En una entrevista para el programa de televisión de El Financiero­ Bloomberg TV este martes, el periodista Víctor Hugo Arteaga revela que existen, en cuentas de Banorte y Bancomer, 2 mil 300 millones del Régimen Estatal de Protección Social en Salud (REPSS) o Seguro Popular desviados por instrucciones de Tarek Abdalá cuando era tesorero del Estado.

El comunicador da cuenta de la declaración ministerial del ex secretario de Finanzas, Mauricio Audirac Murillo, quien afirma que él le mandó preguntar a Tarek por qué había solicitado ese dinero, dónde estarían los instrumentos financieros por bursatilizar, qué rendimientos iban a dejar y cuándo serían devueltos al Seguro Popular.

Las investigaciones del reportero también revelan la falsificación del número 336 de la Gaceta Oficial del Estado, de fecha viernes 22 de agosto de 2014, para validar el nombramiento de un jefe de recursos financieros en el Seguro Popular, a fin de que pudiera firmar y los recursos fueran extraídos.

Un personaje fundamental en este asunto es Jorge Alberto Shadid Mansur, director administrativo del Seguro desde la segunda mitad de 2014, quien presuntamente fue nombrado directamente por el gobernador Javier Duarte, lo mismo que la cajera, sin que el director Leonel Bustos Solís pudiera hacer algo.

Sin proporcionar su nombre, Arteaga menciona que la esposa de Shadid Mansur era también la encargada del programa de las quimioterapias en el Cecan, Centro Estatal de Cancerología.

Por otro lado, refiere que Tarek Abdalá es ciudadano norteamericano y dueño de muchas empresas en San Diego, California, relacionadas con la comunicación, pero especialmente con la construcción.

El periodista dijo que la próxima semana se realizará una audiencia ante el juez que conoce del asunto de este desvío y adonde han comparecido Mauricio Audirac, Leonel Bustos y Antonio Gómez Pelegrín, aunque en realidad tal audiencia es este jueves a las 11 de la mañana.

Los 2 mil 300 millones de pesos aparentemente se encuentran paralizados en esos bancos, en cuentas encriptadas del gobierno.

 

Con información de El Financiero