Cualquier veracruzano con más de dos dedos de frente estaría preocupado por el daño que provoca el ejercicio del poder público en Veracruz, y rogaría a los dioses del Olimpo para que el próximo gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, no termine igual que sus tres antecesores: delirando frases inconexas y torpes para justificar no se sabe qué, por qué y para qué, como ha ocurrido con Fidel Herrera Beltrán, Javier Duarte de Ochoa y Miguel Ángel Yunes Linares, los tres cortados con la misma tijera.

Con mayor frecuencia, Duarte y Yunes Linares se rasgaron las vestiduras y trataron de barrer empujando debajo de la alfombra los cadáveres de los periodistas ejecutados durante sus mandatos, para evitar ser marcados como gobernadores incapaces de proteger la libertad de expresión. Para ello, hicieron malabares jurídicos, incurrieron en falsedad en sus declaraciones y mancillaron la memoria de los caídos atribuyéndoles vínculos delictivos con sus verdugos.

La idea ha sido que las víctimas no sean identificadas como periodistas y, en el colmo de su desesperación política, que al menos no se consideren sus muertes como derivadas de su ejercicio periodístico, recurriendo a patrañas, como asegurar que su principal actividad era la de taquero, taxista, conseguidor o lo que sea, y que se les ejecutó por crímenes pasionales, deudas contraídas o ser parte del crimen organizado.

Pero Miguel Ángel Yunes Linares llegó este lunes a verdaderos extremos de delirio. Ante la resonancia nacional que ha tenido el asesinato de dos profesoras de educación rural en una comunidad del municipio de Zacualpan, en la Sierra de Huayacocotla, que derivó en una airada protesta de la Sección 32 del SNTE, Yunes Linares no solo ha mandado a publicar notas alusivas a su eterno señuelo, Javier Duarte, sino que ha proferido machincuepas al término de su reunión con el Grupo de Coordinación Veracruz para evitar que se piense que fueron asesinadas por ser maestras. Algo así, porque últimamente poco se le entiende.

Las benditas redes sociales

“Nota: cuando un futuro gobernante dice que recibe el país “en bancarrota” o “en ruinas”, está administrando tiempos y expectativas. Busca preparar a sus partidarios para la inevitable decepción”. Alejandro Hope @ahope71

Maestras, ejecutadas, pero no porque fueran maestras sino…

Según las crónicas periodísticas, Yunes dijo algo así como que las maestras Leticia Reyes y Marisol Alonso habían sido ejecutadas, pero que el crimen no tenía relación con su actividad docente. Repitió su cantaleta de que la incidencia delictiva ha bajado considerablemente en los últimos meses, como si eso tranquilizara a los ejecutados o a sus familiares, e insistió en que si bien se presentan delitos, estos no se identifican como actos dirigidos hacia el magisterio.

Se refirió a los paros de docentes en zonas de guerra. Salió entonces su proverbial estilo represor al señalar que, a pesar de los incidentes en que se ha involucrado a docentes, se mantienen las clases en todos los niveles y que si bien hasta el momento Soledad Atzompa es el único sitio donde ha habido suspensión, ya se hizo un llamado para que estas se reinicien a la brevedad posible.

Más que preocuparse por la seguridad de los maestros, Yunes Linares está más presto (como su secretario de educación) a aplicar sanciones a los maestros que no asisten a dar clases “a pesar de las medidas de seguridad”. Y mire cómo ve el fenómeno de la inseguridad del magisterio: “Puede que un maestro haya sido víctima de un robo, no podemos negar la posibilidad, pero suponer que es una situación contra los docentes, no”. En efecto, para el gobernador experto en seguridad, es posible, solo posible, que a algún maestro le hayan robado, pero de eso a decir que están en una situación preocupante de violencia criminal, pues para nada.

Como si hubiera descubierto Roma, Yunes dijo que el ataque contra las maestras Leticia Reyes y Marisol Alonso fue una ejecución, como si necesitáramos de su testimonio para descubrirlo, y agrega: pero no está relacionada con su actividad magisterial.

¿Eso atenúa el dolor de los familiares, amigos y compañeros de profesión de las asesinadas, desactiva el malestar de los de su gremio, quienes por diversos rumbos del estado están siendo levantados, secuestrados, asesinados, asaltados? Porque no solo han sido uno o dos maestros víctimas de un robo, como Yunes tan irresponsablemente lo observa, sino que son víctimas de delitos de alto impacto, de esos de los que no sabe ni tiene la capacidad para contener.

Y ahí está la carta de exigencia de justicia y seguridad enviada por la Sección 32 del SNTE, donde se afirma que existen casos en los que docentes han sido víctimas de la delincuencia en Minatitlán, Uxpanapa, Coatzacoalcos, Acayucan, Hueyapan de Ocampo, Las Choapas, José Azueta, Zongolica y otros; mismos que Yunes Linares dijo desconocer y que pediría información concreta sobre los hechos. En la carta, también se señala del secuestro de una maestra en Perote hace algunos días, sin que se sepa de su paradero hasta el momento.

