Mientras en Londres se dirime el futuro de Karime Macías de Duarte, cuya extradición fue tramitada por la Fiscalía General de la República, a petición de la Fiscalía de Veracruz en tiempos de Yunes Linares y el prófugo exfiscal Jorge N, en Xalapa el trabajo para la fiscal provisional Verónica Hernández Giadáns se convierte en una verdadera montaña de expedientes que solo disminuye por centímetros, al tiempo que llegan nuevos casos.

La “pobre” familia del reo Javier Duarte de Ochoa, uno de cuyos tuits estuvo a punto de hacer llorar a millones de veracruzanos y hacer prosperar la iniciativa de una colecta para mantener a la esposa, recluida en un miserable habitáculo cercano al Palacio de Buckingham, seguramente ha bajado drásticamente sus haberes financieros, tras el pago de una fianza de 150 mil libras esterlinas que, en nuestra devaluada moneda, alcanza la friolera de más de 3.5 millones de pesos. Habría que preguntar si los exduartistas acudieron presurosos a depositar su cooperación para lograr el milagro de ver a la “abundante” caminar libremente por las calles londinenses.

Lo que le viene a la nueva fiscal está premeditado como una verdadera bomba de tiempo. Ya sabemos lo débilmente que Jorge “N” armó todos los expedientes contra los duartistas, al punto de que casi todos los que fueron llevados a prisión ya se encuentran en libertad, y eso mismo suponemos ocurre en el caso del expediente para fundamentar la extradición y enjuiciamiento de la esposa de Javier Duarte.

En su calidad de presidenta del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Veracruz, Karime Macías habría desviado recursos públicos a empresas fachada (que existen en registro ante Hacienda, pero no tienen operación) por más de 100 millones de pesos, delito por el que podría alcanzar una pena de hasta 12 años de prisión en México, aunque había pretendido obtener el reconocimiento de perseguida política.

Esperemos que las pruebas aportadas para poner en firme la acusación tengan la fuerza suficiente para combatir la petición de asilo y hacerla aterrizar en México para ser puesta tras los barrotes en el penal de Pacho Viejo, pero todo hace suponer que lo (mal) hecho por Yunes y su fiscal, acostumbrados a imponer reglas de viejo régimen autoritario y no a manejarse dentro de las leyes, termine finalmente por despojar de culpa a esta mujer que desmanteló todas las instancias de beneficencia y, en cambio, se dedicó a adquisición de bienes suntuarios para uso personal con dinero de los veracruzanos.

También esperemos que, en caso de lograr su extradición, la Fiscalía de Veracruz tenga los arrestos y conocimientos para fortalecer el caso y, efectivamente, llevarla a prisión. Hasta el momento no ha armado más que 10 expedientes contra los corruptos yunistas y, para colmo, solo uno de los acusados está en proceso bajo prisión. Los demás, ni idea de dónde se encuentren y al menos tres ya caminan con su amparo bajo el brazo para evitar ser detenidos.

Las benditas redes sociales

Trabajo duro para la Fiscal: ¿podrá realizarlo con éxito?

Las carpetas que tanto el exfiscal general como el exfiscal anticorrupción, hoy prófugos, dejaron cerrados indebidamente y que están siendo reabiertos por casos de corrupción en el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, suponen un trabajo que ya ha rebasado a la nueva fiscal, que ya ni tiempo de hacer ruedas de prensa le dejan, y bien haría el gobernador Cuitláhuac García Jiménez en no quitarle el tiempo llamándola a las reuniones sobre seguridad y paz.

Más valdría que el mandatario dejara de cubrirla e, incluso, hacerle de su vocero, y en cambio, le permitiera hablar no solo de los casos de corrupción sino de temas aún más candentes como el de homicidios dolosos y, sobre todo, de los feminicidios que tienen a Veracruz en un lugar vergonzoso y a las veracruzanas en la total zozobra; es posible (no lo sabemos a ciencia cierta) que la abogada tenga más apostura para informar de las acciones de la FGE para perseguir los delitos del fuero común en lugar de proferir frases como la de que los reporteros exageran con el tema. Y, por cierto, seguirse cubriendo con la ineficacia de Jorge “N” es como que AMLO le eche la culpa a Felipe Calderón del Culiacanazo.

La cuestión es que la chamba es cada vez más grande y la presión social para ver resultados cada vez más intensa que es necesario no solo apresurar el proceso para nombrar el Fiscal General definitivo sino también aplicar una reestructuración a fondo y una purga del personal ministerial para evitar que aquellos que fueron sembrados por el yunismo o tienen nexos con los criminales (en muchos, ambas condiciones coinciden) sean despedidos o de plano puestos a disposición de un juez.

Apenas esta semana, el titular de la SEV, Zenyazen Escobar interpuso su enésima denuncia por corrupción en la dependencia a su cargo. En esta ocasión en contra de exfuncionarios del Instituto de Espacios Educativos por un probable daño patrimonial de 81 millones de pesos por la adjudicación de 30 contratos vía adjudicación directa de forma irregular. De las 30 obras adjudicadas de forma irregular, 20 obras siguen inconclusas y sólo diez han sido entregadas y terminadas.

