El cuerpo sin vida del universitario, Arturo Castagné Thomas fue cremado en la ciudad de Puebla, lugar donde fue asesinado el domingo en la madrugada y este lunes su familia llevó las cenizas al municipio de San Rafael para celebrar una misa en su memoria, en la parroquia de la Asunción.

Castagné Thomas es hijo del empresario y ex director de Promoción y Desarrollo Económico del gobierno de Veracruz, Arturo Castagné Couturier y de la ciudadana, Claudine Thomas Meunier, ambos originarios del municipio de San Rafael, localizado a tres horas y media de la capital del estado.

Apenas el 18 de junio pasado, Castagné Thomas había cumplido 20 años, estudiaba en la Universidad de Monterrey (UDEM) y el sábado 04 de agosto había acudido a una fiesta a la ciudad de Puebla.

El joven se hospedaba en la habitación número 1422 del hotel Camino Real, ubicado en la vía Atlixcayotl en el municipio de San Andrés Cholula, del estado de Puebla.

Según los testigos, alrededor de la 01:30 de la madrugada del domingo, Castagné Thomas salió del hotel, cuando un hombre lo asaltó para robarle el reloj, y al resistirse, le disparó a la altura de la barbilla, lo que acabó con su vida.

En las redes sociales, los amigos, conocidos y familiares han expresado sus condolencias a la familia conformada por Arturo Castagné y Claudine Thomas, originarios de San Rafael y en donde desarrollaron una parte de su vida, porque en los últimos años habían emigrado a Monterrey, Nuevo León, a causa de la inseguridad en Veracruz.

Arturo Castagné es conocido en el sector empresarial y en la vida política de Veracruz, por sus inversiones en la crianza de ganado, en la siembra de cítricos y es propietario de la empresa “Tropicarne”.

De igual forma, en las redes sociales los usuarios han reprobado la violencia e inseguridad que se vive en el país México, y que una vez más arrebató la vida de un joven universitario.

Los datos históricos señalan que en 1833 llegó un grupo numeroso de familias procedentes del país Francia, a la congregación de Jicaltepec, perteneciente al municipio de Nautla.

Posterior en 1874, los franceses fundaron el pueblo de San Rafael, junto con otras familias originarias de la región, y desde entonces se dedicaron a la agricultura, siembra de diversas variedades de plátano y cítricos, así como a la crianza de ganado bovino y producción de leche, quesos y crema.

De ahí se deriva, que el pueblo de San Rafael es una colonia francesa, y esto es visible por los apellidos de algunas familias.

A la congregación de Jicaltepec y al municipio de San Rafael, solo los divide el río Bobos, y ambos lugares son ricos en plantíos de plátano.

Verónica Huerta/Avc