El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, dijo en la Cámara de Diputados que la reforma educativa “no es la piedrita en el zapato del gobierno federal” y defendió el recorte de 30 mil millones de pesos en el sector.

“Efectivamente ese es el monto y suena a mucho dinero, pero si lo vemos en términos del porcentaje del presupuesto, es menor a cuatro por ciento”, respondió ante las críticas de diputados de PAN, PRD, MC y Morena que consideraron la disminución del gasto educativo como una muestra de que no constituye una prioridad de la actual administración.

A las insistentes preguntas sobre el tema, Nuño pidió a los diputados realizar las sumas correctas y la presentación de los montos que se disminuyen en el presupuesto de 2017 e insistió: “los recortes no se hacen porque uno quiera, sino para enfrentar una situación financiera derivada de situaciones externas que debe enfrentar el país”.

El funcionario sostuvo que está por alcanzarse la meta de ocho por ciento de inversión pública en educación como porcentaje del PIB. Sostuvo que la inversión educativa, a finales de la década de los ochenta del siglo pasado, era de tres por ciento y “hoy la sumada del gobierno federal, de gobiernos estatales y esfuerzos privados llega casi a siete por ciento del PIB. Hay que hacer la suma. El gobierno aporta 4.3 por ciento, los gobierno estatales dos puntos y el resto es privado”.

El coordinador del PRD, Francisco Martínez Neri, sostuvo que es obligación del gobierno allegarse recursos, en este caso para sustentar el gasto educativo y cuestionó que si el recorte es la forma de mejorar la calidad educativa. Ante esa y otras posturas similares, Aurelio Nuño señaló que los recortes tienen como objeto disminuir el déficit, “porque de otra manera estaríamos en un escenario complicado, y eso se enfrenta con responsabilidad e implica que todos debemos contribuir”.

Con información de La Jornada