La Universidad Veracruzana (UV) reconoció la calidad de sus egresados de los tres niveles educativos –licenciatura, maestría y doctorado– con la cuarta entrega del Premio “Arte, Ciencia, Luz” al mejor trabajo recepcional, en ceremonia celebrada el martes 8 de diciembre en el auditorio del Museo de Antropología de Xalapa (MAX), en donde los estudiantes distinguidos llamaron a defender a las humanidades y a la educación pública.

El evento en el que 12 egresados de excelencia recibieron diplomas y los premios económicos correspondientes al grado, estuvo encabezado por la rectora Sara Ladrón de Guevara y los vicerrectores de las regiones Veracruz-Boca del Río, Poza Rica-Tuxpan, Orizaba-Córdoba y Coatzacoalcos-Minatitlán: Alfonso Gerardo Pérez Morales, José Luis Alanís Méndez, Beatriz Eugenia Rodríguez Villafuerte y Jorge Alberto Andaverde Arredondo; además de Leticia Rodríguez Audirac y Octavio Ochoa Contreras, secretarios Académico y de la Rectoría, respectivamente.

En representación de los premiados, el autor de la tesis “La sindéresis como principio ontológico de racionalidad práctica”, Fabio Morandín Ahuerma, discursó sobre la importancia que tienen las humanidades en la sociedad y se pronunció porque no se socave a la Autonomía de la UV.

Fabio Morandín Ahuerma, ganador en tesis de doctorado.
Fabio Morandín Ahuerma, ganador en tesis de doctorado.

“Los intelectuales siempre han sido los verdaderos autores del rumbo que lleva una nación, pero aquellos gobernantes que no escuchan a sus intelectuales, a veces críticos pero siempre constructivos, están condenados no sólo a su propia ignorancia, sino a ser ignorados por su pueblo y vilipendiados por la historia, ésta sí, perenne”, afirmó Morandín, ganador por su tesis de doctorado. “Es cierto que algunas decisiones parecen más de índole político que financiero y no permitiremos que esto socave nuestra Autonomía institucional”, agregó.

Respecto al premio obtenido, Morandín Ahuerma lo definió como “un incentivo para continuar por la misma senda académica o profesional, cada tesis es el producto de una firme voluntad y perseverancia, nos habla del empeño, la constancia e incluso la renunciación para terminar un trabajo de investigación respetable”.

Al felicitar a los ganadores, Sara Ladrón de Guevara expresó su reconocimiento a los triunfadores y a sus directores de tesis, y celebró que “desde 2012 la Universidad Veracruzana haya instaurado este premio, que le haya dado un nuevo enfoque y un nuevo impulso a la realización del trabajo recepcional, y que coloque en el centro de sus tareas y compromisos el estímulo a los autores que por su originalidad, su calidad o su aportación al campo de estudio merecen ser reconocidos por su propia alma máter”.

Respecto a las ganadoras, expresó: “Nada más 10 de 12 premiados son mujeres, creo que este hecho habla muy bien del espacio académico y social que las mujeres siguen ganando, pero también del espacio que nuestra casa de estudios les ofrece a las mujeres”.

En tanto, Rodríguez Audirac reconoció en los homenajeados cualidades inobjetables para el desarrollo de un trabajo de tesis, tales como disciplina, perseverancia, paciencia, entusiasmo y amor a la profesión.

“Esto servirá para motivar a otros estudiantes, maestros y funcionarios, a realizar nuestra labor con disciplina, perseverancia, paciencia, entusiasmo, pero sobre todo con amor”, expresó la Secretaria Académica.

Describió que de la docena de tesis galardonadas, seis son de licenciatura, cuatro de maestría y dos de doctorado, destacando por mayoría los presentados por mujeres en los tres niveles, dos de ellos de la región Orizaba-Córdoba y dos de Veracruz-Boca del Río.

En total fueron enviados a concurso 114 trabajos, de éstos fueron evaluados 51 por un comité de académicos de las seis áreas académicas.

La rectora Sara Ladrón de Guevara felicitó a los premiados.
La rectora Sara Ladrón de Guevara felicitó a los premiados.

El listado completo de los ganadores fue, en licenciatura: “El método TEACCH en conjunto con métodos de educación musical aplicado al trastorno del espectro autista y otras discapacidades mentales”, de Blanca Alicia Anzueto Ladrón de Guevara y María Gabriela Flores Nachón, de la Licenciatura en Educación Musical; “Taxonomía integrativa de Ceratozamina miqueliana H. Wendl. (zamiaceae) y especies afines”, de Lilí Martínez Domínguez, de la Licenciatura en Biología; “Mujeres indígenas que defienden sus derechos: que la costumbre sea el respeto a la mujer”, de Celeste Morales Martínez, de la Licenciatura en Psicología.

También recibieron el premio Yair Landa Guerrero, de la Licenciatura en Geografía, por “Diagnóstico de los factores que afectan la disponibilidad de agua en la ciudad de Teocelo, Veracruz, México”; María Celia González Déctor, de Licenciatura en Sociología del Sistema de Enseñanza Abierta (SEA), por “Entre basura y realidades sociales: la pepena urbana y la recolección informal de residuos en Orizaba, Veracruz (2012-2014)”; Laura Yesenia Castillo Flores y Zuleima Soledad Villanueva Orozco, de la Licenciatura en Química Farmacéutica Biológica, por “Efecto del bisfenol A en el modelo isquemia-reperfusión crónico en rata Wistar macho”.

Por el nivel de posgrado fueron premiados: Claudia Araceli Dávila Camacho, de la Maestría en Ecología y Pesquería, por “Diagnóstico de las pesquerías del Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano bajo un enfoque ecosistémico”; Marilú Domínguez Pantoja, de la Maestría en Ciencias de la Salud, por “La ausencia de CD38 induce un fenotipo autoinmune en el ratón C57BL/6 CD38-/- de edad avanzada”; Maribel Rivera Martínez, de la Maestría en Gestión de la Calidad, por “Diseño y desarrollo del Sistema de Gestión de la Calidad en la Empresa QUPREX, S.A. de C.V.”, y Elva María Novoa del Toro, de la Maestría en Inteligencia Artificial, por “Estudio sobre la identificación de la enfermedad de Alzheimer usando la forma del Precuneus en imágenes de resonancia magnética”.

En tesis de doctorado fueron premiados: “Comportamiento de los visitantes florales en Pontederia sagittata (Pontederiaceae)”, de Jaqueline Campos Jiménez, del Doctorado en Neuroetología, y “La sindéresis como principio ontológico de racionalidad práctica”, de Fabio Morandín Ahuerma, del Doctorado en Filosofía.