Poza Rica, Ver.- Al menos un caso de violación sexual se atiende diariamente en el Instituto Municipal de la Mujer (IMM) en Poza Rica y en el 60 por ciento de los casos los agresores son familiares de las víctimas, destacó la titular de la instancia Norma Arango.

Mencionó que diariamente al menos diez mujeres acuden ante el IMM a solicitar el apoyo por ser víctimas de una agresión y de los casos que atienden al menos uno es de violación, sin embargo subrayó que estas cifras no son oficiales, pues la realidad es que muchas mujeres no acuden agredidas sexualmente no presentan denuncia ni acuden a solicitar apoyo por estar amenazadas.

Celebró que en la entidad se retome el análisis para emitir la alerta de género ante el elevado número de casos de feminicidios que se presentan, destacando que es una problemática en todas las regiones de la entidad y no es exclusiva de alguna zona en específico.

Además destacó que es importante que la mujer que aborta no sea criminalizada, destacando que en muchos casos de violación la mujer queda embarazada y recurre a la práctica, pero arriesgándose pues lo realizan en lugares clandestinos.

Sobre la discusión de la iniciativa que reforma el artículo cuarto de la Constitución que protege la vida desde la concepción hasta la muerte natural señaló que “cada mujer tiene derecho a decidir sobre su propio cuerpo, en el caso de una violación pude dejarte una consecuencia que será para toda la vida”, dijo.

Destacó que incluso las cifras sobre aborto en el sector salud no son exactas y nunca son proporcionadas, aunque señaló que se pueden justificar en casos cuando el producto presenta alguna dificultad durante el desarrollo del embarazo, discapacidad o poner en riesgo la vida de la madre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Avc