Habitantes de las comunidades El Tronconal y Chiltoyac interpusieron un amparo ante un juez federal para evitar que la empresa Proactiva de Medio Ambiente continúe la operación del relleno sanitario de Xalapa, a partir de abril del 2018.

En conferencia de prensa la síndica electa, Ivonne Cisneros Luján, la regidora electa, Consuelo Ocampo Cano; la próxima directora del área jurídica del ayuntamiento local, Andrea Doria Ortiz; y los ciudadanos, Silvia Oliva Cortés, Hilario Ortega Heriberto Pérez, y Guillermo Borge, así como la investigadora de la UNAM, Luisa Paré, expresaron su rechazo a que continúe el relleno sanitario en funciones, porque contamina el ambiente.

La habitante de Chiltoyac, Silvia Oliva Cortés, informó que el manantial de la zona está contaminado por el escurrimiento de lixiviados que emanan del relleno sanitario.

«Nos contamina el aire, el río, durante las madrugadas huele demasiado la basura. Las enferma des están al día. En lo personal tengo una afectación en la garganta, quién me dice que no es por esa situación. Estamos en contra de que siga ahí el relleno sanitario» indicó.

Oliva Cortes mencionó que la comunidad más afectada es Chiltoyac porque está localizada a un nivel más bajo que el relleno sanitario y los lixiviados escurren a los manantiales.

«Hemos tenido muchas bajas y sobretodo los olores que llegan en las madrugadas, eso nos afecta. Es la primera vez que hacemos esta denuncia pública y creemos que es el momento de hacerlo, cuando los diputados quieren que siga el relleno por mas años» expuso.

Recordó que en el año 2003 los pobladores de Chiltoyac, El Castillo y El Tronconal se opusieron a la construcción del relleno sanitario cuando el alcalde era Reynaldo Escobar Pérez, sin embargo nada pudieron hacer.

Por su parte la síndica única electa señaló que durante años han documentado los daños al medio ambiente ocasionado por la empresa Pro Activa al no operar de manera correcta el relleno sanitario.

Al hacer uso de la voz la investigadora de la UNAM, Luisa Paré Quellet recordó que en el año 2003 cuando se construyó el relleno sanitario, el Manifiesto de Impacto Ambiental se realizó después, por lo que fue dañado un archipiélago de bosque mesófilo que había en El Tronconal.

Expuso que este nuevo contrato para Pro Activa representa un «incentivo» para generar más basura, porque pareciera que el «negocio es producir más basura cada día».

Verónica Huerta/Avc