El exmagistrado presidente del extinto Tribunal Electoral del Estado de Veracruz (TEEV), Daniel Ruiz Morales, aseguró que si el próximo Gobernador no alcanza el 50 por ciento de la votación o gana por menos de tres puntos de diferencia de su más cercano contendiente, su triunfo será legal, pero no legítimo.

Entrevistado previo a la entrega de Galardón por los 50 años de servicio de la magistrada Sara Hilda Betrán Ramos, indicó que si bien esto podría generar críticas, esto no sería justificación suficiente para anular la elección.

“Probablemente falte legitimidad, pero no causa de nulidad. No hay que hacerse ‘tantas pelotas’, si el siguiente titular del Ejecutivo, estará dos años en el poder”.

Y abundó que la ley no marca un porcentaje de diferencia entre el primero y segundo lugar para que se declare ganador, sino que prevé que con un voto gana el que vaya adelante en los resultados.

“Eso ya está determinado, independiente de que salga a votar el 10, 20, 50  o el 100 por ciento, lo que importa es el resultado”.

Dijo que, llegado el caso de un empate técnico entre el primer y el segundo lugar en la elección, dará lugar al recuento de votos; sin embargo, no podría echarse abajo la votación del próximo 5 de junio.

Asimismo, señaló que de judicializarse, el proceso electoral terminará por definir al ganador de la Gubernatura en la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Cuestionado sobre las acciones de Gobierno que han sido publicitadas en diversos medios de comunicación del Gobernador del estado, Ruiz Morales consideró que no podrían considerarse “de facto” violaciones a la veda electoral o actos de promoción con fines proselitistas.

“Yo digo que si son obras que realiza el estado y que se inauguran, pues también lo haría con la actitud de no retardar el uso de esa obra, supongamos que es un hospital, pero como estamos en veda, no lo podemos inaugurar”.

Al preguntarle sobre los anuncios de inversiones o inauguraciones de obra que en las últimas semanas ha realizado el gobernador Javier Duarte de Ochoa, el magistrado aseguró que se debe analizar si estos actos constituyen una violación a la ley, pues abundó que si hay obras ya terminadas, su puesta en marcha no puede retrasarse.

No obstante que la ley señala que las acciones de Gobierno se deben evitar durante la llamada “veda electoral” el magistrado consideró que a menos que el Gobernador haya solicitado el voto a favor de un candidato, sus acciones no significan en sí un acto de proselitismo y violación de la ley electoral.

“No es lo mismo que yo les diga, vamos a contribuir esto en este momento, hemos logrado tal o cual recurso; pero una obra que ya está licitada, que ya está programada y ya está concluida; simplemente está anunciado la inauguración”.

 

 

 

 

 

 

Avc