La Federación Mexicana de Futbol debería sancionar al dueño de los Tiburones Rojos, por el uso político que da a la franquicia del equipo escualo.

Así lo señaló el diputado local Alejandro Zairick Morante, quien reconoció que el diputado federal se puede llevar la franquicia pero no el nombre del equipo Tiburones Rojos, “le deben hacer un llamado de atención”.

Recordó que el estado le entregó en comodato la marca, el estadio y algunos otros inmuebles, pero la franquicia es de él, ya que subió un equipo a la primera división, por lo que ésta es du su propiedad.

“Desde luego que entra la federación Mexicana de Futbol, pero aquí el tema es que está usando al equipo y la marca, jugando con un tema electoral, esto sí debería sancionarlo la federación”.

Explicó que el dueño del equipo escualo no debe manipular a los aficionados bajo el argumento que si gana el PAN se llevaría el equipo a Tijuana, “podrían llamarle charales de Tijuana, pero el tema es que lo está usando con tintes electorales”.

Insistió que la franquicia es parte del patrimonio familiar del también diputado local, pues se ganó el derecho cuando subió un equipo a la primera A, y reconoció que el Estado sigue financiando a algunos equipos profesionales en la entidad.

Recordó que hay varios litigios respecto a finiquitos a ex trabajadores pendientes de liquidar y es un tema que se deberá resolver a la brevedad.

 

 

 

 

Isabel Ortega