En la primera edición en español de su libro El jazz (Fondo de Cultura Económica. México. 1962), Joachim Berendt afirma: «No he hallado ni una sola definición ni aproximadamente satisfactoria del jazz en ninguna de las respetables obras científicas», y dedica una decena de cuartillas a intentar urdir una definición razonable del género musical. El intento se extendió a lo largo de los años en las diferentes ediciones, cada vez más extensas, de la obra. Para la cuarta edición en español (Fondo de Cultura Económica. México. 1998), había desistido, en lugar del capítulo que originalmente llamó, «La definición del jazz», apareció otro titulado «Ensayo sobre la ‹calidad del jazz›». Al ser tan cambiante, el jazz se vuelve indefinible desde los puntos de vista técnico o científico, sin embargo, en el capítulo de la misma obra dedicado al blues, el crítico alemán propone varias definiciones para esa música, una de ellas -y la que considera más importante- es la ambiental, esa que tiene que ver más con sensaciones y estados anímicos que con preceptos teóricos.

A lo largo de su libro Arte, Consciencia y Vida. Aforismos Cuánticos, Alex Mercado propone varias definiciones ambientales del jazz, el texto número 83 dice:

  • El jazz es la oportunidad de cristalizar en un solo momento todo lo que soy.
  • El jazz es decantar en una sola nota toda mi esencia, mi cultura y mis vivencias.
  • El jazz es un diálogo abierto, sin restricciones, sin formalidades, sin prejuicios.
  • El jazz es expresar a través del lenguaje de la música todo el sentir de mi sociedad actual.
  • El jazz es una síncopa luchando por su independencia para distinguirse entre una miríada de notas.
  • El jazz es la oportunidad de transformar el mundo, aunque sea un instante, contagiándolo de arte, sentimiento y armonía.
  • El jazz es un regalo de la cultura afroamericana para el mundo, herencia universal de valor inestimable que necesita ser escuchada.
  • Es la mejor forma de vivir el presente.
  • El jazz es el virtuosismo de Tatum, la elocuencia de Parker, la originalidad de Monk, la visión de Miles y la serenidad de Coltrane.
  • Es un canto del alma, lamento reiterativo de toda una cultura encerrado en una sola nota.
  • El jazz es la espontaneidad de un niño celebrando su día.
  • Es contemplar mi propia imagen reflejada en un espejo.
  • El jazz es colocar el alma del escucha en un altar, hipnotizarla, embrujarla, enloquecerla para luego soltarla en un precipicio.

Aunque este y varios otros textos sean más extensos que la mayor parte de los que conforman el libro, la independencia de sus líneas hace que cada una pueda leerse como un aforismo: «El jazz es la espontaneidad de un niño celebrando su día». [El jazz] «Es contemplar mi propia imagen reflejada en un espejo».

Hasta aquí llego para dejarlos picados y que acudan a la presentación en Xalapa de Arte, Consciencia y Vida. Aforismos Cuánticos. Se llevará a cabo en el auditorio IMAC (Av. Ruiz Cortines 299) el miércoles 28 de febrero a las 19:00 horas. En la presentación estaremos Rafael Alcalá, Diego Salas y el que en este momento teclea. Estarán presentes también el piano de Alex Mercado y la voz de Jatziri Gallegos. Rosalinda Huerta será la moderadora. Gracias a que el Ayuntamiento de Xalapa cedió el teatro de manera gratuita, la entrada será libre. No hay motivos para faltar, veámonos ahí.

VER TAMBIÉN: El miércoles 28, Alex Mercado presentará su libro de aforismos

CONTACTO EN FACEBOOK        CONTACTO EN G+        CONTACTO EN TWITTER

 

Te puede interesar:
Jazz que sabe a mar o Jazz pasado por agua

PLEGARIA Señor, salva este momento. Nada tiene de pródigo o milagro como no sea una sospecha de inmortalidad, un aliento Read more

La caja de sorpresas | Ana Pau Reyes / III

En esta parte final de la conversación, Ana Pau Reyes habla de un viaje a Suiza que le confirmó que Read more