Un grupo de especialistas e investigadores coordinado por la Secretaría de Salud obtuvo la secuencia genética del nuevo coronavirus Covid-19 con el que se infectó el primer caso confirmado en México.

La información obtenida de la secuencia genética del virus será útil para seguir con mayor precisión su dispersión en el país, contribuirá en el desarrollo de antivirales y ayudar a saber qué cambios evolutivos tiene y si esos cambios pueden ser más riesgosos para la población, detalló Carlos Arias Ortiz, investigador del Instituto de Biotecnología de la UNAM.

En conferencia, el académico explicó que investigadores del IMSS, Indre, INER, del Instituto Nacional de Nutrición y Ciencias Médicas así como de la UNAM trabajaron más de tres semanas en este proyecto y ayer se concluyó la secuencia; ahora se sabe que el tipo de Covid-19 que infectó al primer caso confirmado en México tiene similitudes con cepas de Italia y de Brasil.

“Esta cepa mexicana está cercanamente asociada a la cepa de Lombardía y al caso brasileño que venía de esa región de Italia. También es cercana a una cepa de Alemania. (…)Todos estos cambios que se dan son como pequeñas huellas genéticas para ver el avance del virus, en conclusión se parece a estos tres virus”, comentó el especialista.

La secuencia genética permite identificar cómo están acomodados los elementos químicos que integran el genoma del virus. Es como leer las letras que tiene un texto, lo cual sirve para identificar su contenido, los personajes, las acciones y el autor, describió a este diario el académico de la Facultad de Medicina de la UNAM, Mauricio Rodríguez.

Para hacer este trabajo se utilizaron muestras biológicas del hombre de 35 años que había viajado al norte de Italia y que fue diagnosticado positivo en el INER el 27 de febrero pasado.

“Esta secuencia permite ver cómo se van distribuyendo, podemos saber después, por suponer algo, si los virus de Torreón generaron infecciones en Yucatán o si los de Yucatán vienen de otro país como Ecuador (…), permite tener una idea bastante certera de cómo se mueven los virus en el mundo y entender qué está pasando con esta epidemia y aprender si estos virus se adaptan de manera diferente y si hay cambios característicos del virus, por ejemplo si los cambios locales para una población pudieran tener una relación de funcionalidad”, agregó Arias Ortiz.

Base de datos internacional

La secuencia del genoma del virus estudiado se subió a una base de datos internacional donde se han recopilado cerca de 145 diferentes secuencias del Covid-19 aportadas por más de 20 países.

El proceso de secuenciación se hizo en cinco días con tecnología especializada y este periodo es el mismo que han requerido países desarrollados como Estados Unidos o Francia.

“La secuencia nos va a permitir darle seguimiento (al virus) en la población, seguir su dispersión, la tecnología nos va a permitir ver de dónde vienen las nuevas introducciones del virus no relacionadas con casos que ya están aquí, la adaptación del virus a diferentes poblaciones o al medio ambiente y eventualmente cuando haya desarrollo de antivirales, poder dar seguimiento al surgimiento de cepas resistentes a esos antivirales”, reiteró Arias.

La secuencia del virus es también la base para los métodos de diagnóstico de casos positivos, lo que fue posible a partir del 11 de enero pasado, cuando se publicó por primera vez el genoma del Covid-19 que había surgido en China y se liberó para usarlo en los demás países; dicha información también es clave en las estrategias de nuevas vacunas y diseño de nuevos antivirales.

El Heraldo de México

También te puede interesar:

5 casos de coronavirus confirmados en México