La presidenta de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), Namiko Matzumoto Benítez, consideró que es necesario que se ponga plazo para que sean las policías -federal, estatal o municipal- las que se hagan cargo de la seguridad en Veracruz.

Y con ello, hacer que los militares vuelvan al cuartel, al ser de los grupos de seguridad con más observaciones por la violación de derechos humanos.

Cuestionada por el análisis a nivel federal sobre la permanencia de los militares en las calles, recordó que ellos no tendrían que asumir tareas de resguardo de la población, pues su formación es para defender el territorio nacional.

Dijo que a los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) los enseñan a luchar contra “enemigos” es por eso que su actuar se aleja del respeto a los garantías individuales.

“Muchas organizaciones internacionales han documentado que a raíz de la intervención de militares en tareas de seguridad públicas se han incrementado violaciones a derechos humanos”.

En ese sentido, dijo, la postura de los defensores de los derechos humanos va en el sentido que los integrantes de la Secretaría de la Defensa Nacional no deberían hacerse cargo de actividades de vigilancia y resguardo a la población.

“Su entrenamiento está encaminado a otras acciones como es la defensa del territorio nacional ante cualquier amenaza extranjera y se les capacita para ver al de frente como el enemigo al que hay que eliminar”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AVC/Noticias