“Vivimos del rumor y de la estridencia de las noticias”: Javier Duarte de Ochoa

Todas las dudas sobre el acto de inauguración de los Juegos Centroamericanos y del Caribe que había se fueron despejando la noche del viernes, en la medida en que con asombro y agrado iba transcurriendo el programa.

Primero, la presentación de la cantante veracruzana Yuridia Valenzuela (Yuri en el mundo de la farándula) con su gran voz entonando el himno nacional, en un tono muy alto que solo ella domina; la escenografía, la iluminación, la presencia en el centro de la cancha del Luis Pirata Fuente, de una iluminada réplica de la pirámide de Los Nichos en cuya cúpula apareció la figura de don Juan Simbrón Méndez, líder moral del Consejo Supremo Totonaca, en compañía de una niña originaria del Totonacapan, más el Consejo de Ancianos traído de Papantla como homenaje a esa cultura que nos llena de orgullo a los veracruzanos, y el ambiente comenzó a tener visos de un gran espectáculo.

Aparecen los jarochos bailando lo nuestro, con los atuendos clásicos y la música del cuatro, la jarana y la guitarra, de cuyas cuerdas sus virtuosos intérpretes arrancan los acordes que musicólogos se han encargado de rescatar e ir conservando para enseñar al mundo lo que en Veracruz se ha hecho.

Es un espectáculo de luz, color, sonido y baile, que estremece, que enchina la piel del más escéptico, que permite olvidar por un momento todos los graves problemas que vivimos de manera cotidiana fuera de este escenario y te transporta al mundo cósmico de la cultura totonaca.

No es la cereza del pastel porque todo el programa tuvo la calidad de un gran espectáculo de corte internacional, pero la ceremonia del ritual de los voladores de Papantla, incluidas en la lista del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) levantaron la ovación. Cuatro caporales tocando su flauta con su tamborcito y cuatro palos de donde descendieron, con la sincronización que lo hacen, los voladores de Papantla, volvieron a enseñar al mundo la riqueza y majestuosidad de sus ritos.

Nuestra delegación deportiva portando guayabera blanca, prenda originaria de la Cuba española que nos apropiamos junto con los yucatecos, dieron el toque típico del veracruzano y todo lo que quienes montaron este evento basado en nuestra cultura, nos permitieron –a los veracruzanos que lo vimos- volver a sentir ese sentimiento de identidad que hemos ido perdiendo por gobiernos anteriores que se han encargado de trastocar o despreciar nuestra cultura, nuestras raíces y nuestros valores.

También hay que destacar la actuación del cantante boricua Ricky Martín, no tanto por él sino por los músicos que le acompañaron, aparte de los suyos, nos referimos a los adolescentes miembros de la banda de música de la Escuela Secundaria General “Manuel R. Gutiérrez”, quienes cerraron este magno festival participando en la interpretación magistral del “Huapango de Moncayo”, del músico y compositor jalisciense José Pablo Moncayo García.

Dice el refrán popular que “honrar honra” y hay que reconocer a quienes se encargaron de esta producción, desde la dirección general, la musical, los escenógrafos, los coreógrafos, que aprovecharon el momento para mostrar al mundo parte de nuestra riqueza cultural, así como al gobierno de Javier Duarte de Ochoa que apoyó e impulsó el proyecto, sin caer en poses hollywoodenses: primero Veracruz y esperemos que así sea siempre.

Alberto Sosa, informa

Durante una ceremonia que deberá ser muy solemne y que tendrá lugar mañana martes a las once horas en el auditorio del Edificio C Ciudad Judicial Xalapa, el magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia en el Estado, Alberto Sosa Hernández, rendirá su cuarto informe de actividades correspondiente al año que va corriendo. Como invitado de honor tendrá al gobernador Javier Duarte de Ochoa.

Aguas ahí viene Peña

Ante la aguda crisis de ingobernabilidad que vive el país, el director editorial del influyente diario REFORMA, René Delgado, opina que el presidente Peña tendrá que actuar de inmediato bajo cuatro directrices:

Uno. El presidente Enrique Peña Nieto podría anunciar la devolución, a su presunto propietario, Juan Armando Hinojosa, de la residencia no oficial que ocupa. El anuncio incluiría la eliminación de ese empresario en el concurso de licitación de obras gubernamentales a lo largo del sexenio.

