La Perla, Ver.-Habitantes de diversas comunidades del municipio de La Perla asentadas en el Parque Nacional Pico de Orizaba, denunciaron que la zona conocida como Boca de Jarro, sigue siendo devastada por taladores clandestinos, esto debido a la nula presencia de fuerzas federales ni estatales, para el resguardo de las áreas naturales protegidas.

Los denunciantes lamentaron que lo que en algún momento llegó a cubrirse hasta en un 60 por ciento de arbolado a los 3 mil 800 metros sobre el nivel del mar, hoy luce sólo con troncos cortados con el apoyo de motosierras, mismas que a lo lejos se logran escuchar.

Puntualizaron que la tala es imparable gracias a la complacencia de las autoridades federales qué siguen sin hacer nada para frenar este grave problema, convirtiéndolo en una zona árida y de difícil captación de agua.

«Los árboles han sido descortezados para bajarlos por troncos o por cuadros de madera».

Detallaron que los taladores ilegales están devastando todo el bosque de árboles de pino, cuya madera ya no es trasladada por zonas sinuosas sino más bien están siendo bajadas a cualquier hora del día, aprovechando la nula presencia de las fuerzas del orden.

AVC

También te puede interesar:

Arrasadas 12 mil hectáreas de bosques en el Parque Nacional Pico de Orizaba