y luego señalan: “Tú andabas atrás de nosotros para pedir el voto; ahora te pedimos que cumplas tus promesas, confiamos en ti, y no nos has cumplido nada”.

La falta de solidaridad de López Obrador es legendaria: dejó sin tratamiento a niños con cáncer, a las mujeres trabajadoras las dejó sin estancias infantiles alegando que el programa se había prestado a actos de corrupción; desplegó una campaña mediática para ocultar las justas demandas de las mujeres contra la violencia de género que aún sigue negando (su última proeza fue declarar que el 90 por ciento de las llamadas de auxilio de mujeres por violencia doméstica durante la pandemia eran falsas); ha dejado colgados de la brocha a las familias de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, y ahora ha ordenado la práctica desaparición de una instancia orientada en la atención de víctimas de delitos.

Y este lunes puso al Secretario de la Defensa Nacional a pintar un escenario en que Veracruz parece próximo al paraíso de la paz y la tranquilidad, con bajas enormes en la incidencia delictiva, cuando cotidianamente los veracruzanos nos percatamos de la enorme violencia que latiguea a comunidades y ciudades enteras, Xalapa entre ellas, sin que crímenes reportados por los medios de comunicación aparezcan en la información reportada al Sistema Nacional de Seguridad Pública.

¿Qué beneficios reportan a Veracruz las reiteradas visitas presidenciales? Absolutamente ninguno. La del lunes fue, para colmo, como abrir la llaga de decenas de familias a las que han desaparecido a uno o más integrantes, que ven con desesperación cómo el gobierno federal se ha olvidado de ellos, lo que augura “un sexenio más de impunidad y corrupción”, como afirmaron integrantes de los grupos de búsqueda.

Las benditas redes sociales

Un desliz de Cuitláhuac permitió a AMLO vestir el traje de luces

Ya sabemos que cinco de los seis gobiernos estatales que gobiernan gracias a la alianza encabezada por Morena, naufragan en las peores estadísticas de contagios y fallecimientos por Covid-19. Hace mucho señalamos que la desgracia de los veracruzanos es tener a uno de ellos, con un gobernador que se pliega estrictamente a los mandatos del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La semana pasada, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, tuvo algunos atisbos de rebeldía y prefirió tomar algunas medidas propias que se contradicen con las ordenadas por la Secretaría de Salud federal, porque la pandemia está creciendo sin descanso en la capital del país.

Pero acá, Cuitláhuac García Jiménez ha preferido seguir con la línea, pese a que cuenta con evidencias de que la estrategia no ha rendido buenos frutos y seguiremos por mucho tiempo con el Jesús en la boca, porque el mensaje es que una vez terminada la Jornada Nacional de Sana Distancia todo ha de volver a la normalidad, y si no se han reanudado las clases es porque el gobierno federal así lo ha determinado en estados con semáforo en rojo.

Por ello, el mandatario veracruzano se ha visto más papista que el Papa, y en la conferencia de prensa presidencial, aprovechando la cobertura nacional, ha criticado a los gobernadores del Partido Acción Nacional (PAN) que se reunieron el domingo para dar a conocer el Acuerdo en Defensa de la Libertad, la Democracia y el Federalismo, señalándolos de “golpistas” y “separatistas”.

Frente a los gobernadores que determinaron  no ir acorde a la estrategia nacional, estableciendo su propio plan de salud y reactivación a una nueva convivencia social, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez dijo que no son momentos de crear grupos separatistas.

Al respaldar la estrategia encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, el mandatario veracruzano tuvo su desliz político: «sinceramente, me parece hasta una intención de agruparse como golpista, separatista, el hacer grupos para diferir de una estrategia nacional».

No sabemos si fue inspiración propia o una instrucción presidencial. En todo caso fue el clásico juego de “golpéalos tú y luego yo les doy su sobadita”, porque en su intervención, López Obrador negó que los gobernadores del PAN sean una agrupación golpista; se trata, dijo, corrigió, de un asunto “politiquero”.

