El coordinador de la bancada panista en el Congreso del Estado, Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, aseguró que los integrantes de la terna propuesta por el Gobernador para ser magistrados de la Sala Anticorrupción del Poder Judicial, no tienen experiencia ni conocimientos para ser nombrados como tal.

Luego de que se diera a conocer que la terna está integrada por la dirigente de la CNOP, Guadalupe Porras; el ex secretario general del Congreso del Estado, Francisco Portilla Bonilla, y el consejero jurídico del Gobierno del Estado, Alberto Tomasini, indicó que no tienen la capacitación necesaria para desempeñarse en este cargo.

“Nunca han tenido contacto con la nueva ley de juicios orales, que es con la que van a trabajar; no sabemos si (Francisco) Portilla ha estado en actividad con ello porque los últimos años ha estado en cargos públicos y no creo que tenga la capacitación para ser este tipo de acciones; no tienen la capacitación adecuada”.

Más aún, precisó que su mérito es ser personajes allegados al gobernador Javier Duarte de Ochoa, por lo que su propuesta es más bien una imposición para lograr que una vez en el cargo hagan lo que les dicte el actual mandatario veracruzano.

“Obviamente son personas allegadas al Gobernador y eso es lo que lo impone, son personas que harán lo que el actual Gobernador diga”.

Guzmán Avilés refrendó que esta terna es muestra del paquete de impunidad que los diputados priistas y el Ejecutivo, buscan aprobar, pues consideró que en las últimas propuestas se ha visto una inusitada rapidez para aprobarlas.

“Quieren homologar algo que todavía no está publicado, es una ley que acaba de salir del Senado; al Gobierno le urge hacer estos nombramientos y lograr que se queden ciertas personas incrustadas en el lugar en que él (Duarte de Ochoa) piensa que lo van a ayudar”.

 

 

 

 

 

Avc