Poza Rica, Ver.- Pese a que se ha reforzado la vigilancia y ajustado horarios para el ingreso en el panteón “Santísima Trinidad”, en Poza Rica, se siguen presentando actos de vandalismo y robos en las tumbas, provocando la molestia de quienes visitan a sus difuntos, mientras que otras están en el abandono y se han convertido en un criaderos del mosquito transmisor del dengue.

Hasta el momento personas no identificadas han desmantelado tumbas y se han robado diversas partes que conforman las estructuras de aluminio y metal, generando pérdidas materiales y económicas para quienes pagan el mantenimiento.

En este espacio público aunque se reforzó la vigilancia e incluso se ha solicitado cuidado especial en la periferia de este cementerio, se siguen presentando la profanación de las tumbas, provocando daños que los familiares de los difuntos deben reparar.

Visitantes del cementerio solicitaron la aplicación de medidas al respecto pues aunque cumplen con el pago de cuotas elevadas para el mantenimiento no existe la vigilancia necesaria para regular sobre todo la salida de las personas que se dedican a robar sobre todo las estructuras metálicas.

Por mes, se han presentado hasta 70 casos de robos en los cementerios de Poza Rica en dónde profanadores de tumbas aprovechan la falta de suficiente vigilancia, pues por ser un espacio público hay acceso total.

Se ha pedido a los encargados de los cementerios cuidar el acceso a estos espacios municipales para evitar que se sigan cometiendo estos actos en los que son principalmente estructuras metálicas de protecciones a las tumbas lo que más se han robado, aunque también floreros y tapas de cemento se han llevado.

El regidor comisionado en panteones, Bautista Neira Quevedo ha señalado que es insuficiente el personal con el que se cuenta, aunque cabe señalar se han establecido medidas para tratar de evitar los actos de vandalismo al interior del campo santo.

En años anteriores, se recibieron reportes por el robo de maceteros, estructuras metálicas, instalaciones eléctricas e incluso tumbas que fueron destapadas consignando a tres presuntos responsables.

En un intento por evitar este tipo de problema informó que se rehabilitó la malla periférica del panteón “Santísima Trinidad” y se instruyó al personal a cargo para que no se permita el acceso a personas en los horarios no establecidos.

Además, se ha solicitado el apoyo de los vecinos de colonias aledañas al cementerio para que sobre todo por las noches si llegan a observar que hay personas ajenas ingresando al cementerio reportarlas ante la policía estatal o el personal a cargo.

Otra de las problemáticas que se han venido enfrentando en el cementerio es el abandono en que se mantiene un importante número de tumbas, mismas que han colapsado y acumulación de desechos y agua ha generado puntos de proliferación del mosquito transmisor del dengue.

El Director de la Comisión de Panteones, Juan Sánchez Nájera destacó que han solicitado en lo que va del año más de tres jornadas de fumigación al departamento de vectores de la Jurisdicción Sanitaria III, sin embargo, reconoció, ha resultado insuficiente, pues es muy elevado el número de moscos en el campo santo.

 

 

 

 

 

Misael Olmedo/Avc