Al menos cinco personas murieron y cuatro  resultaron heridas en un atentado suicida perpetrado hoy cerca del Al Masyid al Nabaui (la Mezquita del Profeta), la segunda más sagrada del islám y ubicada en la ciudad saudí de Medina, informó la cadena privada de televisión saudí Al Arabiya. Cuatro de los muertos son policías y el restante fue el atacante.

La fuente señaló que el ataque fue dirigido contra siete agentes de seguridad que estaban rompiendo el ayuno preceptivo del mes sagrado de Ramadán.

Por su parte, el diario saudí Okaz informó de que el suicida se inmoló en un aparcamiento de vehículos cerca de la mencionada mezquita de Medina.

Además, el periódico Sabq publicó varias fotografías, que asegura que son del lugar del ataque, que muestran un pequeño incendio y daños materiales en coches aparcados en el lugar.

Por otra parte, otro terrorista suicida acabó con su vida cerca de la mezquita de Al Umran, en el centro de la ciudad oriental de Al Qatif, de mayoría chií, señaló a Efe un testigo del lugar, que precisó que tampoco hay informaciones de que este ataque haya provocado víctimas, aparte del terrorista.

El testigo agregó que los restos del suicida aparecieron dispersos por el lugar, que fue después cercado por las fuerzas de seguridad.

Atentado afecta a ciudad sagrada del Islam, Medina. (Twitter)

La extensa mezquita donde está sepultado el Profeta Mahoma es visitada por millones de musulmanes de todo el mundo cada año durante la peregrinación a La Meca.

Mohammed al-Nimr, un vecino en Qatif, dijo a The Associated Press que un atacante suicida y un coche bomba golpearon el vecindario en la tarde, cuando la mayoría de la gente estaba en su casa rompiendo el ayuno del Ramadán.

Por separado y en la madrugada, un atacante suicida se hizo detonar cerca del consulado de Estados Unidos en la ciudad de Yeda, en el oeste de Arabia Saudí, según el Ministerio de Interior saudí.

El suicida hizo estallar su chaleco explosivo cuando guardas de seguridad se le acercaron cerca del estacionamiento de un hospital. El agresor falleció y dos guardas de seguridad sufrieron lesiones menores, según un comunicado publicado por la agencia noticiosa estatal Saudi Press. Algunos autos aparcados en la zona sufrieron daños.

El atacante llamó la atención de los guardas de seguridad, que se percataron de que actuaba de forma sospechosa en un cruce a la altura de una esquina del fortificado consulado estadounidense de Jiddah, ubicado junto al hospital Dr. Soliman Fakeeh, explicó el vocero del Ministerio del Interior, Mansour al-Turki, según fue citado en el comunicado. Al parecer, la mayoría del personal del puesto diplomático había trasladado sus oficinas a otro lugar.

La embajada de Estados Unidos en Arabia Saudí confirmó que no había fallecidos ni heridos entre el personal consultar y agregó que sigue en contacto con las autoridades locales que investigan el ataque.

Ningún grupo reivindicó de inmediato la autoría del incidente.

Recientemente, Arabia Saudita ha sido blanco de ataques del grupo extremista Estado Islámico que han dejado decenas de muertos. Dicha organización considera que la monarquía y el gobierno saudíes «aliados de la Casa Blanca» son herejes. Este país forma parte de la coalición encabezada por Estados Unidos que combate al Estado Islámico en Iraq y en Siria.

En junio, el Ministerio del Interior reportó que habían ocurrido 26 atentados terroristas en el reino en los últimos dos años. Filiales locales del Estado Islámico han atacado a la minoría chií y a funcionarios de seguridad.

Las explosiones se producen apenas unos días antes de que concluya el mes sagrado del Ramadán, en el que los musulmanes ayunan desde que amanece hasta que anochece.

Dos atentados suicidas se produjeron este mismo lunes en otras dos ciudades del país. En Qatif, una ciudad mayoritariamente chiita, en el este de Arabia Saudita, un kamikaze se hizo explotar frente a una mezquita chiita, sin causar víctimas, informaron a la AFP habitantes.

Con información de AFP y AP.