Hasta ahora, las comparecencias de los actuales secretarios de despacho del gobierno del estado han servido casi únicamente para el reparto de culpas sobre las irregularidades que se registran en las dependencias.

Los temas de las empresas fantasma, de los presuntos desvíos de recursos y de las denuncias por actos de corrupción han acaparado los reflectores.

Hasta hoy, prácticamente no hay dependencia cuyo titular que haya salido bien librado de su comparecencia ante el Legislativo; el contralor del Estado, Ricardo García Guzmán, por ejemplo, reveló datos que se desconocían y que presumen más actos de corrupción; dijo, por ejemplo, que la dependencia denunció ante la Fiscalía General del Estado la falsa certificación de obras por más de mil millones de pesos; obras que no existen pero que fueron cobradas.

Sin embargo, los cuestionamientos que recibió el contralor se enfocaron básicamente en que no denunció a tiempo, en su momento, las irregularidades detectadas… y en el mismo sentido irían las críticas al Órgano de Fiscalización Superior del Estado.

Otra dependencia cuya comparecencia se ha caracterizado por convertirse en un reparto de acusaciones y señalamientos es la Secretaría de Salud:

El titular de la Secretaría, Fernando Benítez Obeso, se lanzó con uñas y dientes contra su antecesor, Juan Antonio Nemi Dib. El también ex director del Centro de Especialidades Médicas habló, por ejemplo, de un gasto excesivo en la compra de medicamentos; destacó que la dependencia duplicó la adquisición de fórmulas y que no previó que éstas caducarían; en ese contexto, Benítez Obeso se refirió a la compra de medicinas por más de 830 millones de pesos y subrayó que una parte de éstas perderían vigencia.

De igual manera, el secretario informó a los diputados que integran la Comisión Permanente de Salud y Asistencia de la Legislatura del Estado que su antecesor aumentó la nómina de la dependencia en 64 millones de pesos y que más de 450 personas fueron dadas de alta sólo en las oficinas centrales, lo cual habría generado un déficit en la Secretaría.

Benítez Obeso también habló de un presunto daño patrimonial por más de 2 mil 800 millones de pesos, situación que –dijo– fue informada a la Contraloría General del Estado.

En respuesta, Juan Antonio Nemi Dib respondió a los petardos y calificó al actual secretario de Salud como cómplice de quienes han depredado la dependencia.

De igual manera, el también ex director del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia, DIF, dijo que Benítez Obeso era un profesional de la mentira y se ofreció a comparecer ante los diputados para aclarar dudas sobre su paso por SSA.

En una entrevista difundida en el portal Versiones.com.mx, Nemi Dib enfatizó que su sucesor en el cargo cometió perjurio en ésta y en la anterior comparecencia (la correspondiente a 2015), cuando afirmó que no encontró las denuncias interpuestas por Toño Nemi sobre el tema de las empresas fantasma.

El ex secretario calificó a Fernando Benítez como un funcionario dócil y dijo que no es más que un instrumento del ex director de Administración, Ricardo Sandoval Aguilar (despedido por Nemi en marzo de 2013); de Jesús Villegas, también vinculado al área administrativa; y de la lideresa del sindicato de trabajadores de la Secretaría de Salud, Luisa Ángela Soto, actual diputada local plurinominal por el PRI.

De esa manera, Toño Nemi se refirió a Fernando Benítez no como un funcionario con presencia propia, sino como una marioneta de quienes tenían la responsabilidad del manejo administrativo de la dependencia y de la cabeza de un sindicato que por años ha hecho lo que ha querido en esa secretaría del gobierno estatal.

El tema dará para mucho en los próximos días.

Obras que no se ven

Ayer el alcalde Américo Zúñiga Martínez recorrió los colectores Coatzacoalcos y Amazonas y constató que en efecto hay obras que no se ven, que se entierran, que no lucen, pero que permitirán solucionar problemas que miles de xalapeños sufren desde hace más de 30 años.

Si solo este año, el ayuntamiento invierte más de 150 millones de pesos en obras de infraestructura hidráulica, imagínese cuántas calles pavimentadas se podrían hacer, al menos 100 calles que estarían ahí, a la vista de todos.

Sin embargo, el munícipe y su cabildo decidieron invertir en este tipo de obras, para solucionar problemas y para que familias dejen de sufrir por las inundaciones.

Ayer, en la calle Monte Sinaí de la Colonia Higueras, la señora Dipma Villa lo felicitó y reconoció su trabajo.

Ella, que fue fundadora de la colonia Lealtad Institucional, le contó de los sufrimientos que vivieron por años debido a inundaciones; le dijo que tenía sus respetos por hacer este tipo de obras que van enterradas y que nadie ve.

“A pesar de su juventud, Américo Zúñiga ha levantado a Xalapa haciendo obras que a veces la gente no valora porque no se dan cuenta desde los cimientos, la cantidad de material y de mano de obra y el dinero que queda ahí enterrado y que a veces la gente no logra entender a las personas que nos hacen esos beneficios”.

Dijo que frente a quienes dicen que su gobierno “no ha hecho nada, hay que decirles lo contrario, porque ha hecho mucho, como esta obra de la colonia Higueras que no se ve, pero que nos traerá muchos beneficios”, acotó. @luisromero85

Te puede interesar:
No es lo mismo, pero es peor

Como una desafortunada coincidencia, Xalapa ayer fue el reflejo de lo que está pasando en Veracruz: mientras decenas de policías Read more

Radio pasillo

“¿Será verdad que a Tarek le dicen El Abundante?” Yo La primera vez que escuchamos la nueva versión de “se Read more