Hace unos meses publiqué una reseña de Melissa Aldana, en la introducción comenté que hace unos cinco o seis años me encontré una breve nota y un video de ella en un blog de jazz. No la conocía, busqué más información pero no encontré casi nada, acababa de grabar su primer disco y se estaba dando a conocer. Un año más tarde retomé la búsqueda y encontré más datos y más música. La presenté en mi programa de radio y unos días después supe que vendría al Festival JazzUV, el resto de la historia pueden leerlo en la nota que titulé Un saxofón araucano │ Melissa Aldana, si ahora lo refiero es porque acaba de pasarme algo similar, hace un par de semanas conocí el nuevo disco de Antonio Sánchez, The Meridian Suite, y la semana pasada hice una reseña del baterista mexicano (Ver: Una aventura extraordinaria │ Antonio Sánchez / I). Este fin de semana me enteré que Tootie Heath, quien abriría el Festival JazzUV, tuvo un problema de salud que le impedirá venir por lo que el concierto inaugural correrá a cargo de Antonio Sánchez y su banda Migration.

Antonio Sánchez (Foto tomada de su página web)
Antonio Sánchez (Foto tomada de su página web)

Es de lamentar, por supuesto, tener que prescindir de la presencia de una de las figuras históricas del jazz pero es es altamente celebrable volver a tener en la ciudad al baterista mexicano más famoso del mundo.

Antonio Sánchez estuvo al menos en una edición del extinto Festival Internacional Jazz Fest. Recuerdo uno de esos encuentros tan felices que nos deparan los festivales, en una de esas noches que valen por tantas se presentaron, a trío, Enrique Nery, Rufus Reid y Antonio Sánchez, dos de los jazzistas mexicanos de mayor prestigio y una estrella del jazz norteamericano. Habiendo tantos siglos, tantos mundos y tanto espacio, coincidieron aquí y dejaron en la conciencia de quienes abarrotamos la Sala Grande del Teatro del Estado en aquella ocasión, una impronta dichosa que sigue ahí.

En las emisiones pasadas del Festival se traía a grandes músicos que interactuaban con el resto de los invitados y con los músicos locales, la excepción fue McCoy Tyner que sí vino con su trío formado por Gerald Cannon en el contrabajo y Francisco Mela, entonces director artístico del Festival, en la batería.

CartelOtra complicidad memorable que formó el destino en esta ciudad fue la que establecieron, en el marco del Festival JazzUV, Joe Lovano, Ray Drummond y Jeff «Tain» Watts, un trío que podría estar en cualquiera de los festivales más importantes del mundo.

Para los músicos de aquí resultaba muy interesante tocar con las grandes figuras y para el público, muy grata la posibilidad de ver esas formaciones espontáneas e irrepetibles, características que forman parte de la esencia del jazz.

La de este año será otra experiencia porque, igual que sucedió recientemente en el 1er Encuentro Internacional de Jazz que organizó el Ayuntamiento de Xalapa, podremos ver proyectos completos y por lo tanto, agrupaciones perfectamente conjuntadas por el trabajo de mucho tiempo, lo que posibilita propuestas más sólidas y elaboradas.

Si me pidieran mi opinión, diría que prefiero ambas modalidades como preferiría no tener que elegir entre Tootie y Antonio, uno quiere todo, pero no siempre se puede.

Mañana es el gran día, inicia la primera de cinco jornadas que nos deparan sorpresas, sonrisas, asombros, caricias auditivas, momentos de felicidad.

No se desvelen, no cometan excesos, no anden sin abrigo o sin paraguas, no vaya a ser que se enfermen y se lo pierdan. Nos vemos por ahí.

 

CONTACTO EN FACEBOOK        CONTACTO EN G+        CONTACTO EN TWITTER

 

Te puede interesar:
Ella Fitzgerald, genialidad y azar

El domingo pasado se cumplieron veinticuatro años de ausencia de Ella Fitzgerald, la gran dama del jazz, la reina del Read more

Esta semana, Ataraxia, de Guillermo Véjar, en los Viernes de Cine del Ágora

«La cobardía es asunto de los hombres, no de los amantes; los amores cobardes no llegan a amores ni a Read more