Aunque declaró que “esto no es nada político, ni cacería de brujas, o estar poniendo el dedo en la llaga”, el actual director de Espacios Educativos de Veracruz, Ricardo García Jiménez, dijo que al menos 10 de las empresas a las cuales se dieron contratos vía adjudicación directa para la realización de estas 30 obras, están vinculadas al líder panista, José de Jesús Mancha Alarcón.

Esta declaración hizo saltar al culpable del borrón y cuenta nueva de la Cuenta Pública 2017, el diputado Juan Manuel de Unanue Abascal, quien en la anterior Legislatura dominada por el PAN fue presidente de la Comisión de Vigilancia del Congreso local; según el aficionado a los casinos y las apuestas, las denuncias interpuestas por la SEV por presunto daño patrimonial en Espacios Educativos podrían ser políticas, pues la querella es por 80 millones de pesos y lo observado por el Órgano de Fiscalización Superior en el 2017, vinculado a las empresas de José Mancha, corresponde al ejercicio de 11 millones de pesos.

Independientemente de estas declaraciones, que muestran la preocupación por cómo se está evidenciando la corrupción del gobierno estatal panista, encabezado por Miguel Ángel Yunes Linares, y de los diputados blanquiazules que actuaron como cómplices, lo cierto es que los veracruzanos ya piden a gritos que la salida de Jorge “N” realmente sirva para ir cerrando los círculos de impunidad y de injusticia.

Las benditas redes sociales 2

Morena está en guerra consigo misma

Lo que ha ocurrido en los procesos internos de Morena en todo el país es que el virus de las tribus que acabó con el PRD ya ha infectado órganos vitales. Todos los grupos se creen con mejor derecho para moldear los resultados que permitan imponer su sesgo en la composición del consejo que decidirá al próximo dirigente nacional, y desde cada uno de ellos se acusa al de enfrente de querer echar agua a su molino usando su posición en el gobierno municipal, estatal o federal, o desde el escaño en algún órgano legislativo.

En Veracruz se debieron cancelar o postergar ocho asambleas distritales, las que se desarrollaban en Pánuco, Tuxpan, Papantla, Martínez de la Torre, Huatusco, Minatitlán, Córdoba y Cosoleacaque, por violencia o por actos de coacción y obstaculización a la libre manifestación de los participantes; y de ello se acusó al gobernador Cuitláhuac García Jiménez y a dos de sus secretarios, el de Gobierno Eric Cisneros Burgos y de Desarrollo Social Guillermo Fernández Sánchez, de haber intervenido mediante sus operadores.

Lo realmente sospechoso es que en cada una de las asambleas distritales se dio la pugna entre morenistas identificados con el actual gobierno estatal y quienes más bien están identificados con el llamado vicegobernador, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, quien tiene los hilos de los programas sociales y que el próximo año, además, manejará los muy reducidos apoyos al campo, para quitarlos del ámbito estatal con la Sedarpa.

Y parece que la pugna es dura y rompedora. Lo más fue expresado por el diputado local Magdaleno Rosales Torres, afiliado a su causa por el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares (de quien se dice le entregó una millonada por su voto en contra de la decisión de juicio político a Jorge Winckler en la Legislatura) y quien desde antes de tomar el cargo le ha dado duro a Eric Cisneros Burgos, Secretario de Gobierno, de quien podría hacer ya un libro con sus denuncias.

El lunes de esta semana, Rosales Torres acusó que Eric Cisneros ha desviado recursos públicos de Veracruz para comprar negocios, casas y terrenos en el estado de Baja California Norte, en un arrebato ante la prensa hace unos días, a la que encargó investigar la veracidad de su acusación, como si los medios locales tuvieran esa obligación. Vayan a Baja California a investigar, les dijo a los colegas, quienes se quedaron esperando la oferta de viáticos para el viaje y la estancia en tan lejanas tierras.

“Veracruz tuviera más tranquilidad si no tuviéramos a ese señor de secretario de Gobierno, porque él es el que pone el desorden, yo no tengo nada en contra del gobernador Cuitláhuac es un buen hombre, siempre lo he dicho, simplemente que quite al secretario de Gobierno que está haciendo mucho daño a Veracruz, y al gobierno que él encabeza”.

El propio gobernador Cuitláhuac García Jiménez respondió este martes que son “falsas” las acusaciones de que el secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos desvíe recursos de los veracruzanos para la compra de casas, negocios y terrenos en el estado de Baja California Norte.

El gobernador García acudió al Cuartel de Policía San José para hacer la entrega de 40 viviendas a las familias de policías caídos en el cumplimiento de su deber y, al término del evento, en una entrevista atropellada, se le cuestionó por las acusaciones del diputado local de Morena, a lo que respondió “Es falso”.

Lo preocupante es que entre ellos se estén dando hasta con la cubeta. Y digo preocupante no para su destino político y de su partido, sino para la buena marcha de su gobierno y, en consecuencia, para los veracruzanos que requieren un gobierno enfocado en trabajar a su favor.

Frases sin disfraces

“El payaso no soy yo, sino esa sociedad tan monstruosamente cínica e inconscientemente ingenua que interpreta un papel de seria para disfrazar su locura”. Salvador Dalí

Comentarios: belin.alvaro@nullgmail.com  | http://formato7.com/author/abelin/

También le recomiendo leer:

HORA LIBRE | Fiscalía de Veracruz: cambian cabeza, sigue el cuerpo corrompido