El secretario de Turismo, Harry Grappa Guzmán, se deslindó nuevamente del retraso en la entrega de recursos del programa federal Pueblos Mágicos, pues el dinero lo debe dispersar la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan).

Reiteró que son cinco los pueblos mágicos de la entidad que tienen “una lanita atorada” en esa dependencia, de allí que han estado en pláticas con su titular, Antonio Gómez Pelegrín, para que la libere lo más pronto posible.

No obstante aclaró que habría que pedir una explicación a ese funcionario, toda vez que la Secretaría de Turismo es sólo un gestor para que se les entregue cerca de diez o doce millones de pesos, pero el dinero no pasa por sus manos.

“Están las instancias correspondientes, pero finalmente es una deuda reconocida, no es una deuda oculta y la Sectur gestiona el recurso, pero no lo recibe, no me dan el dinero a Sectur, el dinero se lo dan directamente a los ayuntamientos, la dependencia no toca el recurso y está atorado en Sefiplan”.

Grappa Guzmán afirmó que hay el compromiso de su compañero de gabinete, Antonio Gómez Pelegrín, en el sentido de que en estos días se podrían dispersar estos recursos.

El titular de la Sectur sostuvo que si bien la dependencia debe a proveedores de bienes y servicios, no es la que más debe “debe sin duda, pero está en este reconocimiento que está en el orden de los 57 millones de pesos a un estimado de 90 proveedores”.

Cuestionado en torno a los particulares a los que se les debe entre seis y ocho millones de pesos, aseveró que se trata de promotores artísticos, pero aseguró que no se habría percatado de este tema, pero cuenta con los soportes.

“Yo no estoy diciendo que no se deba, simplemente estoy pidiendo que tengan la paciencia porque estamos en vías de pagar”, dijo.

Hoteles de Veracruz-Boca del Río no han sido afectados por falta de agua

En otro tema reconoció que el conflicto entre SAS y grupo MAS afecta a los prestadores de servicio de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, pero aseguró que eso no afectado a los turistas.

En entrevista, dijo que la diferencia por la operación del sistema de agua no ha generado problemas de abasto de agua en hoteles y restaurantes en la presente temporada vacacional.

“Gracias a Dios no nos afectó, un gran trabajo de las personas involucradas y sin duda los restauranteros hicieron su parte. A lo mejor tuvieron pérdidas, pero no sé  de qué tamaño las cuantifiquen”.

En ese sentido, reiteró que la Sectur no cuantifica los daños, pero si la gran afluencia.

 

 

 

 

 

Avc