El cese al fuego mediado por Rusia y Turquía en el este de Aleppo se ha roto, según activistas sobre el terreno y el Ministro de Exteriores turco, mientras la evacuación de los civiles planeada para este miércoles también se ha retrasado.

Un activista de Aleppo Media Center (AMC), Salah al-Ashkar, dijo al medio CNN que los fuertes bombardeos se habían reanudado en las zonas controladas por los rebeldes el miércoles, después del anuncio del cese el fuego la noche del martes.

Los activistas afirman que el bombardeo está llevado a cabo por las fuerzas del régimen, mientras que la televisión estatal siria informó de muertes y lesiones causadas por el fuego rebelde.

CNN reporta que no pudo verificar de forma independiente las acusaciones, pero su equipo pudo oír los bombardeos durante las conversaciones con activistas dentro de la zona.

«El acuerdo de alto el fuego que comenzó ayer parece haber sido violado. La artillería está cayendo en los barrios sitiados en Aleppo. Hay heridos en los hospitales de campaña, heridos por los bombardeos», dijo al-Ashkar en un video publicado en redes sociales.

Alrededor de 50.000 civiles siguen atrapados dentro de la zona controlada por los rebeldes, según las estimaciones de la ONU. La evacuación debió haberse llevado a cabo en la madrugada, pero el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (SOHR) dijo en un comunicado que los autobuses que debían trasladar a los civiles no estaban operando.

El alto el fuego fue anunciado la noche del martes, cuando las fuerzas del gobierno estaban a punto de tomar todos los barrios de Aleppo, después de la ofensiva por tierra iniciada el 27 de noviembre, respaldada por los continuos ataques aéreos.

El este de Aleppo había sido ocupado por los rebeldes desde 2012.

Informes de masacres

La ONU dijo que había recibido informes de que 82 civiles habían sido asesinados, en público el lunes, por las fuerzas progubernamentales.

Un portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos dijo que había recibido «informes muy preocupantes» de que los cuerpos yacían en las calles de la ciudad y que los residentes no fueron capaces de recuperarlos debido al intenso bombardeo y por «temor de recibir un disparo».

«En total, desde la tarde de ayer, hemos recibido informes de que las fuerzas progubernamentales mataron al menos a 82 civiles en cuatro barrios diferentes -Bustan al-Qasr, al-Ferdous, al-Kallaseh, y al-Saleheen-«, dijo el portavoz, Rupert Colville, en una conferencia de prensa este martes.

Agregó que 11 mujeres y 13 niños estaban entre los muertos. El gobierno sirio no hizo comentarios sobre las matanzas en los medios estatales.

 

 

Con información de CNN