Las inundaciones en los municipios del sur como Santiago Tuxtla, San Andrés Tuxtla, Minatitlán y Coatzacoalcos entre otros son originadas a causa de la tala inmoderada en las sierras, porque las lluvias caen en las montañas que al estar vacías de árboles el agua baja y arrastra todos los sedimentos que encuentra a su paso, y todo eso va a dar a los ríos, afirmó el investigador del Instituto de Ecología (Inecol), Orlik Gómez García.

Refirió que  aun cuando la zona de los Tuxtlas sus tierras son dedicadas a las producción de ganado y hay deforestación, el problema de las inundaciones no nace ahí, sino que viene de más arriba, de las montañas, de las sierras, en donde ya no hay árboles.

«Es una zona 100 por ciento ganadera pero el problema no viene ahí el problema viene de arriba, porque la lluvia se deposita en las montañas y las montañas son las que arrastran y forman esos grandes ríos y van sumándose en muchos ríos y al final desembocan allá, sin que nada los detenga”, indicó.

El desbordamiento de los ríos son originados por todo lo que arrastran las lluvias que bajan de la sierra, porque al no haber árboles, nada detiene tal cantidad de agua que derraman las nubes.

“Y no es el agua en si, es todo, son los sedimentos, el lodo, todo lo que cubre los cauces de los ríos, que origina que el agua busque por donde salir, la erosión, la tala descubre al suelo y lo deja desprotegido  y eso lo que ocurre”, explicó.

Hizo un llamado a los ciudadanos para que se haga conciencia de la importancia de proteger las zonas serranas, de reforestar y no deforestar.

“Tenemos que proteger nuestras sierras, no deforestar masivamente las sierras, porque todas las lluvias van a erosionar el suelo y eso va a las cuencas, a la parte más baja y eso es lo que causa la inundación”, indicó.

Finalmente  informó que las ciudades y pueblos se asentaron a través de los años cerca de los ríos y cuerpos de agua como parte de su subsistencia pero al quitarle la cobertura vegetal ahora se tienen estas consecuencias.

“Los humanos finalmente estamos ubicados donde no nos llaman, así son nuestras ciudades junto a grandes ríos, lagos, zonas con agua, y si estamos quitando la cobertura vegetal, todo ese suelo se va para alla abajo y eso es además de la basura, y hay que dejar de producir tanta basura porque no la queremos tener junto a nosotros, eso es lo que está pasando”, finalizó.

Víctor M. Toriz