CHIHUAHUA, Chihuahua.- La niña que no recibió el riñón que su madre le donó por un aparente extravío del órgano por parte del personal del Hospital General, será sometida “a un programa de hemodialisis crónica, ya que es la única opción optimista para el paciente”, reveló el doctor Gastón Ramírez, director del Centro Estatal de Trasplantes (Cetra).

Explicó que la menor no es candidata a la cirugía de reposición del riñón, ya que según los estudios médicos, se estableció el diagnóstico de que “los vasos sanguíneos de la paciente están dañados, por lo que no es posible realizar el trasplante”.

En cuanto a la ubicación del riñón que fue donado por Irma Escobedo, madre de Perla, de 14 años, el doctor Ramírez aseguró que “el órgano que no fue posible trasplantar, está resguardado en el departamento de patología del Hospital General en Ciudad Juárez«.

Añadió en conferencia de prensa que “a veces hay cierta confusión porque decimos que perdieron el órgano, pero es porque no fue posible trasplantarlo, no porque lo extraviaron”.

Dio a conocer el procedimiento en cada caso de trasplante, el cual indica que al momento de determinar que se realizará uno de este tipo, entra un Comité de Trasplantes y un Comité de Ética en el Hospital General de Ciudad Juárez.

El protocolo establece que si la pieza no es compatible o no es posible de trasplantar, se pone bajo resguardo del Departamento de Patología del hospital tratante, en este caso, el Hospital General de esta frontera. “El médico encargado firma un documento testificando el recibimiento de esta pieza, previo a un estudio histopatológico”.

En el informe hecho por el patólogo testificó que se trata de un órgano sano, testimonio firmado por el comité con valor jurídico, por lo se aseguró que el órgano se encuentra resguardado en este departamento.

Carlos Coria/ Excelsior