Xalapa, Ver.- Los congresos locales y los gobiernos de los tres niveles son sordo y omisos al no generar políticas públicas que garanticen oportunidades de empleo y desarrollo a los jóvenes, y frenar el fenómeno de migración.
El integrante del Instituto de Investigaciones Histórico Sociales de la Universidad Veracruzana (UV), Leopoldo Alafita Méndez aseguró nadie ha evaluado el verdadero impacto que tendrá la repatriación de migrantes mexicanos.

En entrevistas afirmó que todas las medidas o acciones para resguardar el regreso de veracruzanos y mexicanos al país, son bienvenidas.

Lo primero que se tiene que hacer es garantizar que una vez que los connacionales lleguen a México no les quiten su dinero, “cuando llegan a la frontera tratan de rebajarles el dinero que traen. Si eso se llegará evitar, se les estaría dando la bienvenida”.

Al referirse a la importancia de las remesas dijo que la llegada de dólares oxigena la economía nacional, estatal y regional, ante las malas administraciones de los gobiernos de los tres niveles.

Recordó que las remesas representa el primer ingreso de nuestro país, por arriba del turismo y que la venta del petróleo.

“Lo que en realidad sucede es que ni los gobiernos, pero me parece que también ni los ciudadanos, ni los organismos no gubernamentales hemos hecho una valoración de todos lo que significa el mercado laboral para los mexicanos y la importancia de ese mercado laboral para nuestra propia economía”.

Aseguró que tanto los gobiernos como lo ciudadanos estamos en deuda con los migrantes “y esa deuda incluye que no hemos sido capaz de tener políticas expresas, concretas y precisas para defenderlos, que cuando no encuentran trabajo, ni oportunidad, sólo tiene la perspectiva de irse”.

Aseguró que las políticas de Donald Trump, presidente de Estados Unidos forma parte de la coyuntura, y deben obligar a implementar medidas para dar oportunidad a la población joven de México.

“Ojalá que los gobernantes de todos los planos y todos los niveles asomaran un rostro de vergüenza por lo que sucede y establecieran políticas de empleo para los jóvenes, ese es el problema”.

Confirmó que al no haber empleo o posibilidad de desarrollo de los jóvenes solo es la migración o el crimen organizado.

“No sólo es el gobierno, son los representantes de la población que son sordos al establecimiento de políticas expresas. Los diputados no están haciendo nada para tener un ordenamiento que pueda estar encaminado a ese tipo de asuntos y eso es una omisión del tamaño del mundo”.

 

 

 

 

 

Isabel Ortega/AVC