Informes indican que la pantalla del nuevo iPhone X puede dejar de responder a bajas temperaturas, por lo que Apple dice estár preparando una solución de software. 

“Estamos al tanto de casos en que la pantalla del iPhone X deja de responder temporalmente al tacto después de un cambio rápido a un entorno frío. Después de varios segundos, la pantalla vuelve a ser totalmente receptiva”, dijo la marca de la manzana en un comunicado, afirmando que este tema “se abordará en una próxima actualización de software”.

Apple espera que el problema no esté generalizado, especialmente porque está empezando a hacer frío en gran parte de Estados Unidos.

Este no es el único problema reportado del nuevo iPhone X, pues algunos propietarios publicaron, en redes sociales, fotos e informaron de una línea verde brillante que se extiende por el borde de la pantalla OLED del teléfono. 

Con información de USA Today