“Yo no diría que es un agrupamiento golpista, ni siquiera diría que es un movimiento separatista, porque no están planteando desprenderse de la República Mexicana, es un asunto político y estrictamente, llamando a las cosas por su nombre, diría politiquero».

Y se puso el traje de adalid de la democracia, instado por la torpe declaración de su consentido. Aseguró que todos los mandatarios estatales tienen derecho a manifestarse y se tiene que garantizar el derecho a disentir. «Somos libres, prohibido prohibir, todos tenemos derecho a manifestarnos y se tiene que garantizar el derecho a disentir y no incomodarnos ni tener la piel así muy delgadita como para no resistir hasta insultos».

Tal vez lo que buscaba Cuitláhuac García era hacer lo mismo que quiso hacer con varios alcaldes veracruzanos que se fueron por la libre en materia de prevención de la pandemia. Como los alcaldes, los gobernadores panistas tampoco le harán caso.

Las benditas redes sociales 2

Polvo de gis

La gira presidencial no deja provecho alguno para Veracruz… Para el dirigente estatal priista, Marlon Ramírez, la visita presidencial es un acto de desesperación que busca levantar el «rating» del gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, a quien criticó por haber acusado de separatistas y golpistas a los gobernadores de oposición. «Abre un frente en contra de los gobernadores que defienden la autonomía de sus estados y obvio está provocando un clima de confrontación, que es el terreno natural del presidente». Para el porteño, la gira no deja ningún provecho para Veracruz, dado que no vino a rehabilitar clínicas, entregar mobiliario o equipamiento para los hospitales o a anunciar algún programa de respaldo a médicos y enfermeras. Por lo tanto, la presencia del jefe del Ejecutivo tiene carácter electorero para darle «respiración de boca a boca» a un gobierno que está llevando a Veracruz un escenario lamentable y terrible.

Una carretera para el lucimiento, afectada por las lluvias…. Al sur de la entidad, la rehabilitación con concreto hidráulico de la carretera estatal Las Choapas-Cerro de Nanchital registró un socavón de más de seis metros de largo, tres de ancho y otros más de profundidad debido a las lluvias de los últimos días. A esta carretera de poco más de 50 kilómetros de longitud, fueron destinados alrededor de 40 millones de pesos por parte de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP); comenzaron los trabajos a finales de 2019 y concluyeron este año, pero la empresa Conekta Construcciones y Enlaces, originaria del estado de Puebla, ha dejado en serios predicamentos a la SIOP, que deberá actuar de inmediato para hacer valer las fianzas establecidas en los contratos de obra pública, claro, hasta que concluya la temporada de lluvias. Y tan bonita que se veía.

En Poza Rica le hacen banquito a Elio Hernández, de la SIOP… Mientras en el sur las lluvias hacen quedar mal a la SIOP con una carretera rota antes de inaugurarse, en el norte bloquean calles para protestar contra el titular de esa secretaría por haber desplazado a las constructoras locales de las obras públicas, beneficiando solo a constructoras foráneas. El presidente de la CMIC en Poza Rica, Daniel Caballero Pineda, mostró el malestar de los empresarios constructores y transportistas por no ser tomados en cuenta en las obras estatales. Con un presupuesto anual de 2 mil millones de pesos, Elio Hernández ya ejerció el 80 por ciento de ese recurso en obras, ninguna de las cuales fue asignada a alguna empresa de la región de Poza Rica. Explicó que en la zona norte hay 370 constructoras que representan 14 mil 800 empleos directos al año, mientras que la derrama indirecta por consumo de productos y servicios es incalculable. Para clamar por atención, cerraron el acceso a la carretera al aeropuerto “El Tajín”, en el municipio de Tihuatlán, para exigir la intervención directa del Gobernador.

Frases sin disfraces

“Con el puño cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos”: Indira Gandhi

Comentarios: belin.alvaro@nullgmail.com

También puede interesarte:

HORA LIBRE | AMLO recorrerá 3 estados de Morena y 2 priistas, en alerta roja