Aunque el atarantado Ricardo Peralta, subsecretario de Gobernación, sostuvo categórico este jueves que la estrategia de seguridad de “abrazos, no balazos” ha funcionado, nosotros tenemos otros datos.

A juzgar por las cifras presentadas por el secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, no solo no se ha disminuido la violencia criminal, sino que se ha multiplicado en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En sus primeros 11 meses, el gobierno federal del presidente morenista ha marcado un récord histórico en el número de asesinatos, con lo que se ha llevado de calle a sus tres predecesores.

La cifra reportada, que no ha de tener contento al prolífico escritor, es de 26 mil 967 asesinatos, una cantidad de homicidios dolosos que rebasa los 21 mil 567 registrados con Enrique Peña Nieto, los 10 mil 427 con Felipe Calderón y los 13 mil 917 con Vicente Fox. En promedio, 2 mil 451 homicidios dolosos al mes, ¡más de 80 cada día!

Número de homicidios dolosos en los primeros 11 meses de los cuatro últimos Presidentes de México.

 

Si Peralta, con bíblica logorrea, anticipa que este país va a ser pacificado sin enconos (“tenemos que cambiar la dinámica para las nuevas generaciones, de que no todo se arregla a golpes, no todo se arregla a balazos”), es algo que seguramente no entienden las bandas criminales que siguen resolviendo a golpes, amenazas y balazos todo aquello que se les interpone.

El problema es que con Calderón se registraba un promedio de 867 homicidios dolosos al mes y con Peña Nieto la cifra llegó escandalosamente a los mil 810 mexicanos asesinados, con el gobierno de los abrazos ha subido a 2 mil 451, y amenaza con convertirse en el primer año más sanguinario de la historia.

Las benditas redes sociales

Libros y abrazos, por un lado; muerte y desolación por el otro

Mientras Andrés Manuel López Obrador sonríe, es feliz y se da tiempo para escribir (o dictar) libros, los criminales se están haciendo con el poder a pie de territorio, doblegando con enorme violencia a los ciudadanos, cobrando derecho de piso que manda a la quiebra hasta el más humilde negocio, despoblando regiones enteras cuya población ha tenido que huir para evitar una muerte segura.

Entrevistado por Expansión, el director del Observatorio Ciudadano, Francisco Rivas, señala que si bien no se puede negar que AMLO recibió un país con una grave crisis de inseguridad, las cifras de homicidio doloso de estos primeros meses ya son responsabilidad de las decisiones y acciones tomadas por el Presidente y su gabinete de seguridad.

Y es duro en el diagnóstico: “Un gobierno debe actuar y el problema es que este gobierno ha actuado mal. No cuentan con estrategia, cuentan con una serie de ingenuidades que ellos consideran estrategia”.

La directora de la organización Causa en Común, María Elena Morera, considera que cuando el Presidente dice que “vamos bien”, pese a las macabras cifras presentadas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública, lo hace por una de estas dos razones: “No sé si le duele tanto que no es capaz de verlo o es inmune al dolor de las víctimas, yo quiero pensar que es lo primero”.

Es posible que López Obrador esté en lo correcto al tratar de romper la inercia de incorporación de los jóvenes a las filas criminales mediante el otorgamiento de becas, o de apoyar a algunos sectores campesinos (ya sabemos que para 2020 habrá un mucho menor apoyo al campo) para evitar que sean cooptados militar o productivamente por las organizaciones delictivas.

Lo que no está haciendo es generar una estrategia paralela que contenga la violencia criminal, y puede decirse –porque es la percepción ciudadana– que tiene mayores consideraciones por los criminales que por los ciudadanos. Esto ya le está costando, aunque a cuentagotas, respaldo ciudadano según las encuestas de opinión.

La pregunta a nivel federal, lo mismo que en el ámbito veracruzano, es si se seguirá combatiendo a los criminales con mensajes y discursos, o tomarán en sus manos pronto su responsabilidad de brindar seguridad a los ciudadanos.

Las benditas redes sociales 2

Octubre, el mes menos violento para Veracruz

Es interesante el raudo análisis hecho por la periodista Flavia Morales, de AVC Noticias, sobre lo que le depararon en octubre a Veracruz las cifras del Sistema Nacional de Seguridad, y que revelan que el mes pasado ha sido el de menor violencia durante el primer año de gobierno de Cuitláhuac García.

Añade que en octubre se registraron 101 homicidios dolosos y siete feminicidios, la cifra más baja en el año. Aunque las cifras que siguen al alza son las de secuestro con 26 casos.

En el acumulado, de diciembre de 2018 a octubre de 2019, es decir, los primeros 11 meses del gobierno morenista, se registran 308 secuestros y 162 feminicidios, lo que ha mantenido a Veracruz encabezando estos delitos a nivel nacional durante el año.

Si se compara con 2018, último año de Miguel Ángel Yunes Linares, sí hay una disminución en los delitos de homicidio y robo, al pasar de 1,409 homicidios dolosos con Yunes, a 1,277 del gobierno de Cuitláhuac.

El gobernador Cuitláhuac García, previó que con la llegada de una nueva titular a la Fiscalía General de Veracruz bajarían las cifras de delitos en el estado, sobre todo en el tema de feminicidios.

En la próxima semana aterrizaremos con más detalles en lo que ocurre en el país y en el estado, con el reporte de octubre del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

AMLO consolida su control del Poder Judicial federal

Dos abogadas integrantes del equipo de Andrés Manuel López Obrador y de Morena se sumaron esta semana a la estructura de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por la vía del Consejo de la Judicatura Federal, lo que avizora un control férreo del Poder Judicial por parte del Presidente de la República.

La oaxaqueña Eva Verónica de Gyvés Zárate, quien formó parte de la terna de candidatos para la Fiscalía General de la República enviada por López Obrador en enero pasado, fue electa junto con Loretta Ortiz Ahlf, nuevas Consejeras del Consejo de la Judicatura Federal, ambas mediante mayoría calificada, pese a que su nombramiento solo requería mayoría absoluta.

Gyvés Zárate es abogada egresada de la UNAM, con especialidades en Derecho penal y en amparo por la Universidad Panamericana; tiene un máster internacional en derecho penal, constitución y derechos por la Universidad Autónoma de Barcelona, la UAM y el Instituto de Estudios Judiciales del Tribunal de Justicia de la Ciudad de México, lugar este último donde desempeñó los cargos de secretaria de Acuerdos, juez por Ministerio de Ley, magistrada y titular de la Primera Sala Penal.

Loretta Ortiz Ahlf es una política y abogada que fue miembro del Movimiento Regeneración Nacional (Morena); fue diputada federal por el PT de 2012 a 2015, y miembro fundador del partido de López Obrador.

En 2018, el entonces presidente electo la designó coordinadora de los foros de pacificación, en que recibió duras críticas por su organización y en los que, según aseguró, participaría el papa Francisco. En diciembre pasado, López Obrador anunció que la presentaría como parte de la terna para ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, junto con Celia Maya García y Juan Luis González Alcántara Carrancá, por lo que renunció a Morena como supuesto signo de imparcialidad.

Frases sin disfraces

“La paz es la única batalla que vale la pena librar”. Albert Camus.

Comentarios: belin.alvaro@nullgmail.com | http://formato7.com/author/abelin/

También le puede interesar:

HORA LIBRE | ¿Y ahora quién podrá defendernos?