Pacho Viejo, Coatepec.- El ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, no será llevado a juicio hasta en tanto no se resuelvan los amparos promovidos por él y los coacusados por los delitos de abuso de autoridad y tráfico de influencias.

Tras más de 10 horas de audiencia intermedia, la jueza Estrella Iglesias Gutiérrez, determinó que se deben resolver los recursos promovidos por los involucrados en esta investigación que vincula a Bermúdez Zurita y al jefe de la Unidad Administrativa de la SSP, Alejandro Contreras Uscanga, para el otorgamiento de contratos de adjudicación directa en favor de Roberto Esquivel, apoderado legal de empresas prioridad de la familia del ex funcionario duartista.

Cabe destacar que hasta el momento el es secretario de Seguridad Pública promovió el amparo 1243/2016 y sus coacusados Alejandro Contreras Uscanga y Roberto Esquivel Hernández promovieron en noviembre pasado los amparos 1301/2016 y 1377/2016 y que deberá resolver el juez segundo de distrito en el estado de Veracruz.

Durante el resolutivo de la jueza, admitió las 61 pruebas documentales y testimoniales presentadas por la Fiscalía General del estado (FGE) y desechó ocho de las 10 pruebas presentadas por la defensa del ex funcionario.

Lo anterior por considerar que la defensa falló en establecer la forma en que iban a ser desahogadas las pruebas documentales consistentes en los instrumentos de creación de las empresas ligadas a Bermúdez Zurita y sus familiares.

Además, desechó las entrevistas que de manera unilateral hizo la defensa a familiares del ex Secretario, como su madre María Guadalupe Zurita, sus hermanos Carolina, Jesús Gabriel y Miguel Ángel. Además, a su esposa Sofía Lizbeth Mendoza Hernández y a las apoderadas legales Liliana Cárdenas Ávalos y Patricia Rodríguez.

De tal manera que solo aceptó por parte de la defensa las dos testimoniales de Nora Adriana Sotelo García y del notario público Álvaro Muñoz Arcos, que serán interrogados de manera directa sobre la constitución de algunas de las empresas.

Además, admitió las testimoniales presentadas por la Fiscalía de cuatro servidores públicos integrantes del mencionado comité de Adquisiciones Arrendamientos y Enajenación de Bienes Inmuebles, como Laura Jácome Santamaría, Genaro Aguayo Márquez, Edgar Omar Herrera Melchor y David Sánchez Barradas.

La jueza tampoco dio la razón a la defensa que argumentó que se está juzgando a su cliente dos veces por los mismos delitos, pues dijo que hasta ahora no hay evidencia de que Bermúdez Zurita haya tenido previo a este proceso alguna sentencia por los delitos de abuso de autoridad y tráfico de influencias.

Lo anterior, sustentado en la acusación en su contra por haber otorgado un contrato directo de 2 millones de pesos a la empresa «Guardias empresariales en seguridad privada», de Roberto Esquivel Hernández.

La Fiscalía señaló que con este tipo de contratos el funcionario violó la ley de Responsabilidades de Servidores Públicos y la Ley de Adquisiciones del Estado de Veracruz y causó un perjuicio al servicio público, por lo que lo considero autor intelectual de abuso de autoridad y autoridades material de tráfico de influencias.

Tras la audiencia, el «Capitán Tormenta» fue escoltado no solo por custodios, una decena de policías estatales y hasta familiares que al salir de la sala de juicios orales lo cubrieron en todo momento de los fotógrafos.

Visiblemente delgado, Bermúdez Zurita avanzó rápidamente y agachado por el pasillo que lo condujo hasta su transporte de regreso al Centro de Readpatación Social (Cereso) de Pacho Viejo.

Incluso, los familiares hicieron valla humana para evitar que el ex Secretario fuera fotografiado esposado y siendo trasladado de regreso al Cereso.

Perla Sandoval/Avc