El gobernador Cuitláhuac García Jiménez aseguró que no «rescatará» al equipo de los Tiburones Rojos de Veracruz, tras su desafiliación a la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) por deudas atrasadas.

Entrevistado durante el aniversario número 50 de la fundación de la Escuela de Bachilleres «Ricardo Flores Magón», dijo que está dispuesto a prestar el estadio sin costo al empresario que invierta y salve al equipo, y aseguró que ya hay empresarios interesados.

«Económicamente no, (puede) dar el estadio, pero económicamente queremos arreglar las escuelas, pero el estadio está gratis, no vamos a cobrar renta, no es cualquier cosa, con tal de que vengan empresarios».

No obstante, reconoció que el equipo presenta dos riesgos, la inversión que requiere y que aún comprando la franquicia tendría que enfrentarse la posibilidad del descenso, por lo que tendrían que cambiar el nombre.

«Tendría que hacer un súper equipo, qué empresario va a decir ‘le apuesto para que al próximo vuelva a descender’, tiene que hacer un súper equipo, con buenos jugadores».

El mandatario, que fue abordado previamente por un grupo de alumnos que le externaron su preocupación por el futuro del equipo, señaló que el dueño del equipo, Fidel Kuri, «lo sigue peleando», por lo que consideró que se irá a litigio.

AVC/Perla Sandoval

También te puede interesar:

Ex trabajadores embargan club Tiburones Rojos para cobrar deudas