No es la primera vez que se informa de los robos dentro de Chedraui de Plaza Ánimas en Xalapa. Las bolseadas son parte de todos los días y, “curiosamente”, las cámaras de seguridad y los vigilantes nunca se dan cuenta de nada, y mucho menos apoyan. Ellos están para cuidar a la tienda, no al cliente.

En este mismo espacio hemos dado cuenta en más de una ocasión de los robos al interior, sin embargo, que también ya estén robando los datos de las tarjetas de crédito, ¡Es el colmo! Porque eso significa que también las cajeras o cajeros están coludidos.

Esta mañana nos hicieron llegar la siguiente denuncia:

“Al acudir a la tienda Chedraui Selecto de la Plaza Ánimas, a las 09:34 horas de este miércoles, una cajera güera de lentes, complexión regular y con lápiz labial color rosa mexicano, realizó el cobro del consumo en la tienda por 649.11 pesos, que pagué con mi tarjeta de nómina”.

“En menos de una hora, se realizaron movimientos a partir de las 09:43 realizaron un retiro de 3,000 pesos, luego, fueron a la Plaza Américas a realizar la compra de una sala en Sanborns y comprar un iPhone de 18,499 pesos. Posteriormente, fueron al cajero de Banco Azteca a retirar 5,525 pesos, y querían seguir robando, pues hasta el saldo checaron en el cajero HSBC”.

“Fue en este último movimiento, que mi banco Santander suspende la tarjeta por sobregiro, y al notificarme de esta situación, llamo inmediatamente a la tienda y en tono burlón, me dicen «no te vamos a devolver nada, hazle como quieras», y no me quisieron pasar al gerente de la tienda”.

“Estaré esta tarde interponiendo mi denuncia ante la Fiscalía y ADVIERTO que los LADRONES están en ese Chedraui. NO COMPREN AHÍ!!!”.

Hasta ahí la denuncia ciudadana. Lamentablemente esa plaza comercial se ha vuelto peligrosa. Dentro del super al parecer hay robos y también se han dado casos de asaltos a cuentahabientes saliendo de los bancos.

Ojalá la autoridad tome cartas en el asunto.

Política Al Día

También te puede interesar:

Asaltan a cuentahabiente en Plaza Américas de Xalapa; le quitan un millón de pesos