El integrante del Consejo Coordinador Empresarial, Jesús Castañeda Nevarez, reconoció que no sirve de mucho las reuniones de candidatos a la diputación local, pues se usan como terapia o “catarsis social” en donde se quejan, y se retoma muy poco de lo que ahí se dice.

En entrevista en el marco de un desayuno con candidatos del PRI a la diputación de Xalapa, reconoció que prometer no empobrece, lo difícil será que los abanderados partidistas puedan cumplir los compromisos que asuman con el empresariado.

Dijo que mientras persista el sistema de partidos, cuando los candidatos llegan a la curul se les olvida que los eligió el pueblo y se subordinan al titular del poder ejecutivo, ya que a él le deben la postulación.

Insistió que los institutos políticos son franquicias que dejan de lado a los candidatos independientes a los que se les imponen una serie de requisitos “absurdos”.

Actores del voto y no de la voz, por eso este ejercicio es útil pero no es definitivo, es una catarsis social, nos desahogamos pero en la práctica es la misma

Hay que mencionar que durante la reunión una de las quejas más recurrentes que se les demando a los abanderados es dejar de ser sumisos al poder ejecutivo y no sólo obedecer la línea al momento de votar las iniciativas que en ocasiones son lesivas para la población.

En lo que respecta al rumor de la supuesta venta de candidaturas entre panistas y priistas, puso en duda el hecho y afirmó que cuando alguien va a pactar no lo hace público.

“Hoy vemos un ataque de lodo, campañas de porquería y lejos de motivarnos y hacernos sentir como orgullosos de pertenecer a una sociedad, nos hace sentir avergonzados, hay que ser más críticos y no darle tanta fuerza al rumor, hay que ser más exigentes porque la máxima dice que denosta, algo queda, y basta y sobra para que alguien salga a hacer una declaración y a partir de ahí todo se ensucia”, lamentó.

Lamentó que las campañas se limiten a sacar los trapitos sucios del contrincante y afirmó que las campañas de gobernador no levantan, ni levantara, pues no hay propuestas serias ni la opción de revocar el mandato si no cumplen con sus compromisos.

Finalmente, dijo que todos estamos obligados a respetar la ley, pero más el mandatario estatal, po lo que lo exhortó a no interferir en el desarrollo de la campaña, ni echar abajo la elección como se ha mencionado en columnas.

Pidió que los actores políticos se ajusten a la ley, “Que todos transitemos en un estado de derecho que nos de certidumbre y legalidad”.

 

 

 

 

Avc