Dos. Crear, de inmediato, un gabinete de emergencia que incluya en el área social, política y económica a quienes repongan credibilidad en el gobierno. A guisa de ejemplo, es insostenible en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, un funcionario que, en horas, cambia de opinión sobre su propio trabajo y, sin informar a fondo la causa de ello, lejos está de ser un secretario de Estado. Hoy, se requieren secretarios de Estado.

Tres. Instar al Instituto Nacional Electoral y al Cisen a señalar aquellos distritos o municipios donde la elección es un peligro y, en ese sentido, anularla y proceder a tomar acción inmediata para reincorporarlos a la vida institucional. Simular que el territorio nacional es dominio del Estado de derecho abona la posibilidad de repetir lo ocurrido en Iguala.

Cuatro. Ratificar en su puesto -con título de procurador o fiscal general- a Jesús Murillo Karam con la encomienda, sí, de concluir la indagatoria de los cuarenta y tres jóvenes de Ayotzinapa, pero ampliándola a los vínculos de José Luis Abarca (y su esposa) con los políticos que lo postularon, encumbraron y encubrieron, beneficiándose de recursos derivados del crimen.

Noemí Guzmán…¿Firme?

En esto de las candidaturas a las diputaciones federales, muchos políticos y secretarios de despacho se dicen amarrados, presumen cuando pueden y ante quien pueden, que ya la tienen en la bolsa, es más unos hasta en sus arranques gritan a los cuatro vientos que “son órdenes del gobernador que me apoyen, él personalmente me pidió que acepte la candidatura”.

Nada más triste y falso que lo anterior.

Lo que sí es una realidad es que dentro de estos encaja a la perfección la titular de Protección Civil, Zoila Noemí Guzmán Lagunes.

La señora no desaprovecha la oportunidad y amenaza a los alcaldes del Noveno Distrito Electoral Federal, que la deben de apoyar porque esa es una orden directa de Javier Duarte y que de no hacerlo “se atengan a las consecuencias”.

Flaco favor le hace le funcionaria al mandatario estatal.

No conforme con lo anterior la ex alcaldesa se ha encargado, en los últimos días, de denostar el trabajo del senador José Yunes Zorrilla, sus allegados  señalan que  ya se ha vuelto una constante sus críticas al desempeño de representante popular peroteño.

Quienes conviven con ella aseguran que “la señora no se cansa de alardear que no necesita nada de Yunes Zorrilla, que ella tiene la suficiente fuerza política  para arrasar en todo el distrito”. Lo más lamentable de todo ello es que con estas acciones, perjudica a su partido y anticipa una derrota para el tricolor.

Para saciar su ambición política, Guzmán Lagunes, se ha venido apoyando en los hermanos Roldan Arcos, tanto Víctor como Joel, quienes alardean de ser los grandes conocedores de toda esta demarcación electoral,  afirmando con que eso es suficiente para que lleven a la señora a una victoria indiscutible.

No cabe duda que “en tierra de ciegos, el tuerto es rey”.

Aún tiene tiempo el Revolucionario Institucional  para atajar este capricho y elegir al mejor priista, los tiempos indudablemente que no están para ocurrencias e improvisaciones, el gobernador Javier Duarte de Ochoa  va a necesitar muchos triunfos que ofrecer al presidente Enrique Peña Nieto, verdaderos representantes populares que vayan a la capital del país a sumarse en el Congreso a los demás diputados federales priistas.

La cofradía a la que pertenecer Guzmán Lagunes, tiene que ser frenada.

Reflexión

Cuando una reportera de la revista Sin Embargo le pregunta al filósofo, escritor y periodista mexicano Luis Villoro, ¿Eres optimista?, contesta: “Gramsci ha vuelto a tener razón. Debemos apelar al pesimismo de la inteligencia y al optimismo de la voluntad. Las cosas están de la chingada, pero vamos a seguir soñando. Una tía de Jorge Ibargüengoitia dijo más o menos lo mismo con otras palabras: la vida quiso que fuera desgraciada, pero no me dio la gana”. Escríbanos a mrossete@nullyahoo.com.mx| formatosiete@nullgmail.com| www.formato7.com/columnistas

Te puede interesar:
El 18, las convenciones del PRI

El senador Héctor Yunes Landa envió un comunicado a diversos medios de comunicación para aclarar que no tuvo nada qué Read more

2015, un año negro para la economía de Veracruz

No me lo crea. Es posible que, según el área geográfica y los ingresos, las opiniones difieran. Lo que puedo Read more