El ecoturismo “es más rentable” porque preserva el entorno natural como las dunas, manglares y humedales, pero si se construyen hoteles, “se destroza” la naturaleza, se generan pérdidas de empleos, y se pone en riesgo el litoral, debido a que las tormentas y corrientes de agua marina entran con mayor fuerza al territorio veracruzano, informó el director del Instituto de Ecología (Inecol), Miguel Rubio Godoy.

Explicó que el mundo lleva 200 años con producción de gas invernadero a partir de la Revolución Industrial en el inicio del siglo XIX, por lo que el planeta “se ha calentado” y a su vez los mares “van a seguir aumentado por expansión térmica, por la cantidad de calor que ya se ha producido”.

Por lo anterior, es importante que la sociedad sea consciente de la función que tienen los humedales, los manglares y las dunas, frente al mar, que son una barrera natural “muy fuerte” cuando la corrientes de agua marina crecen.

Habrá más inundaciones para Veracruz

Mencionó que el mar crecerá y generará inundaciones, como lo ocurrido en el año 2010 cuando el territorio veracruzano fue azotado por el huracán Karl y las tormentas tropicales Frank y Matthew.

“No es una cosa que quizás suceda, es una cosa que va a suceder y en este estado deberíamos de tener una memoria más fresca, porque si nos acordamos en el 2010 se inundó la cuenca del Papaloapan y Tlacotalpan estaba debajo del agua, y eso va a volver a suceder más tarde que temprano”, afirmó.

Explicó que las poblaciones asentadas en la cuenca del Papaloapan, al igual que la mitad del territorio del estado de Tabasco, están localizadas apenas unos cuantos centímetros por encima del nivel mar, motivo por el cual se inundan con mayor facilidad.

“La cuenca del Papalopan y la mitad de Tabasco esta apenas unos centímetros por encima del nivel mar. Es fundamental que se tenga una estrategia de seguridad nacional de la importancia de los humedales y manglares que va a permitir que estos cambios de elevación del nivel sean más graduales es lo que nos mantiene una barrera mucho más fuerte que cualquier barrera construida por el hombre”, afirmó.

Por esta razón, dijo el director del Inecol, es más rentable el ecoturismo en el que se preserva la naturaleza y no se derrumban manglares, se destruyen dunas y humedales para la construcción de hoteles.

“Más vale que lo tengamos en mente como una alternativa viable que es más rentable mantener el entorno que destrozarlo y hacer hoteles porque si destrozamos el capital natural, ya no tenemos pérdida de empleos, sino mucho más, el eco turismo es una de las apuestas interesantes”, afirmó.

En el 2002 México había perdido el 50 por ciento de los humedales

De acuerdo al último censo realizado en el año 2002, dijo el director, en México sólo sobreviven el 50 por ciento de los humedales, porque el resto se perdió a consecuencia de la construcción de casas, y edificios para asentamientos humanos, desarrollos turísticos, y puertos.

Citó que hasta 1994, se tenía el 54 por ciento de cobertura vegetal original del país, y para el 2002 quedaba el 38 por ciento.

“Hemos perdido en pocos años, miles de cientos de metros al mar, los humedales son la primera barrera que protegen contra la corriente, contra las crecientes y tormentas, es súper importante tener la barrera del manglar, porque es una defensa natural”, explicó, Rubio Godoy.

Los humedales y los manglares funcionan como una barrera ante las tormentas y huracanes porque están en comunicación con el mar, esto amortigua el impacto de las olas y son capaces de absorber parte del agua, porque es permeable.

“El humedal, no es una barrera sólida como una pared, si ponemos pared se derrumbaría, el humedal es permeable y va liberando poco a poco y como tiene plantas con raíces bien afirmadas no permite que el agua se las lleve” explicó.

En cuanto a las dunas, explicó el director, también funcionan como una barrera frente a los embates naturales porque se mueven distinto al viento y esto da solidez al litoral.

“Es súper importante tener dunas con plantas para que haya solidez, entre dunas y humedales protegen el litoral contra la erosión y esto es importante en el cambio climático, que no es solamente que hay más calor sino que los eventos cada vez van a ser más extremos, cuando hace frío va a ser más calor, cuando no llueve va a llover mucho menos” dijo.

Finalmente el director del Inecol afirmó que es un hecho que el planeta “Se está calentando y los océanos se están elevando” por eso es necesario que la sociedad conozca que el daño no sólo será para la gente que vive en las costas, sino para los que habitan en las ciudades, toda vez que los mantos freáticos, de donde se obtiene el agua dulce para consumo humano y realizar actividades agrícolas, disminuirán con el crecimiento de los mares.

“Se está calentando el mundo y van a subir los niveles de los océanos eso lo sabemos, y sabemos que tenemos que tener una protección mínima porque el promedio de elevación del nivel del mar está aumentando y es fundamental para la viabilidad no solamente para las costas, sino para las ciudades, porque si sube el nivel del mar, empiezan a decrecer los mantos freáticos de agua dulce que necesitamos para agricultura”, finalizó.

Verónica Huerta/Avc