Organizaciones civiles, ciudadanos y políticos protestaron una vez más contra la Ley de Seguridad Interior frente al Senado de la República, que se mantiene fuertemente resguardado por elementos de la Policía Federal (PF) y de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

El Senado de la República, en donde se discute la Ley de Seguridad Interior que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y una parte del Acción Nacional (PAN) pretenden aprobar, está rodeado este día por agentes de la Policía Federal y de la capitalina.

Este día, ciudadanos marchan en Paseo de la Reforma para concentrarse cerca del Senado en rechazo a la Ley. Contra la opinión de especialistas y organizaciones de todo el mundo, incluyendo las Naciones Unidas (ONU) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), legisladores de ambos partidos pretenden pasar una Ley que da básicamente poderes de policía al Ejército mexicano.

Anoche, los actores Diego Luna y Gael García estuvieron a las puertas del Senado para rechazar la Ley. “La militarización no es la solución. México quiere paz”, dijeron en una pancarta.

Gael y Diego, en el Senado, anoche.

La organización Artículo 19 emprendió una campaña en redes sociales para denunciar que la Ley de Seguridad Interior “es opaca, permite el espionaje, la intervención militar arbitraria y vulnera los Derechos Humanos”.

El ex Canciller mexicano dijo, en un mensaje por redes sociales, que “el Senado debería tomar en cuenta la recomendación del Alto Comisionado de la #ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, de no aprobar el proyecto de #LeyDeSeguridadInterior”.

Ernesto López Portillo, académico y especialista en temas de seguridad, denunció: “Casi 30 años estudiando seguridad pública. He visitado países de 4 continentes. En ningún caso hay seguridad donde no hay control del uso de la fuerza pública. La #LeyDeSeguridadInterior esconde el uso de la fuerza clasificando información en seguridad nacional. Error histórico”.

Pero el Senador panista Roberto Gil Zuarth argumentó hoy mismo que “si no queremos a las Fuerzas Armadas en las calles entonces debemos dejar en claro qué haremos.

Hoy no hay condiciones para prescindir de ellas en la lucha contra el crimen organizado”.

La guerra contra las drogas, lanzada por el entonces Presidente panista Felipe Calderón Hinojosa, sacó al Ejército a las calles en diciembre de 2006 y ha provocado más de 200 mil muertos hasta hoy.

 

Con información de Sin Embargo