México, DF. La pintora Frida Kahlo persiste como fuente inagotable de información e inspiración para los curadores.

Ahora toca turno al aprecio que esta figura icónica tuvo por la belleza y la variedad del mundo natural, como evidencian su hogar de toda la vida, la Casa Azul, y su jardín, en Coyoacán, al igual que el complejo uso de la imaginería del reino vegetal que plantea en su obra artística.

Así, el Jardín Botánico de Nueva York organiza la muestra Frida Kahlo: arte, jardín, vida, la cual, además de exhibir 14 pinturas y dibujos en la galería de arte de la Biblioteca LuEsther T. Mertz, reproduce el entorno de la Casa Azul.

Lea aquí la nota completa.

Merry MacMasters/La Jornada