En medio de la polémica que ha desatado la compra de votos en el Congreso Local (cinco millones cada uno) para evitar el juicio político en contra del Fiscal Jorge Winckler Ortíz, Yunes mueve las piezas que conoce a la perfección para regresar al asunto de Javier Duarte, el político más odiado en Veracruz, y filtra que la PGR está solicitando su extradición para someterla a la acción de la justicia. Con esto, la atención se enfoca nuevamente al caso más escandaloso de corrupción que los veracruzanos hemos vivido en toda la historia. Y desde el Reclusorio Norte, donde se encuentra confinado, Javier Duarte, mediante una carta enviada al periodista Ciro Gómez Leyva, la cual filtró el equipo de Yunes a todos los medios nacionales para hacer más grande el escándalo, reiteró que existe una persecución política en contra de su esposa Karime Macías y afirmó que se encuentra bajo el escarnio público, ya que ella, al no haber ejercido un cargo público, nunca desvió recursos. En vivo y a través de la radio, esta mañana, en entrevista con Ciro Gómez Leyva en Grupo Fórmula, el exgobernador de Veracruz afirmó que la carta envida al periodista es para terminar con la persecución contra su esposa. “Es más que una carta dura, es una carta donde expone la verdad, con datos reales, no con locuras, invenciones e hipótesis, donde han salido varias notas, como padre de familia me duele mucho cuando se meten con lo que tiene uno, su familia, por ello me permití enviar”, dijo  Javier Duarte. “Karime está viviendo en Reino Unido como una madre de familia, no puede estar en México por la persecución en su contra. Gastan mensualmente unos 180 mil pesos, es lo que tengo para darles”, dijo Javier Duarte. Y en otro punto de la entrevista, reveló que la Procuraduría General de la República (PGR) lo obligó a aceptar los delitos de que se le acusaba y a aceptar el juicio abreviado y aseguró que le pusieron una pistola en la cabeza.