En esta segunda parte de la conversación, Aldo Rivera habla de sus experiencias en Xalapa.

El manantial en la arena

Me vine a Xalapa y entré a JazzUV. Mi primer maestro de piano fue Luis Rodríguez, estuve con él como tres semestres y como estaba esa modalidad en la que no llevas clases de instrumento seguidas, descansé del piano y en los últimos semestres estuve con Rafa Alcalá. Me hubiera gustado que me diera clases Édgar, pero cuando llegué, él se salió, pero con Luis y con Rafa aprendí bastante.
Cuando llegué, el primer estuve mes en una casa y al mes siguiente me cambié a la que llamábamos Jazz House. Eso, aparte de la escuela, fue lo que también me ayudó mucho a estudiar porque todos los amigos que iban a esa casa eran de mi generación, del 2011. Empecé a conocer a toda esa gente y entre fiestas y todo eso, siempre estábamos tocando y siempre había jam, hace poco dejaron de hacerlos, pero en esa casa siempre había ambiente.
Después me invitaron a un grupo que se llamaba Level One, no duró mucho, pero era un grupo para estudiar be bop y lenguaje, estaban Mario Montes en el sax, Andrés Gándara, guitarrista, David Barrera, bajista y Pablo Valencia, baterista, todos de JazzUV. Yo acababa de llegar y ellos ya tenían tiempo tocando juntos, eso me ayudó mucho, que me invitara gente que ya tocaba, yo no sabía tanto y aprendí mucho con ellos. A partir de ahí, como ya conocía gente, siempre me invitaban a tocar en los huesos que tenían, así fue como comencé a tocar con toda la gente de JazzUV.
Cuando recién llegué, toqué una canción con Arodi [Martínez] en su proyecto de música oaxaqueña, y en varios sencillos de Marcelo Lara, también me invitó Adal Pérez. JazzUV es la plataforma en la que me he desenvuelto, siempre hay cosas en las que toco, como un grupo que hacía Tim [Mayer] con alumnos, también estuve un tiempo en la Big Band.
Una vez estuvo Aaron Goldberg en Chihuahua, fui a sus clases y también tomé clases de ensamble, siento que era mucho para mí en ese entonces y no aproveché como me hubiera gustado, pero si enseñó bastantes cosas de piano, de transcripción, de independencia. En los festivales de aquí tomé clases con Alon Yavnai, Alex Mercado, siempre ha habido mucha información que hasta la fecha no he digerido, es lo que tienen Xalapa y JazzUV, que siempre están facilitando información.

Penthouse Serenade

La Jazz House era una casa grande y nos dejaban hacer ruido (risas), cuidábamos que entraran puros músicos, de preferencia de JazzUV, para que no hubiera problema con los ensayos. Hacíamos conciertos, jams, masterclass y hubo un tiempo en el que iba mucha gente, de hecho, era como el after de varios festivales y de varios conciertos, ahí terminaba toda la banda jazzera (risas). Estaba en Úrsulo Galván, nos fuimos yendo poco a poco y creo que el semestre pasado se acaban de ir todos los demás que quedaban, quién sabe quién rente ahora.
En esa casa, siempre estaban llegando músicos y siempre estábamos tocando y decidimos hacer un grupo grande con los instrumentos de todos los que vivíamos ahí. En la escuela nos daban clases de arreglos y queríamos tener un grupo para tocarlos y que no nada más se quedaran en la escuela. Hicimos ese grupo que se llama Jazz House Collective, es un soneto: trompeta, sax alto, sax tenor, sax barítono, trombón, piano, guitarra, bajo y batería, lo usamos para hacer las tareas, pero también para componer y experimentar con la música. Nos presentamos en el Festival JazzUV del año pasado, actualmente, estamos Héctor Villa -que también es de Chihuahua- en la trompeta, José Luis Escobar en el sax alto, Pepe -el que toca en Los Aguas Aguas [José González]- en el sax tenor, Paco Galán -un trombonista de Banderilla-, Martin Atreyu -de Sonora-, toca el barítono, Naín Solana en la guitarra, Jorge Gamboa en el contrabajo, Alex Lozano en la batería y yo en el piano.
Al principio tratamos de hacer una reducción de la big band y tocar tradicional, después montamos cosas como una canción afroperuana, luego composiciones de jazz moderno, hard bop, pero tratamos de que sea jazz tradicional, que no suene a moderno ni a latino sino a tradicional.
Ese proyecto ya se ha consolidado, acabamos de ganar la beca del Fonca y estamos trabajando bastante con eso, el proyecto que metimos es trabajar con elementos de la música mexicana. Tratamos de hacer como la Jazz Lincoln Center, que cada quién componga y cada quién tenga sus arreglos y montarlos entre todos. Yo tengo como cuatro composiciones y todos los demás también están componiendo.

(CONTINÚA)

PRIMERA PARTE: Fascinating Rhythm
TERCERA PARTE: All The Things…


CONTACTO EN FACEBOOK        CONTACTO EN G+        CONTACTO EN TWITTER

 

 

Te puede interesar:
Jazz que sabe a mar o Jazz pasado por agua

PLEGARIA Señor, salva este momento. Nada tiene de pródigo o milagro como no sea una sospecha de inmortalidad, un aliento Read more

Del lado de acá | Lasse Mørck / II

En esta segunda parte de la conversación, el bajista danés Lasse Mørck habla de sus experiencias en Xalapa y hace Read more