En lugar de intentar quitarle la profesión a las asesinadas, debería utilizar sus últimos y aciagos días como gobernador para entregarle buenas cuentas a los veracruzanos, a todos, en materia de seguridad pública. Es una vergüenza de gobierno.

Las manchas de Pepe Mancha y Julen Rementería

Aunque tanto el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) como la Auditoría Superior de la Federación (ASF) le han requerido información de los contratos y obras que le fueron entregados por el gobierno estatal, a través de varias dependencias como la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP), el dirigente estatal del PAN, José de Jesús Mancha Alarcón, sigue con su cantaleta de que las acusaciones de corrupción en su contra son parte de una campaña negra durante el proceso electoral de este año.

Pero el fuego que ya le llega a los aparejos tiene sello de la casa. Tanto él como su benefactor en turno, el hoy senador Julen Rementería del Puerto, quien le otorgó varios contratos siendo titular de la SIOP, violando los principios de legalidad, transparencia e imparcialidad, parece tener como objetivo arrebatarle la dirigencia estatal del PAN, que el góber que se va quiere tener bajo control.

Según el diario digital Gobernantes, el titular del Orfis, Lorenzo Antonio Portilla Vázquez, ha hecho circular un presunto avance del Informe de la Cuenta Pública 2017, donde se revela que la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas, SIOP, en ese entonces a cargo del hoy senador panista Julen Remetería del Puerto, registró 52 observaciones, 16 de tipo financiero y 36 de carácter técnico, por un presunto daño patrimonial de 394 millones de pesos, así como la observación del incumplimiento de un deber legal por parte del extitular de la SIOP. Entre otras irregularidades, se enumeran pagos a empresas fantasma, pagos por obras no concluidas, asignaciones directas a obras que superan el monto legal permitido, y a modo de cereza del pastel, la simulación de licitaciones para beneficiar a las empresas del dirigente-empresario y todavía presidente del CDE del PAN, José de Jesús Mancha Alarcón.

No solo afectan a Julen Rementería los contratos que involucran a presuntas empresas fantasma, que pondrían el sello de la corrupción el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, sino los que otorgó a su compañero de partido, Pepe Mancha, propietario de varias empresas que, en algunos casos, ‘concursaron’ por el mismo proyecto, obteniendo ventajas extraordinarias frente a otras ofertas, cuando no recibiéndolos de manera directa, sin mediar concurso alguno.

Un caso que señala un documento que se ha hecho circular subrepticiamente, observa que en la licitación pública nacional LO-930007995-E86-2017, correspondiente a la obra de pavimentación del camino La Chinantla-Helio García Alfaro-La Horqueta, la empresa Izal Inmobiliaria SA de CV, tiene un común una persona, que aparece como accionista en la empresa Multiservicios El Elemento SA de CV, y ambas participaron en la misma licitación por invitación, cuando se debió restringir la participación de alguna de ambas empresas al existir vínculos, y por lo tanto conflicto de intereses. Entre amigos y cómplices se vale todo, y ello no impidió que se le asignara el contrato por 16 millones 779 mil 391 pesos a Izal Inmobiliaria, propiedad de José Mancha Alarcón, lo mismo que la empresa Multiservicios El Elemento.

Tales datos, se supone que vendrán en el Informe de la Cuenta Pública 2017, que presentará el Orfis el próximo 1 de octubre ante el Congreso del Estado, y es una de las trampas que estarían tendiéndole al dirigente panista que quiere seguir en el cargo.

¿Pepe Mancha, tranquilo?

“Yo estoy tranquilo, fue una campaña sucia. Prestamos un servicio bien, de calidad y eficiente y esas cosas se usaron de manera perversa yo diría en el último día de la campaña, cuando ya no había respuesta posible”, respondió Pepe Mancha a los reporteros. Dice tener la conciencia tranquila, que “tiene el derecho de ganarse la vida” y que los políticos no solo se dedican a la política sino que también son empresarios.

También habló del proceso de elección del dirigente estatal del PAN y dijo que la convocatoria a nivel estatal sale esta semana y ahí se darán a conocer los requisitos para quien aspire, además de él, porque buscará la reelección.

¿Le afectará en sus deseos de mantenerse al frente de la jugosa representación estatal blanquiazul los escándalos derivados de su faceta de empresario beneficiado por aquellos con los que contribuyó a que llegaran a un gobierno que, por fortuna, solo será de dos años? Ya lo veremos.

Comentarios: belin.alvaro@nullgmail.com | www.alvarobelin.com | Twitter:  AlvaroBelinA | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram