En una entrada en de blog, el CEO de Kaspersky, Eugene Kaspersky, dijo que «muchos usuarios no tienen los 50 dólares para gastar en protección premium, por lo que instalan software gratuito (que tienen más agujeros que el queso suizo para que pasen los malware)».

La versión gratuita se basa en el producto pagado de Kaspersky, pero es «más ligero en los recursos del sistema» y carece de funciones como el control parental, la protección de pagos en línea y una conexión VPN segura. Incluye «todo lo esencial», incluyendo la protección para archivos, correo electrónico, mensajes instantáneos y web. El software explorará el tráfico web entrante, mensajes entrantes y salientes de mensajería instantánea, correos electrónicos y todos los archivos que abras, guardes o ejecutes.

«Este arsenal garantiza navegación web cómoda y segura, trabajando con memorias USB y otros medios de almacenamiento portátiles, y protección contra el phishing y los archivos infectados que se están ejecutando», escribió Kaspersky. «En resumen, los fundamentos indispensables de los que nadie en el planeta debe prescindir».

El año pasado, la compañía puso a prueba su versión gratuita en la región Rusia-Ucrania-Bielorrusia, China y los países nórdicos (Dinamarca, Noruega, Suecia y Finlandia). Los usuarios ahí lo instalaron «varios millones de veces», escribió Kaspersky. «Nuestro objetivo es aumentar el nivel general de protección en internet».

El lanzamiento global comenzó ayer y durará alrededor de cuatro meses. El software llegará primero a los Estados Unidos, Canadá y «muchos» países de Asia y el Pacífico. En septiembre, llegará a India, Hong Kong, Oriente Medio, África, Turquía y América Latina antes de su lanzamiento en Europa, Japón y Corea del Sur en octubre y en Vietnam y Tailandia en noviembre.

Kaspersky se encontró en líos a principios de este mes después de las sospechas de los medios de comunicación y el gobierno de EE.UU. sobre su vínculo con el gobierno ruso. La empresa basada en Moscú dijo que sus ejecutivos «no tienen vínculos inapropiados con ningún gobierno» después de que Bloomberg informó que el vendedor de seguridad «ha mantenido una relación de trabajo mucho más estrecha con la principal agencia de inteligencia de Rusia, el FSB, de lo que ha admitido públicamente».

Al mismo tiempo, la administración de Trump retiró a Kaspersky de dos listas de proveedores aprobados a los cuales las agencias gubernamentales les pueden comprar equipo tecnológico. Según los informes, el movimiento fue impulsado por «preocupaciones de que sus productos podrían ser utilizados por el Kremlin para entrar en las redes estadounidenses», reportó Reuters.

Con información de PC