Ciudad de México.- La pederastia no es privativa del clero, sino también de políticos como los que ha denunciado Lydia Cacho, afirmó el activista y sacerdote Alejandro Solalinde en referencia al candidato a la gubernatura de Veracruz de la alianza PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, y añadió que no es una página olvidada. 
 
En entrevista radiofónica, el sacerdote y defensor de Derechos de los Migrantes, Alejandro Solalinde, dijo hoy que llama la atención el hecho de que sea posible que personas que incurren en el delito de pederastia puedan aspirar a puestos de elección popular y se consideren ejemplares para servir a la sociedad.
 
Solalinde declaró esto refiriéndose al candidato del PAN-PRD al gobierno de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, quien en los últimos días ha sido señalado por tan grave delito por parte de una víctima llamada Edith Encalada, así como por siete familias en la Ciudad de México.
 
“Son políticos viejos, mañosos y reciclados, que en este contexto de corrupción e impunidad, los delitos que han cometido, lejos de ser una mancha o un estigma que les impida ejercer la función pública, tal parece que son recomendaciones”. 
 
El padre Alejandro Solalinde dijo que estos señalamientos de abuso de menores no son una página olvidada, “no se puede olvidar”. 
 
En días recientes, Edith Encalada, víctima de una red de pederastia y pornografía infantil denunció públicamente a Miguel Ángel Yunes Linares de pederasta y cómplice de Jean Succar Kuri. 
 
“El caso de la pederastia no es privativa del clero, sino también de otros actores hasta políticos, como señaló Lydia Cacho”, reconoció el también defensor de los derechos de los migrantes. 
 
Comentó que este delito destruye no sólo a la víctima, “sino a la familia y golpea a la sociedad, que no ha sabido garantizar la inocencia y proceso de maduración de los pequeños”. 
 
“La pederastia no es una debilidad, sino una desviación y un crimen y quien cae en eso está mal de su cabeza”, señaló.