Los veracruzanos quisiéramos que los delincuentes que nos saquearon en la pasada administración, causantes del destrozo que vivimos en todos los sentidos, estuvieran en la cárcel y ya hubieran regresado a las arcas del erario lo robado, pero no, no es tan fácil, en este país da la impresión de que las leyes privilegian a los delincuentes.

Apenas se informó que la Fiscalía de Veracruz solicitará a la Comisión Instructora de la Cámara de Diputados el desafuero del diputado federal priista Antonio Tarek Abdalá Saad, uno de los extesoreros de la administración de Javier Duarte, involucrado en el caso de las empresas ‘fantasma’.

Así lo han confirmado las autoridades al señalar que el juicio de procedencia que la Fiscalía estatal solicitará contra el diputado priista será por el presunto desvío de recursos del Seguro Popular y la presunta compra de medicamentos clonados.

En noviembre pasado, el diputado federal reconoció que más de 300  millones de pesos de un subsidio federal de salud se canalizaron para otras “prioridades” de la administración estatal, pero sostuvo que  solo cumplía con una política de gasto establecida por el gobierno veracruzano.

Por esa razón, la Contraloría de Veracruz sancionó a Antonio Tarek Abdalá Saad, con una inhabilitación durante 10 años del servicio público, o sea nada.

La información sobre la solicitud de desafuero que la Fiscalía de Veracruz solicitará en contra de Antonio Tarek Abdalá Saad se da a conocer tres días después de que el exdirector del Régimen Estatal de Seguridad Social (REPS) de Veracruz, Leonel Bustos Solís, fuera puesto en prisión preventiva acusado de desviar 2 mil 300 millones de pesos que estaban destinados para el Seguro Popular y el Programa Oportunidades.